Los problemas sociales, políticos y económicos son un caldo de cultivo para la aparición de problemas de salud mental, entre los que destacan la ansiedad y los cuadros depresivos. En estos momentos no hay medicamentos antidepresivos ni controladores del ánimo para estos trastornos.

Caracas. El solo hecho de no tener dinero para comprar comida pone en sobresalto a cualquier ser humano. Y si esa persona tiene antecedentes de depresión o ansiedad, su cuadro clínico no pinta fácil en una sociedad donde los pacientes con enfermedades mentales son los más olvidados del sistema de salud pública venezolano.

Ansiedad y depresión, según el doctor Wadalberto Rodríguez, presidente de la Sociedad Venezolana de Psiquiatría, son las patologías más recurrentes en la población, producto de los problemas sociales, económicos y políticos que se viven en la actualidad. Y frente a esta situación, los pacientes se enfrentan a dificultades en los hospitales y a la falta de medicamentos.

La gente anda descontrolada, habla sola cuando va en el transporte público, caminando por el centro de Caracas o cuando está en casa con la familia.

“Estoy pensando en voz alta”, dicen si los increpan. Cuando en realidad están sufriendo un trastorno mental que incluso debe ser tratado con medicamentos. Otros no duermen, se despiertan dos o tres veces en la madrugada. No concilian el sueño temprano y todavía a la 1 de la madrugada están pensando en cómo solucionar los problemas económicos del hogar.

A esto se suma el estrés generado por la crianza de los hijos, la inseguridad, que chocó el carro, los problemas de pareja y si tiene que comprar medicinas. Indudablemente, un cóctel amargo para cualquiera.

Lee también
Pacientes psiquiátricos en aumento y no hay medicinas para controlarlos

Las causas 

La infelicidad, trastornos mentales como depresión, cambios en el estado de ánimo, ansiedad, pánico, miedo, entre otras afecciones.

Venezuela ya no es un país feliz. Según el ranking elaborado en 2017 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de 155 Estados analizados, el país se encuentra en la posición 82. Descendió aceleradamente 38 puestos en comparación con 2016, cuando ocupaba la casilla 44.

Lee también
Pacientes psiquiátricos en aumento y no hay medicinas para controlarlos

Según la OMS, la salud mental es: “…un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.”

De acuerdo con Juan Santiago Gavidia, presidente del Colegio de Psicólogos del Distrito Capital, 7 de cada 10 caraqueños manifiestan signos de ansiedad.

La última vez que el Ministerio de Salud publicó cifras oficiales sobre los principales motivos de consultas psiquiátricas fue en 2008. Punteaban los trastornos de ansiedad y de la personalidad, las disfunciones sexuales, el déficit de atención en niños y adultos y la depresión.

Para ese entonces, el ente rector en materia de Salud aseguraba que en Venezuela 6,9 % de la población sufría de depresión.

Hoy día, según el doctor Wadalberto Rodríguez, no hay cifras. Lo que existe es una desmejora en la atención al paciente con trastornos mentales, aun cuando se ha incrementado el número de enfermos, según estimaciones del especialista.

Lo malo es que actualmente no hay cómo cubrir los requerimientos de estos enfermos, debido a que hay fallas en la infraestructura hospitalaria y la escasez de antidepresivos supera el 85 %.

Hemos llegado al punto de que estos pacientes no cuentan con una buena alimentación. Simplemente esto sucede porque la salud mental no ha sido prioridad para el sistema”, sentenció el experto.

Siga nuestro seriado «Psiquiátricos: crisis sin control» y lea este martes la segunda entrega «Pacientes psiquiátricos sin medicinas: crisis sin control».

Foto referencial: Jota Díaz


Participa en la conversación