Aunque 98 % de las operaciones bancarias se hicieron al cierre de 2019 a través de canales electrónicos, algunas instituciones ya comienzan a atender casos puntuales y exclusivamente presenciales en ciertas agencias.


Caracas. La cuarentena decretada a mediados de marzo paralizó por completo la atención presencial en la banca, cuyas adecuaciones tecnológicas han permitido, cuando el internet lo permite, migrar a los canales electrónicos ante la imposibilidad de acudir a las agencias para retirar dinero o solventar requerimientos.

Sin embargo, a medida que pasan los días y la población flexibiliza por su cuenta el confinamiento, surge la necesidad de ir a los bancos a hacer trámites que son estrictamente presenciales, como la reposición de tarjetas, pese a que la Asociación Bancaria de Venezuela estima que 98 % de las operaciones se efectúan a través de canales electrónicos.

Es por ello que ciertos bancos han empezado a abrir un grupo de agencias en el territorio nacional para atender casos específicos y muy particulares, con previa cita, como la reposición de tarjetas por robo o extravío.

La atención se hace a puertas cerradas y no es en todas las agencias ni todos los días, aseguró una fuente del sector bancario, que también afirmó que las citas se gestionan luego de hacer el reporte vía telefónica y solo si la situación lo amerita.

Otra forma de gestionar esa atención especial es contactando directamente a los ejecutivos de las agencias, situación que ocurre, por lo general, cuando se trata de clientes fijos y antiguos. Aun así, el servicio no se ofrece todos los días por cuestiones de higiene y seguridad.

No sé si en esa modalidad están participando todos los bancos, pero sí hay algunos casos, resaltó la fuente.

Los portales Descifrado y Banca y Negocios reseñaron recientemente un documento elaborado por la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) en el que el gremio propone dar apertura puntual solo a un número mínimo de oficinas para atender clientes específicos en horarios limitados.

Lee también
Gasolina y servicios básicos fueron los derechos más demandados por los venezolanos en agosto

La ABV, según los portales citados, resalta que reabrir las 3134 agencias bancarias de todo el país requeriría movilizar a más de 40.000 empleados e incrementaría el riesgo de contagios de COVID-19.

La escasez de gasolina que atraviesa Venezuela sería otro de los motivos esgrimidos por el sector bancario que impediría la apertura de las agencias, pues limita la movilización de sus trabajadores.

Hasta ahora el único banco que ha hecho oficial la apertura de ciertas agencias ha sido Banco Activo, aunque esto solo por el miércoles 20 y este jueves 21 de mayo para entregarles tarjetas a los pensionados que aún no la poseen.

La institución informó por medio de sus redes sociales que el operativo se haría en 11 agencias del país, entre las 8:30 a. m. y la 1:00 p. m.

En Venezuela hay cerca de 1.270.000 adultos mayores que no disponen de tarjeta de débito porque se les extravió, la entidad financiera nunca la remplazó por falta de material, o jamás la fueron a buscar, informó en abril Emilio Lozada, presidente de la Federación de Jubilados y Pensionados.

Este viernes se cumpliría el tiempo máximo de que disponen los adultos mayores sin plástico para mantener el dinero de la pensión inmovilizado como consecuencia de la llegada de la pandemia al país y la suspensión del cobro por taquilla. Por esto, corren el riesgo de que les congelen las cuentas, tal como establece el Plan Estratégico para la Defensa del Cono Monetario aprobado en 2017, que permite la inactividad de los montos depositados de la pensión hasta por tres meses.

Lee también
Un puesto en las colas por gasolina cuesta entre 10 y 50 dólares

No obstante, el coordinador nacional del Comité de Derechos Humanos para la Defensa de los Pensionados y Jubilados, Edgar Silva, aseguró que mediante conversaciones que sostuvieron con Sudeban lograron: paralizar la medida de suspensión de cuentas bancarias mientras transcurre la cuarentena, los pensionados del Banco Bicentenario pueden hacer uso de su dinero en comercios con Biopago, y los que no tengan tarjeta de débito pueden llamar a la banca pública y privada para que le creen un usuario y puedan transferir a otra cuenta.

Sudeban no ha publicado un comunicado oficial sobre este acuerdo con los pensionados. Una fuente del sector bancario señaló a Crónica.Uno que la mayoría de los jubilados que reciben su dinero en instituciones privadas tiene acceso a la banca en línea y explicó que es bajo el porcentaje de clientes que no cuenta con tarjetas de débito para hacer sus transacciones.

Otros bancos, como Banesco, Mercantil y Provincial, mantienen sus canales de atención telefónica, además de los electrónicos, para atender las dudas, requerimientos y reclamos de sus clientes.

Bancaribe, por su parte, puso a disposición un formulario en línea para gestionar los reclamos, y permite hacer seguimiento del mismo por medio de un chat en su página web.

En el caso de la banca pública ha sido más complicado. Un cliente del Banco Bicentenario trató de comunicarse telefónicamente y a través de las redes sociales con la entidad financiera y nunca recibió respuestas. En las redes sociales muchos pensionados y clientes comunes han manifestado su inquietud de reemplazar o solicitar sus tarjetas de débito en bancos del Estado.

Al cierre de 2019, 62 % de las operaciones de la banca fueron hechas con tarjetas de débito y crédito, mientras que vía web alcanzó 17,3 % y el pago móvil 13,1 %.

Lee también
Trabajadores aseguran que gasolina disponible es para privilegiar a Caracas

Participa en la conversación