Los alumnos, en compañía de los docentes, padres y representantes, cerraron este lunes la autopista Valle-Coche para reclamar transparencia en la administración del plantel y el reinicio de las actividades. Dijeron que tienen 45 días sin clases.

Caracas. Una semana de clase es lo que han recibido los muchachos del liceo militar Francisco de Miranda, ubicado en Fuerte Tiuna, debido a que los docentes se fueron a paro para reclamar pagos de salarios, aguinaldos, fideicomiso y otros beneficios salariales adeudados desde hace más de un año.

Esto originó que este lunes 13 de febrero, a eso de las 7:00 a .m., un grupo de estudiantes con sus uniformes militares, acompañados de padres, representantes y docentes, cerraran la autopista Valle-Coche, a la altura de la alcabala 1, para reclamar el derecho a la educación.

Dijeron que llevaban 45 días sin clases, producto de un desfalco administrativo en la institución:

 Cada alumno paga Bs. 10.000 cada mes y al parecer faltan 20 millones de bolívares.

De inmediato les llegó el equipo antimotín. Pero eso no impidió que ellos sacaran a la luz pública los problemas de este plantel ubicado en predios militares.

El equipo antimotín no tardó en llegar.

Denunciaron que el dinero de los pagos mensuales no aparece y que a los docentes les deben hasta el modo de caminar.

La protesta fue disuelta muy rápido, pues un grupo de militares con rango medió entre los manifestantes y los conminó a una reunión a puertas cerradas.

Casi a las 9:00 a. m. ya el paso vehicular estaba reabierto, pero con un fuerte retraso.

Entre tanto, en el liceo Francisco de Miranda, un comité de padres y representantes expuso ante la directiva del Instituto de Oficiales de la Fuerza Armada en Situación de Retiro (Iorfa), de los ministerios de la Defensa y Educación, de la Lopna y la Defensoría, la crítica situación administrativa del liceo que afecta a 700 estudiantes.

María Rondón, vocera del comité, expresó que ya perdieron la cuenta de cuántas veces han hecho mesas de trabajo, llevado cartas, solicitado reuniones “y dado nuestro voto de confianza a la institución, pero vemos que el problema no se soluciona”.

Por más de una hora estuvo cerrada la vía.

De hecho, comentó que el pasado sábado 11 hicieron una jornada de pago para que los padres se pusieran al día con la mensualidad, han ayudado incluso con el mantenimiento de los baños, “y aún así nuestros hijos no reciben clases. Pedimos una auditoría, y nos han dicho que la empresa es inauditable. Por eso, basándonos en lo que le respondió Maduro en cadena nacional a una alumna que le narraba los problemas de su liceo, que él hubiera salido a la calle a protestar, pues eso fue lo que hicimos. Pero ahora nos tildan de guarimberos, cuando en realidad estamos preocupados por la educación de nuestros hijos”.

Los padres y representantes mostraron sus recibos de pago. Hubo alguno que afirmó estar solvente hasta marzo próximo.

“Por eso no entendemos por qué nos dicen que no hay dinero y que eso es porque nosotros no pagamos. Eso no es verdad, pues aquí la directiva del Iorfan no quiere ni siquiera permitir el acceso a la cuenta y argumenta que está bloqueada”, esgrimió Rondón.

A los docentes les deben noviembre, diciembre, aguinaldos, fideicomisos, tickets de alimentación  y otros beneficios desde hace 14 meses.

Todo esto los ha obligado a suspensiones parciales. De octubre a diciembre, dijo Rondón, de milagro los muchachos terminaron el primer lapso.

En respuesta a todas las quejas, los funcionarios propusieron que el liceo pase a manos del Ejército y los padres estuvieron de acuerdo, pero eso lleva su tiempo; y acordaron que este martes 14 se retomen las actividades académicas —así asistan 8 profesores—para garantizar la continuidad del programa. De ausentarse los docentes, dijeron que dan la oferta temporal de cubrir el déficit con personal de las misiones.

Los padres se reunieron con funcionarios del Gobierno.

Foto: Mabel Sarmiento Garmendia


Participa en la conversación