El anuncio realizado por Delcy Rodríguez, en el que se confirman dos casos positivos de coronavirus en el país, tuvo su respuesta casi de forma inmediata en la población del centro de Caracas, la cual salió ipso facto a buscar mascarillas, gel antibacterial y alcohol, aunque no todos lograron conseguir los productos.

Caracas. La noticia llegó al país sin aviso previo de ningún tipo, la dio Delcy Rodríguez, vicepresidenta ejecutiva de Nicolás Maduro, quien en un consejo de ministros en el Palacio de Miraflores confirmó lo que ya muchas personas daban como un hecho: el coronavirus COVID-19 está en Venezuela.

Foto: Luis Morillo

El anuncio no fue largo, apenas unos seis minutos en televisión, pero la respuesta en la población no se hizo esperar, sobre todo en el centro de Caracas, donde los ciudadanos salieron a la calle en busca de insumos básicos para combatir la propagación de la enfermedad.

«Bueno, ya saben, bienvenidos todos al coronavirus«, gritó en tono de burla un motorizado a sus compañeros de la línea de mototaxi en la Esquina de El Chorro. Una actitud jocosa que no compartieron todos los que caminaban bajo el sol caraqueño del mediodía y entraban a las farmacias a buscar gel antibacterial o alcohol isopropilico y salían de los locales decepcionados y, en algunas ocasiones, molestos.

Claro que tienen, eso es mentira que se les acabó, seguro tienen el depósito lleno y mañana lo sacan carísimo a la venta«, dijo una mujer mientras salía molesta de una sucursal de una cadena de farmacias en la que le dijeron que el gel antibacterial se había agotado.

El alcohol era otro producto que no escapaba de la polémica en los instantes siguientes al anuncio sobre el COVID-19. De cinco farmacias en el centro de Caracas, solo una vendía el líquido desinfectante en una presentación de 120 mililitros y con una restricción de dos envases por persona.

Lee también
La emoción de usar por primera vez la camisa azul de bachillerato no se vivió en este comienzo de año escolar a distancia
Foto: Luis Morillo

Esa medida arbitraria —ningún ente oficial ha regulado la compra de estos productos— hizo que en ese establecimiento se generaran fuertes colas. Pese a esto, las personas salían contentas de haber conseguido el poco alcohol que pudieron comprar. Muchas que llevaban los productos en bolsas eran detenidas en la calle a punta de preguntas: «¿Dónde lo compraste?«, «¿todavía están vendiendo?«.

Además del gel y el alcohol, el producto más buscado entre la avenida Universidad y la avenida Urdaneta eran las mascarillas, las cuales no solo son uno de los productos recomendados para frenar la propagación del COVID-19, sino que además se convirtieron, tras el anuncio de Delcy Rodríguez, en un requerimiento para poder usar el Metro de Caracas.

Aunque se habían visto anteriormente y en números reducidos, tras el anuncio oficial las mascarillas empezaron a verse mucho más en Caracas. Desde jóvenes con uniformes de liceos hasta adultos mayores, decenas de personas caminaban con el accesorio de prevención.

Foto: Luis Morillo

Yo no tengo los síntomas, pero es mejor prevenir«, comentó una señora que en el centro se había quejado porque no había encontrado otros locales que vendieran más mascarillas. «Yo tengo, pero se me van a acabar«, añadió.

Entre medidas como la suspensión de actividades académicas en todos los niveles, el cierre de cines y la suspensión de eventos masivos, lo cierto es que la llegada del COVID-19 a Venezuela ya empezó a mostrar un nuevo rostro: enmascarado.


Participa en la conversación