Pasajeras que naufragaron en Güiria iban a trabajar en prostitución

Guiria | trata de personas

Habitantes de la ciudad, capital del municipio Valdez del estado Sucre, contaron que es muy común que jóvenes y adolescentes partan hacia Trinidad y Tobago bajo engaño para ser parte de explotación sexual. Testigos dijeron que este era el destino de la mayoría de las mujeres que viajaba el bote clandestino, que se volteó el martes 23 de abril.

Caracas. Carlos Enrique Laffont Astudillo sobrevivió al naufragio del bote que salió desde Güiria —estado Sucre— a Trinidad y Tobago, el martes 23 de abril. Estuvo dos días aferrado a la embarcación Jhonnalys José, en pleno Mar Caribe, acompañado por cuatro personas más. Los rescataron el jueves 25 de abril.

Este joven de 30 años es uno de los nueve sobrevivientes que hay, seis días después del siniestro. Según testigos, en la embarcación iban 38 personas. Sin embargo un miembro de Protección Civil (PC) Güiria dijo extraoficialmente que no se tiene un número exacto de pasajeros porque la lancha partió clandestinamente.

Carlos era uno de los pocos hombres que estaba en el bote. La mayoría eran mujeres, muy jóvenes, que presuntamente iban a trabajar en la isla y no habían pagado pasaje como parte del trato.

Un familiar de Carlos, quien por protección pidió no revelar su nombre, contó a Crónica.Uno que nadie pagó pasaje en esa lancha. Su hermano viajaba ahí porque un amigo conocía al capitán y logró que lo llevara gratis, pero el resto de las jóvenes era parte de un plan para una red de prostitución.

En tierra firme las esperaban miembros de una banda implicada en trata de personas, en complicidad con otro grupo en Güiria que anteriormente les ofreció vivienda, ropa, comida y dinero con un “trabajo digno”, con el cual pagarían el pasaje después. Otras mujeres sí sabían a que iban.

Lee también
Condenadas a prisión 28 personas en Miranda por formar parte de una red de pornografía

El bote partió el martes 23 de abril a las 9:00 p. m. del muelle de Güiria. Luego de dos horas de camino, una vez atravesaron el paso más peligroso llamado Boca del Dragón, el capitán apagó uno de los dos motores para llamar a quienes los iban a recibir en Trinidad.

Al descender la velocidad una ola entró a la embarcación. Los pasajeros trataron de sacar el agua, pero el fuerte oleaje no jugó a favor y otra ola volteó el bote.

Carlos Laffont está detenido. Este lunes 29 de abril fue traslado a Carúpano como parte de las investigaciones, pues una de las pasajeras lo acusa de estar involucrado con el grupo de la trata de personas. Su familia lo desmiente.

El joven renunció a su trabajo como profesor de Educación Física en la Escuela Técnica María Auxiliadora, en Güiria, para emigrar hacia Trinidad. Su sueldo de 9000 bolívares no le alcanzaba para sobrevivir en esa ciudad.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la trata de personas es el tercer negocio ilícito más lucrativo a nivel mundial, genera 32.000 millones de dólares de ganancias ilegales cada año. El hecho consiste en el reclutamiento, transporte, refugio o recepción de personas mediante la amenaza, uso de la fuerza o el engaño con el propósito de la explotación sexual. Se estima que 40,3 millones de personas son víctimas de esta actividad.

En América Central y el Caribe 80 % de las víctimas son mujeres, más de la mitad niñas (55 %) y 25 % son adultas, de acuerdo con los datos de la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU.

Habitantes de Güiria comentaron que esta es una práctica muy común en la zona. No es la primera vez que un bote parte cargado de “carnada” para la prostitución. Jóvenes y adolescentes van hasta la isla más cercana bajo manipulación.

Lee también
Condenadas a prisión 28 personas en Miranda por formar parte de una red de pornografía

En el pueblo hay un hombre apodado Nano, quien presuntamente trabaja con funcionarios de la Guardia Nacional en esta red de trata de personas. En la lancha iban mujeres que fingieron ir al mismo trabajo que las muchachas, pero en realidad son parte de esta banda.

El sábado [27 de abril] descubrieron entre cuatro y cinco muchachas que se estaban quedando en el Hotel Miramar, por la plaza Miranda de Güiria, porque iban a partir a Trinidad, dijo un vecino de Güiria.

Además de captar jóvenes en el pueblo también lo hacen en Carúpano, Maturín y Margarita, como es el caso de las mujeres que presuntamente estaban en el hotel el fin de semana.

Los habitantes presumen que debido al naufragio y a la cantidad de investigaciones que tuvieron el foco sobre Güiria estos días, los viajes con mujeres disminuirán por un tiempo hasta que “baje la marea” y puedan volver a salir clandestinamente.

Los botes salen desde Puerto Macuro, el muelle de Güiria, playa Rincón y Macuto en horas de la noche porque van de manera ilegal. Una fuente policial de la zona contó a Crónica.Uno que además del tráfico de mujeres y drogas, llevan licores, animales, frutas, miel, vainilla y carbón.

En abril de 2018, 14 expertos de 15 estados y territorios del Caribe se reunieron en Trinidad y Tobago para formalizar la primera red de esta región enfocada en la lucha contra la trata de personas. En la organización estuvieron involucradas Trinidad y Tobago; la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de EE. UU. y el Organismo de la ONU para la Migración.

Lee también
Condenadas a prisión 28 personas en Miranda por formar parte de una red de pornografía

Participa en la conversación