La falta de baterías, cauchos y repuestos en general llevaron a la tumba los carros por puesto de la ciudad.

Maracaibo. La muerte está decretada para el transporte público en Maracaibo. La dirección única de transporte informó que solo quedan operativas 10 % de las unidades en la ciudad y que a finales de mes probablemente la cifra será menor.

Los pronósticos que viene haciendo el sector desde el 2015 se cumplieron. De 2800 vehículos que se mantenían operativos, junio cerró con 90 % parado, en su mayoría por falta baterías y cauchos.

Debido a esta situación es común que los usuarios tarden hasta 40 minutos en abordar una unidad, lo que causa malestar y los obliga a montarse “como sea” para poder llegar a su destino.

Rubén Esis, presidente de la central sindical noroeste de transporte del estado Zulia, aseguró que la razón de ser del transportista ha pasado a un segundo plano, lo esencial es sobrevivir, aunque prestemos un servicio inseguro. Tenemos que salir a buscar el pan y tratar de mantener operativa la unidad. A finales de este mes Maracaibo se queda sin transporte.

La directiva de la Dirección Única de Transporte del Estado Zulia (Dutrez) informó que una “inversión oportuna” por parte del Ejecutivo al sector transporte hubiera evitado esta situación. Esis fue tajante al expresar que al Gobierno no le interesa el transporte, están más preocupados en ver cómo se mantienen en el poder, que de la situación del transporte público y el traslado de la ciudadanía.

Lee también
80 % de la flota del transporte público en Maracaibo desapareció en cinco años

Intermitente

Para el año 2014, el transporte público contaba con 2800 unidades mixtas, según Esis. Actualmente, en las 118 rutas que tiene el municipio, quedan operativos un aproximado de 1000 vehículos.

La modalidad más afectada es la de carros por puesto que anteriormente contaban con 10.000 unidades y hoy solo 1000 están prestando el servicio. En cuanto a autobuses, la ciudad cuenta solamente con 250 unidades.

Permanecer cinco minutos en una parada esperando autobús o carrito quedó en el pasado para los marabinos. Los horarios de salida al trabajo se ajustaron en al menos dos horas, porque el flujo del transporte público es intermitente e inseguro.

La Dutrez explicó que los dueños de buses, microbuses, vans y carros por puesto han optado por trabajar solo en horas pico, mañana y tarde.

Los choferes solo trabajan un rato. Hacen uno o dos viajes y guardan la unidad para que no se les termine de desgastar la máquina y quedarse sin el sustento en su casa, explicó Esis.

La falta de solvencia para realizar trabajos de mantenimiento a las unidades empeoró la situación.

El transporte masivo es el que ayuda a desahogar la alta cantidad de pasajeros que a diario se quedan varados en las paradas. Danilo Leal, presidente de Dutrez y vicepresidente de Venezolana de Transporte calificó como un “colapso dramático” la quiebra del transporte urbano en la ciudad.

Las unidades sobrepasan los límites permitidos de carga de usuarios para “vaciar” las zonas más álgidas, como La curva de Molina, el casco central y las circunvalaciones 1, 2 y 3.

La capacidad depende de cada modelo. Un microbús tiene capacidad para trasladar 28 personas sentadas y 14 de pie, sin embargo, un microbús en Maracaibo “mete hasta 80 personas”.

El desespero de los usuarios por abordar las unidades es incontrolable y por eso se violan las normas de seguridad, indicó el dirigente del sector transporte.

Precios inaccesibles

Un autobús puede producir entre 80.000 y 90.000 bolívares diarios.

Estos son los precios de algunos insumos y trabajos de mantenimiento:

Lavar el chasis o el motor: Bs. 100.000

Bandas de frenos: Bs. 300.000

Cauchos: Bs. 280.000

Chiva: entre Bs. 400.000 a 800.000 (dura de uno a tres meses).

Batería para carro: Bs. 155.000

Batería para autobús: Bs. 350.000

Pote de aceite: Bs. 15.000

Aceite hidráulico: Bs. 10.000

Paila de aceite: Bs. 200.000

El mantenimiento de un autobús cuesta un millón 500

En el caso de los autobuses, su capacidad es de 45 a 50 pasajeros. Actualmente, 100 personas pueden abordar la unidad. La necesidad de transporte en horas pico es “alarmante” para Leal, quien refirió que el transporte público que ofrece el Gobierno (Metro y Metro Mara) no cubren la demanda.

“Vemos con mucha preocupación que las estaciones del Metro en horas pico también están abarrotadas de gente. No hay capacidad de respuesta de este medio de transporte, eso quiere decir que esto está colapsando en todos los aspectos”, explicó Leal.

La dirección del Dutrez prevé que para septiembre el transporte público legal en Maracaibo dejará de existir totalmente. Lo auguro porque no tenemos cómo andar. Yo creo que nosotros llegamos hasta agosto, el movimiento de los estudiantes y la población debe mermar este mes. En agosto, que es el mes de vacaciones, la situación se va a poner peor.

Lee también
De 50 autobuses actualmente trabajan 15 en la línea de transporte Unión Central Clínico

Alza de pasaje como tabla de salvación

La coalición de transportistas de la ciudad se mantiene firme en la solicitud de aumento en la tarifa. Consideran que con esta decisión no les están dando la espalda a sus usuarios, al contrario, alegan que es cuestión de “subsistir”.

La inflación, la especulación y la situación política del país han incidido negativamente en el sector transporte. Rubén Esis criticó los aumentos de salarios que ha hecho el presidente Nicolás Maduro, a su juicio, “irresponsables y sin medición de consecuencias, solo por proselitismo político”.

Explicó que el sector no puede atarse de manos con un pasaje fijo y permanente “porque sabemos que si no presionamos, lamentablemente se va al suelo el transporte público. Necesitamos aumentar la tarifa a la par de las alzas salariales, porque no hay otra salida”.

Adelantó que si las autoridades no ajustan nuevamente la tarifa, la población corre el riesgo de quedar a merced de un servicio ilegal.

Si no aumentamos, nos morimos, entonces hay que poner en una balanza cual interés es mayor: mantener el servicio, subiendo la tarifa o no subirlo y morir por completo. ¿Quién va a prestar el servicio?, lo va a prestar de manera anárquica el que pueda y no en rutas organizadas y formalizadas sino pirateando, entonces el precio se va a ir más arriba.

Los transportitas, según sostiene Esis, consideran que el costo del pasaje debe elevarse a Bs. 800 para las rutas cortas y a Bs. 1000 para las largas. Esta propuesta está sujeta a discusiones con el Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Pasajeros del Municipio Maracaibo (Imtcuma).

“No estamos anclados en esa tarifa, la queremos discutir con el Imtcuma, pero si ellos no nos dan esa posibilidad, le tiraremos los permisos y comenzaremos a trabajar de manera informal porque es más rentable”.

El lejano oeste

A la ya grave situación por la falta de repuestos, la inseguridad es el plus que deben enfrentar los conductores del oeste de Maracaibo. Eduardo González, presidente de la unión de conductores Paseo el Marite dijo que la inseguridad en esa zona es “criminal”.

En la Curva de Molina, convergen 40 rutas de transporte que recorren casi toda la ciudad, ahí varios jóvenes vociferan: “aquí manda el hampa” cuando se montan a arrebatar celulares, carteras y dinero en las narices de efectivos de la policía regional que tiene un comando en la intercepción.

Fotos: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación