Según el nuevo programa, a través de un parasistema cualquiera podría ser bachiller de la República en tres años si cursa sus estudios de manera presencial, y en cuatro años para el semipresencial.

Caracas. Según el artículo 8 de la Gaceta Oficial Nº 41.044, “el plan de estudio del nivel de educación media general en la modalidad de educación de jóvenes, adultas y adultos tiene una duración de 3 años de manera presencial, distribuidos en 6 períodos consecutivos, y 4 años para el semipresencial, distribuidos en 8 períodos consecutivos”. Este nuevo currículo tiene una serie de características y particularidades con respecto al anterior —cuya última actualización data del año 1976—, por ejemplo, la reducción en el tiempo de preparación solo en la Educación Media de adultos, o mejor dicho: parasistema.

El pasado viernes 2 de diciembre entró en circulación la gaceta antes mencionada, y en ese texto, bajo las resoluciones Nº 0142 y 0143, el Ministro de Educación, Rodulfo Pérez, aprobó el “proceso de transformación curricular para la educación media general en la modalidad de educación de jóvenes, adultas y adultos”.

“Mariano Picón Salas, cuando murió Juan Vicente Gómez, dijo que los venezolanos entramos 35 años tarde al siglo XX; parafraseando a Picón Salas, podemos decir que ahora Venezuela está entrando 20 años tarde al siglo XXI”, expresó el viernes Antonio Ecarri, presidente de la Fundación Casa Arturo Uslar Pietri, durante una rueda de prensa en donde denunció que el “Plan de la Patria asaltó la educación venezolana”.

El año escolar para el nivel de educación media general en la modalidad antes descrita, se dividirá en dos períodos sucesivos, de 20 semanas cada uno, de los cuales 18 semanas corresponden a actividades académicas y dos a actividades administrativas. Asimismo, el aprendizaje por asignaturas dejará de existir, ahora les denominarán “áreas de formación”, que serán administradas de “manera presencial en todos los períodos”.

Lee también
¿Qué cambia en el currículo escolar de bachillerato?

Lengua, Cultura y Comunicación, Matemática, Ciencias Naturales, Memoria, Territorio y Ciudadanía comprenderán algunas de estas “áreas”. Los jóvenes tendrán dedicación exclusiva de cuatro horas por asignatura, mientras que el resto —Arte y Patrimonio, Acción Científica, Social y Comunitaria, Actividad Física, Deporte y Recreación; Participación en Producción de Bienes y Servicios, y Orientación y Convivencia— deberán ser abordadas a través de “grupos estables”.

El documento “Proceso de cambio curricular en educación media”, explica que los grupos estables están dirigidos al trabajo por grupos de interés (…) cada estudiante seleccionará los grupos estables en que participará, con la orientación de sus profesores o profesora guía, de acuerdo a las opciones que se brinden en el plantel”. Asimismo, el texto indica que estos colectivos “deben considerar los ámbitos territoriales del circuito educativo, de la Comuna, la parroquia, el municipio (…) Además de apoyarse en los cultores que han contribuido con el arraigo de las comunidades; así como también con los integrantes de las diversas misiones educativas. Robinson, Ribas, Sucre, Cultura; así como fortalecer los grupos estables en las bases de misiones, consejos comunales y comunas” (sic).

El artículo 12 de la Gaceta establece que las instituciones y centros educativos deben adecuar horarios diurnos, nocturnos y fines de semana para garantizar una mayor cobertura en la atención educativa según la disponibilidad de espacios físicos institucionales, de la comunidad y necesidad de los participantes.

Foto: cortesía diario La Verdad



Participa en la conversación