Billetes de Bs. 10.000, 20.000 y 50.000 todavía no llegan a sucursales cercanas al BCV

¿Cuáles son los ajustes al Dicom y qué implica eliminar el Dipro?

En abril de este año el BCV puso en circulación un total de 405.067.839,7 billetes, mientras que en mayo había 546.172.983,1, lo que representa un aumento de 34,83 %.

Caracas. Hace 13 días el Banco Central de Venezuela (BCV) incluyó tres nuevos billetes al cono monetario que rige en el país desde agosto de 2018. En agencias cercanas a la institución todavía no llegan o se acabaron las piezas de mayor denominación: Bs. 10.000, Bs. 20.000 y Bs. 50.000, según pudo constatarse en un recorrido realizado este martes 25 de junio.

En la oficina Veroes del Banco de Venezuela “hasta ahora no ha llegado la remesa de esos billetes”, explicó una trabajadora; mientras que unos pasos más adelante, en el banco Bicentenario, los billetes que llegaron sirvieron para cancelar la pensión el día viernes 21 de junio y se les terminaron.

En una de las calles contiguas del centro de Caracas un vendedor dice desde el quiosco que le han pagado con billetes de 10.000 y 20.000 bolívares, pero no con el de Bs. 50.000.

Una cajera del Banco Fondo Común, también ubicada en el municipio Libertador, manifestó que solo están entregando los nuevos billetes a pensionados «porque es el monto estimado». El resto de los clientes recibe los de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares. La mayoría de los signos monetarios son rechazados por transportistas y comerciantes en una economía sitiada por la hiperinflación desde finales de 2017.

La falta de papel moneda llevó a la población a recurrir a otros métodos de pago como el trueque o el uso de divisas. En marzo de 2019, cuando la nación enfrentó dos grandes apagones, las plataformas electrónicas quedaron fuera de servicio por lo que el dólar se convirtió en uno de los signos más utilizados. Desde finales de 2016 la escasez de dinero en efectivo trastoca la cotidianidad de los venezolanos como el pago de una botellita de agua o un pasaje de autobús.

Cerca de la plaza Bolívar una vendedora de tortas indica que los billetes de 10.000 y 20.000 bolívares que ha recibido los cambia con un amigo, debido a que no posee sencillo para dar vuelto. El economista Asdrúbal Oliveros ya había advertido, al conocerse la noticia, que las tres últimas piezas que se incorporaron a la familia de billetes complicarían las transacciones de baja denominación.

En abril de este año el BCV puso en circulación un total de 405.067.839,7 billetes, mientras que en mayo hbaía 546.172.983,1, lo que representa un aumento de 34,83 %.

En mayo las piezas de más baja denominación puestas a circular se mantuvieron casi igual que el mes anterior, sin embargo, los billetes de 100, 200 y 500 bolívares sí mostraron un número más elevado. Solo en el caso del billete de Bs. 100 las piezas aumentaron 30,65 %, mientras que del billete de 2 apenas 3,16 %.

Las protestas están a pata e mingo

Cerca del máximo ente bancario dos protestas se dieron cita este martes. La primera lleva más de 15 días, organizada por extrabajadores petroleros de Exxon Mobil que exigen el pago de pasivos laborales. La segunda es liderada por Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente de Vecinos del Norte para rechazar “los salarios de hambre” que hay en la nación.

“Aquí para comprar cualquier cosa te piden dólares, aquí estamos a un nivel de hambre. Todos estos billetes en el suelo no pueden comprar ni un bollo de pan, por eso hoy vecinos y jubilados estamos en la calle, porque estamos cansados. Esto no lo recibe nadie. Los bolívares no valen nada”, expresó Rojas. El salario mínimo en Venezuela se ubica como el más bajo de la región en $6, mientras que le sigue Cuba $30 y Haití $70.


Participa en la conversación