Algunas personas dejaron de consumir golosinas por su alto costo y otras de vez en cuando hacen el esfuerzo por llevarle a sus hijos algo para merendar.

Caracas. “Las chucherías están demasiado caras y no hay ingresos suficientes para poder comprarlas. En una carrerita me gano mínimo 300 bolívares, por eso no puedo gastar 500 bolívares en una galleta”, comentó Luis Parra, mototaxista que vive en La Vega y hace maromas para que el dinero le alcance.

La inflación y la escasez también impactan las confiterías. Cada semana suben los precios de chocolates, caramelos, galletas, platanitos y la disponibilidad en los kiosquitos y distribuidoras es baja.

“Muchas personas dejaron de comprar tan seguido. Uno que otro llega y para engañar el estómago se compra algo salado”, contó Efraín Torres que tiene más de 28 años de trabajo en un kiosco de la avenida Universidad y ve cómo día a día su negocio pierde clientes.

Lee también
Precios de las chucherías subieron hasta 200 % en seis meses

Las meriendas y los momentos de compartir en las oficinas desaparecieron producto de los altos costos, así lo comentó Marianela Sánchez, secretaria de un ministerio, mientras recordaba las tertulias —acompañadas de algún dulcito con café— que mantenía después del almuerzo junto a sus compañeros de trabajo.

CRÓNICA UNO/Mariana Mendoza
El precio de chocolates, tortas y galletas durante los últimos cuatros meses se incrementaron entre 150% y 250%

El precio de chocolates, tortas y galletas durante los últimos cuatros meses incrementó entre 150 y 250%. Quienes devenguen sueldo mínimo de 15.051 bolívares, con un día de salario (502 bolívares) solamente pueden comprar una Susy o un chocolate pequeño de leche, que cuestan 500 bolívares cada uno; mientras que para un Carré se deben destinar al menos 3 días de trabajo, pues su pecio se ubica en 1.800 bolívares.

Las galletas Oreos aumentaron 246 % para el mismo lapso. En marzo se conseguían en 130 bolívares, actualmente están por los 450. Dulces más sencillos como los caramelos y las chupetas encarecieron de igual modo y ahora se consiguen por 50 y 180 bolívares, respectivamente.

José Cárdenas, un mensajero que trabaja en el centro de Caracas y vive en Catia, señaló que no recuerda cuándo fue la última vez que compró algún dulce para él, pero “de vez en cuando hago el esfuerzo y le llevo algo a mis hijos para la merienda, porque ya ni eso se puede por lo caro que se volvió todo”.

Lee también
Precios de chucherías con chocolate subieron más de 60% en 4 meses

En la bancada de los comerciantes, Franklin Blanco, dueño de un kiosko en la avenida Urdaneta, dice que no solo se deben enfrentar a la disminución en sus ventas sino también al cese de las visitas semanales de los distribuidores: “ahora lo hacen si acaso cada quince días. Quitaron el beneficio de cambiar los productos que se vencen y además tenemos que lidiar con los indigentes que toman las chucherías y salen corriendo”.

Al igual que otros productos, la fabricación de dulces ha estado afectada por el recorte en la entrega de dólares —que restringe la compra de materia prima— así como por la menor producción de insumos nacionales y empaques.

Foto: Mariana González


Participa en la conversación