Alfredo Serrano: La agenda bolivariana marca la hoja de ruta para la política económica

El asesor español de Maduro considera que en la política cambiaria hay que definir primero el esquema de asignación de los dólares y luego el valor del tipo de cambio.

Caracas. Alfredo Serrano Mancilla es el economista español que forma parte del grupo de asesores del presidente de la República, Nicolás Maduro, quien lo cita con frecuencia y hasta lo denomina el “Jesucristo de la economía”. El consultor dijo que no tiene legitimidad para dar consejos, pero asegura que sus escritos están allí y el Jefe de Estado es un gran lector.  Afirmó que la crisis en el país obedece a la guerra económica, y no al prolongado modelo de controles.

En una breve entrevista con el también miembro del partido Podemos y director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG) a su salida del foro «Dilemas Económicos de América Latina”, señaló que la agenda bolivariana es la que debe marcar las líneas de la política económica, y comentó que el esquema de asignación de dólares tiene que ajustarse antes de discutir sobre la unificación cambiaria, un tema que sugieren otros asesores del Gobierno como el equipo técnico de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

¿Cuáles son las sugerencias que le está dando al Presidente Maduro para afrontar la crisis?

—No doy consejos. Quisiera yo tener la legitimidad para dar consejos

Pero el Presidente Maduro lo menciona con frecuencia…  

—El Presidente Maduro lee mucho y está lo que yo escribo en libros y artículos.  

Luego comentó que “con la emergencia económica, las políticas no tienen soluciones fáciles, las respuestas son complejas. Está la agenda económica bolivariana que marca la hoja de ruta para seguir ramificando a partir de ahí la política económica. Ya hay pasos en la política tributaria como la facturación electrónica que permite transacciones más transparentes, ayuda a recaudar más y tomar medidas económica correctas, saber cómo se conforman los precios o resolver la distribución. Además, hubo avances al exonerar del pago del Impuesto sobre la Renta a 2,3 millones de personas».

Usted menciona medidas tributarias, pero desde hace años se ha planteado una reforma tributaria que no se ha concretado.

—Hay que estudiar bien para decir que no se avanza. Se ha evitado que los grandes capitales (empresas) apliquen el ajuste por inflación, se exonera del pago de impuestos a las familias empobrecidas, está la facturación electrónica que empezará con los grandes contribuyentes, y que permitirá tomar medidas económicas. ¿Por qué no pensar en pechar a los grandes capitales que no están produciendo? A los que tienen millones de bolívares en grandes galpones que no están produciendo.

Usted señaló en el foro que se tienen que tomar medidas con la banca, porque existe un gran margen para clavar más impuestos,  ¿cuál es su planteamiento en torno al sistema bancario?

—Se tiene que poner a funcionar a favor de la economía real. Reconducir las carteras hacia el sector productivo, que aumenten los créditos para el sector agrícola y crear una cartera para el sector de agricultura urbana. Hay motores que funcionan muy bien como el turismo y hay que tener una  cartera para fomentar las exportaciones. También hay que democratizar el crédito y establecer cuotas para que el pequeño y mediano productor tenga acceso al crédito, porque necesitan capital de partida. Si la banca le limita el capital es difícil que esos actores puedan producir. No es una política contra la banca sino a favor.

Ya el Gobierno le impone carteras obligatorias a la banca, y además el crédito está cayendo por la contracción que tienen los sectores clave de la economía, que no pueden adquirir insumos para producir…

—Es cierto que se necesitan otras cosas como los insumos. También es importante que la asignación de divisas, que el Presidente denomina “acupuntura de divisas”,  una parte sea para el pequeño y mediano productor. Es fundamental que el reparto de los dólares, que son pocos, sea inteligente y se otorgue una parte a las pequeñas y medianas industrias.

¿La “acupuntura de divisas” no es recortar la entrega de dólares?

—Eso no es restringir. La divisa hay que pensarla en función de los objetivos del país

¿Es darle menos a unos sectores?

—Al primero que se le tiene que dar es al mayor generador de riqueza. Tenemos menos dólares y hay que darlos más inteligentemente, ser pausados. Las divisas hay que darlas para el que produzca más rápido. La asignación de dólares tiene varias funciones: la primera es lograr cubrir necesidades básicas del pueblo como en 2011 cuando se creó la Misión Vivienda y el chavismo trató de resolver todo de la manera más rápido posible, lo segundo es que la población tenga derecho a consumir y eso se hace con divisas, y lo tercero es instalar la capacidad productiva.

¿Cuál es su propuesta de sistema cambiario?

—Es difícil. Los sistemas cambiarios dependen de la economía de la que parten. No hay una única receta cambiaria. Se tiene un decreto de emergencia, porque el Presidente tiene dificultades, pero ya se han dado pasos interesantes cuando se pasaron de cuatro tipos de cambio a dos.

Pero todavía hay un tercero..

—¿Cuál?

-Hay un mercado paralelo…

—Eso lo dice usted. Usted defiende un tipo de cambio ilegal. Hay que tener cuidado con eso. Si yo digo en España que no hay monarquía, yo tendría que estar condenado. Salvo que usted considere ese mercado ilegal.

¿Qué sugiere acerca del régimen cambiario?

—Actualmente están el Dipro (dólar protegido a 10 bolívares) que protege a los sectores de alimentos, salud y productos de higiene, y está el Dicom (dólar complementario en más de 500 bolívares) que es flotante. ¿Cómo se puede avanzar con el sistema cambiario? Usted tiene que preocuparse primero por a quién se le asignan las divisas y luego por el tipo de cambio. ¿Con qué criterios económicos los asigno? Hay que establecer un método. Tengo 15 motores y  debo ver cuáles me van a generar más riqueza en los próximos seis meses, y a esos les voy a dar un porcentaje mayor de las divisas que tengo, y dentro de los motores repartes por actores. Si empiezas con el debate de la unificación cambiaria es como hacer trampas en el solitario. Es una discusión nominal cuando la economía es una cuestión real. Qué le importa a usted el valor del tipo de cambio si no hay acceso a los dólares.

[irp posts=»34401″ name=»Maduro incorpora a Alfredo Serrano en la Misión Abastecimiento Soberano»]

¿Qué opina de la propuesta que hacen técnicos de Unasur al Gobierno sobre establecer la unificación cambiaria?

—No conozco esa propuesta.

Usted asegura que en el país hay una guerra económica, ¿esa guerra económica no es del propio Gobierno cuando recorta la entrega de dólares a las industrias y limita la compra de materia prima para producir?

—La guerra económica tiene dos dimensiones: la internacional y la interna. Hay una guerra económica externa, porque dos días antes del 6 de diciembre el riesgo país de Venezuela fue el más alto y no se corresponde el riesgo país con el pago de deuda externa, Venezuela ha pagado todos los vencimientos. La guerra económica interna se tiene con Dólar Today. Yo estudié desde la muerte de Chávez el comportamiento de Dólar Today que aumenta con un elemento político.

-¿La guerra económica no viene del propio Gobierno cuando mantiene los controles y reduce la entrega de dólares? Con un barril en más de 90 dólares se dieron menos divisas a las empresas.

—Fíjese que no.

En 2013 el precio del crudo era de 100 dólares y se redujeron las asignaciones de dólares..  

-En 2009 y 2010 hubo una contracción porque cayeron los precios del petróleo, pero vea el crecimiento de la economía y la inflación hasta 2013. Si caen las divisas, hay más dificultades con el crecimiento de la economía.

-¿Considera que hay que cesar el pago de deuda externa?

—Siempre hay que pagar la deuda externa.

Lea esta entrevista en su versión en inglés en colaboración con Caracas CrhoniclesUnifying the Exchange Rate is like Cheating at Solitaire/

Foto: AVN


Participa en la conversación