15 recién nacidos de madres adolescentes murieron entre octubre y noviembre en el hospital de Cumaná

recién nacidos

En  octubre cuatro madres adolescentes resultaron positivas con sífilis, y dos con VIH; mientras que en noviembre dos también estaban contagiadas con sífilis. El estado Sucre puntea con la mayor incidencia de partos de niñas menores de 15 años y hasta 19 años de edad. 82 % de los partos en el Huapa corresponde a mujeres menores de 25 años de edad. El área de terapia de neonatos está contaminada y no hay suficientes incubadoras.

Cumaná. El piso 3 y el área de sala de partos del Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá (Huapa) de Cumaná permanece abarrotado de niñas embarazadas y recién paridas. Esa es una realidad que abruma a cualquiera en estos tiempos de crisis que atraviesa el país. En dos meses, octubre y noviembre, 15 recién nacidos fallecieron en este centro de salud.

Revisar  las estadísticas oficiales para determinar las cifras del embarazo precoz en Venezuela, y en especial en el estado Sucre, es casi imposible. Las autoridades y los organismos competentes mantienen un fuerte hermetismo al respecto.

recién nacidos
En octubre hubo tres partos naturales y dos cesáreas entre madres menores de 15 años de edad. Foto: Mónica Salazar

Pero el equipo de Crónica.Uno logró obtener algunos datos gracias a fuentes internas en el Huapa. Lamentablemente, revelan la cruda realidad que mantiene al estado Sucre en los primeros lugares de embarazo de adolescentes, con una de las tasas más altas.

De acuerdo con las cifras que aportó el presidente del Colegio de Médicos del estado Sucre, Rafael Peroza, 82 % de las mujeres embarazadas que llegan al Huapa son menores de 25 años de edad, lo que le hace inferir que la cifra de adolescente es igual o mayor, dado el nivel de pobreza en esta entidad federal.

Aseguró el dirigente gremial que, aun cuando no maneja la data oficial de embarazo precoz en el rango de 11 a 18 años de edad, las condición de vulnerabilidad y pobreza en los últimos años no ha variado y estas mantienen al estado Sucre en el peldaño más alto de la tabla de fertilidad en adolescentes.

Esta referencia de Peroza coincide con las estadísticas del documento del Fondo para la Población de las Naciones Unidas (Unfpa) sobre el embarazo de adolescentes, en el que reportan que América Latina y el Caribe son las únicas regiones del mundo con una tendencia ascendente de embarazos en adolescentes menores de 15 años de edad. Bolivia y Venezuela puntean en el ranking de América del Sur.

“Cuando el parto está cerca la mamá no falla”

A la señora Mirna Ruiz, de 48 años de edad, no le importa que su hija sea una más en las estadísticas. A ella solo le interesa en este momento que la adolescente, de 15 años de edad, sea atendida porque ya está a punto de dar a luz. Tiene 36 semanas.

Esta reacción de algunas madres de adolescentes molesta al personal de enfermería. “Cuando el parto está cerca la mamá no falla. En ese instante las madres exigen y hasta insultan a las enfermeras porque quieren una atención casi que exclusiva para sus hijas, pero nos preguntamos: ¿dónde estaban en el momento en que sus niñas se embarazaron? Es un asunto de educación”, subrayan.

En la sala de control prenatal se puede ver y sentir  “la vergüenza” de algunas de la adolescentes. Al tratar de conversar con ellas se cubren las caras para no responder, pero otras se atreven y, sin identificarse, se apresuran a decir que no sabían que iban a salir embarazadas, no estaba en sus planes, no saben qué van a hacer ahora, no van a poder seguir estudiando, ya no hay nada que hacer, tienen miedo”.  Pero aseguran que “hay que salir pa’lante”.

recién nacidos
Las adolescentes embarazadas sienten miedo por la situación, pero afirman que saldrán adelante. Foto: Mónica Salazar

Muchas de estas niñas menores de 20 años ameritan una cesárea –aseguró el doctor Peroza–, porque su condición física y biológica, dada la prematuridad de su estado, no permite un parto normal. “Y en ocasiones ante el estado de insalubridad que presenta el principal hospital de Cumaná muchas se contagian o se infectan y lamentablemente se llega hasta una histerectomía”, explicó.

En dos meses 15 muertes neonatales 

Un embarazo sin control prenatal y los problemas de salud durante el embarazo, el parto y posparto inciden en las muertes maternas y de neonatos. Así lo revelan los datos de octubre y noviembre del Huapa, donde fallecieron en dos meses 15 recién nacidos. A ello se le suma el contagio de la madre y el contagio del bebé con enfermedades de transmisión sexual, como son sida, sífilis y gonorrea, diagnosticadas durante el parto. Contagios que se pueden evitar o prevenir con un control prenatal.

Este panorama pone en evidencia las condiciones del hospital en el que la terapia de neonatos y recién nacidos está contaminada y no hay suficientes incubadoras, lo cual limita la rápida y eficiente atención de los bebés con salud delicada por lo prematuro de su gestación.

Según los datos suministrados en el hospital, durante  octubre 2019 se registraron 693 bebés nacidos vivos, tras 339 partos y 354 cesáreas. De estos, hubo seis neonatos fallecidos. Entre los recién nacidos vivos, cuatro ingresaron a cuidados especiales de neonatología; mientras cuatro madres resultaron con VDRL-sífilis-reactivo y dos con VIH.

En el rango de madres menores de 15 años de edad se atendieron tres partos y se realizaron dos cesáreas; entre las adolescente de 16 a 19 años de edad se registraron 101 partos y 47 cesáreas, mientras que entre las madres mayores de 35 años de edad, 17 parieron y a 37 le practicaron cesárea.

Mientras, en noviembre, las estadísticas que maneja el personal especializado en el área de sala de parto señalan que nacieron vivos 830 niños, 468 de ellos por parto natural y 362 por cesárea, nueve neonatos murieron. 

Durante este mes no se reportó contagio de VIH, pero sí dieron positivo dos mamás al diagnóstico de VDRL, por lo cual los neonatos recibieron tratamiento por 10 días ante la transmisión de la infección.

Entretanto, en niñas menores de 15 años se practicaron solo cinco partos naturales y ninguna cesárea; mientras se realizaron 138 cesáreas y se atendieron 33 partos en adolescentes entre los 16 y 19 años de edad; en el rango de 20 a 34 años de edad,  a 194  mujeres se les practicó una cesárea y 175 parieron de forma natural; y entre las pacientes de 25 años de edad en adelante a 31 se les hizo cesárea y a 54 de ellas se les indujo el parto.

El auxilio llega de particulares

Las madres adolescentes reciben donaciones de particulares. Ante la Emergencia Humanitaria Compleja, la Fundación Family Ministries, impulsada por la familia cumanesa Mercado Guerrero, promueve con la ayuda de sus hijos, familiares y amigos en Estados Unidos la donación de insumos y alimentos para bebés y madres adolescentes. Envían desde fórmulas lácteas hasta pañales y vitaminas, que son repartidos sin distinción entre las madres presentes en la sala de partos en condición de vulnerabilidad.


Participa en la conversación