A Isamar Velásquez le desfiguró el rostro el hombre que la acosó por casi dos años

femicidios

La joven de 23 años, quien es TSU en Enfermería, fue atacada con un arma blanca por Antonio Girón, de 63 años, el pasado 3 de enero en Los Teques. Le tomaron más de 40 puntos en su rostro y siete en su mano izquierda. Instó a las mujeres a denunciar cualquier tipo de violencia.

Caracas. Cuando Isamar Velásquez se bajó de la camionetica sintió mareos y le dio mucho sueño. Cerró los ojos. Al levantar la mirada vio frente a ella al hombre que intentó matarla. Él la agarró, la tiró a un callejón y lo poco que ella recuerda es que le pateaba la cara.

Con sus manos intentaba protegerse la cara de los golpes. La cortó en la mano izquierda y aunque Isamar se dio cuenta no tenía dolor. Veía borroso. Recuperó el conocimiento al momento en que un señor le daba un pañuelo para que se protegiera la cara, le dijo la habían cortado. Ella le dio el número de su mamá para que la llamara. No recuerda más nada.

25 días después de la agresión, y que su caso se viralizara en las redes sociales, accedió a hablar con Crónica Uno y relatar lo que vivió.

A Isamar la atacó Antonio Javier Girón Maica, un hombre de 62 años que la acosaba y dos meses antes la había amenazado de muerte por rechazarlo. Recuerda que una tarde la llamó la hija del hombre para pedirle que se reconciliara con su papá. 

Ella me dijo que yo era esposa de su papá y le aclaré que yo no tenía ningún tipo de relación con él, que él me acosaba. Ella me dijo que me apoyaba si yo quería denunciarlo y le dije que sí lo haría. Al rato el señor Antonio me escribió molesto porque supuestamente no me acosaba, contó la joven, quien es técnico superior en Enfermería y actualmente estudia la licenciatura.

Isamar conoció a su atacante en una frutería en el centro de Los Teques, hace un año y ocho meses. Una tarde llegó a su casa, en el sector Altos de Cabotaje, con una foto de ella. No le había dado su dirección, ella tampoco conocía mucha información de él, más que su nombre.

Me estaba buscando en mi casa y yo le respondí que él no buscaba a ninguna presa para que estuviera con mi foto por ahí. A los días me escribió, me dijo que había conseguido mi número y que quería casarse conmigo. Yo lo rechacé. Al tiempo comenzó a aparecer por mi casa y si me vía hablando con alguien lo paraba para preguntarle qué era de mí.

En algunas oportunidades la joven se lo encontró en la parada de las camioneticas, muchas veces lo ignoró y siguió su camino. Cuando la amenazó de muerte Isamar recuerda que lo vio en la parada y le dijo que iba a subir a su casa y la iba a matar. Yo me monté en la camioneta sin responderle y me fui al trabajo.

El día del ataque la joven, de 23 años, regresaba de su trabajo en un call center en Los Teques, estado Miranda, el 3 de enero a las 4:40 p. m.

Cuando Isamar recuperó el conocimiento ya estaba en el Hospital Victorino Santaella, los doctores le iban a suturar el rostro. Su familia le contó que su papá y su tío la trasladaron en un taxi hasta el centro asistencial, aunque ella no lo recuerda. 

mujeres/armas
Foto: Twitter diputada Manuela Bolívar

El intento de femicidio se tradujo en más de 40 puntos entre la mejilla y los labios, y siete puntos en su mano izquierda. Actualmente se hace un tratamiento con células madres para reconstruir los tejidos dañados.

Según el Monitor de Femicidios de Utopix, en diciembre de 2021 se registraron 11 femicidios en grado de frustración y se consumaron 20 en Venezuela. En todo el año la plataforma documentó 239 casos. 

La denuncia 

14 días después del ataque a Isamar, la policía del municipio Baruta detuvo a Antonio Girón, en la calle Araure con Roraima, en Chuao. Según la información policial el hombre dijo que trabajaba como obrero en la zona y no dio dirección de domicilio pues supuestamente estaba en situación de calle.

Manuel Tangir, director de Seguridad Ciudadana del municipio Baruta, informó que Girón tiene más de 10 registros policiales por robo, hurto y comercio de sustancias estupefacientes. 

Además destacó que desde el inicio de la pandemia de COVID-19 se ha incrementado en 70 % los casos de violencia intrafamiliar y muchos de ellos no son denunciados, por eso instó a cualquier persona que sea víctima de algún tipo de violencia a que acuda a las autoridades y confíe en la denuncia.

Isamar tuvo la intención de denunciar al hombre que la acosaba pero pensó que él no le haría daño. “Estaba full en el trabajo y como no lo vi más no pensé que iba a llegar a eso”. 

Escuche la recomendación de Isamar a las víctimas de distintos tipos de violencia:

La sobreviviente es madre de dos niños, de cuatro y un año. Vive con sus padres y su hermana, y se enfoca en su recuperación.

Claritza Ron, directora general de Mujer de la Alcaldía del municipio Guaicaipuro, contó que han apoyado a 12 mujeres víctimas de violencia, desde diciembre de 2021. A Isamar la apoyaron con medicinas y acompañamiento.

Ron, quien es sobreviviente de la violencia de género, comentó que próximamente una oficina de Atención a la Víctima será inaugurada en el Hospital Victorino Santaella. No es de nuestra dependencia, pero trabajaremos articuladamente para abordar integralmente a la víctima y poder brindarles un espacio óptimo.

Agregó que en la Dirección general de la Mujer también brindan asesoría legal, atención psicológica y ofrecen acompañamiento a las víctimas. Instó a las mujeres a acudir a la oficina, ubicada en el piso uno de la Alcaldía del municipio Guaicaipuro, en Los Teques.


Participa en la conversación