Miembro de las FAES mató a mecánico porque peleó con un familiar

mató a

Jhonny Díaz, de 30 años, recibió tres tiros en la cara luego de una discusión con un hombre en una fiesta. El hecho ocurrió en el barrio El Winche, de Filas de Mariche, donde presuntamente ningún vecino quiso testificar por miedo a venganzas. 

Caracas.  A Jhonny Díaz le dieron tres tiros en la cara, después de pelear con otro hombre y herirlo en una fiesta. Al parecer quien quitó la vida es miembro de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES). 

Familiares de la víctima, que no quisieron revelar sus nombres por temor a venganzas, indicaron que el hombre de 30 años estuvo en una celebración desde la noche del sábado 10 de agosto en el sector El Winche de Filas de Mariche, en la vía de Petare-Santa Lucía, hasta la madrugada del domingo. 

Lee también
ONU pide al Gobierno disolución de las FAES, reparación a las víctimas y suministro de alimentos

Comentaron que peleó con otro hombre y durante la discusión Jhonny partió una botella y lo cortó. Herido fue hasta la vivienda de un tío, presuntamente funcionario de las FAES, y regresó con él para matarlo. 

Testigos llevaron a Jhonny hasta el hospital Domingo Luciani, de El Llanito, pero llegó sin signos vitales. Sus parientes contaron que luego del crimen una comisión de las FAES llegó a la zona y recogieron las evidencias en la vivienda donde sucedió todo. 

Posteriormente acudió el Eje Este del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y presuntamente ningún vecino quiso contar qué había pasado, motivo por el cual tuvieron que retirarse. 

Jhonny era mecánico de motos y tenía cuatro hijos, todos menores de edad. De sus cuatro hermanos solo quedan vivos dos, pues a otro también lo asesinó un funcionario de las FAES. 

FAES mató a comerciante en Petare

A Miguel Alexander Molina Zamora lo mataron el lunes 12 de agosto a las 5:00 a. m. dentro de su casa, en el sector La Cruz del barrio San José, en Petare. 

Según sus familiares funcionarios de las FAES lo mataron. Explicaron que golpearon la puerta de su vivienda, mientras toda la familia dormía. La esposa de la víctima se despertó y al ver qué pasaba ingresó la comisión. 

A la esposa de Miguel, a su padrastro, una hermana, un sobrino y a su hija los encerraron en un cuarto. Mientras a él le dispararon en otra habitación, el resto de la familia escuchó que los policías gritaron “enfrentamiento”. Luego sacaron su cadáver envuelto en una sábana. 

Añadieron que los efectivos preguntaron por “Toto”, quien se llama Jonathan, y es hermano de Miguel. Tiene ocho años preso en la cárcel de Yare y presumen que se escapó, a las FAES les informaron que estaba en esa zona. 

Al padrastro de la víctima lo detuvieron en la sede de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en La Quebradita. Los parientes denunciaron que además les robaron seis celulares y descartaron que Miguel se haya enfrentado con la comisión, tal como es su versión.

Vendía ropa con su padrastro en La Trinidad y dejó huérfana a una hija, de seis años. Según sus allegados no tenía antecedentes penales. 


Participa en la conversación