Comerciantes de Apure rechazan incremento desmesurado en servicio de electricidad

servicio eléctrico

Comerciantes de Apure indicaron que en un lapso de tres meses, pasaron de cancelar alrededor de 800.000 bolívares por la prestación del servicio eléctrico a más de 45 millones. Representantes del gremio aseguran que recaban los reclamos de sus afiliados para exigir explicaciones ante lo que aseguraron es un incremento desproporcionado.

San Fernando. Hasta el mes de septiembre los comerciantes del estado Apure pagaron su recibo mensual de electricidad entre 800.000 bolívares, el más moderado, y tres millones, el más alto. Sin embargo, desde el mes de octubre de 2020, una conocida estación de radio canceló más de 42 millones de bolívares por la prestación del servicio eléctrico; 35 millones más que el mes precedente.

Pero la pesadilla para los comerciantes, prestadores de servicios y medios de comunicación no acabó. A la misma estación de radio le llegó a su correo electrónico la facturación del mes de noviembre por un monto de 450 millones de bolívares, más de 400 dólares por el servicio eléctrico, monto que los representantes no han pagado por considerarlo desproporcionado.

Zaida Chaparro, comerciante del sector farmacéutico, sostuvo que antes del incremento «el último pago que hicimos fue por tres millones, luego nos llegó el mes de octubre por 40 millones y el mes de noviembre por 150 millones. Esto es un exabrupto y a pesar de que comenzamos a reducir el consumo de los equipos con un solo aire acondicionado al día en lugar de los cinco a ver si bajaba un poco la tarifa, los montos siguen aumentando». 

La comerciante dijo además que introdujo un reclamo y aguarda por una revisión certificada del consumo de su negocio.

El presidente de la Cámara de Comercio del estado Apure, Vito Vinceslao, manifestó la preocupación del sector por esta situación y dijo que están recabando todos los reclamos para exigir una explicación de este aumento «desproporcionado» y sin previo aviso del servicio eléctrico. 

Indicó además que es opuesto a la calidad del servicio, ya que es más el tiempo que permanecen sin electricidad. Las constantes fallas del servicio telefónico, conectividad para puntos y transacciones electrónicas, a lo cual se suma la escasez de efectivo y el método 7+7 de la cuarentena por pandemia, son otros factores que los perjudican.

Los comerciantes rechazaron este aumento y aseguran que no pueden pagarlo porque sus negocios apenas están sobreviviendo a la crisis y a la pandemia.

Dolarización de facto

Los comerciantes están convencidos de que, al igual que la gasolina, tras el desproporcionado aumento hay una dolarización de facto del servicio, ya que en las taquillas no se exige su pago en bolívares y se recibe en divisas sin ningún problema.

Además, revela Vinceslao que quien cobra a los comerciantes apureños es la Electricidad de Caracas en lugar de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), lo que hace presumir que a los comerciantes de la entidad se les da un trato de “potentados comerciales” cuando en realidad están sobreviviendo a la crisis.

Vinceslao refiere que el monto de facturación por el servicio eléctrico es “una cantidad muy grande en bolívares que cuesta mucho recaudar en los negocios debido a la escasez de efectivo, por lo cual ya todas las operaciones grandes o pequeñas, se pagan en dólares y ésta no sería la excepción”.

A la par del incremento en las tarifas del servicio eléctrico, los comerciantes apureños aseguran que también han aumentado exponencialmente los impuestos nacionales y municipales, es así como cuesta más de 200 dólares la autorización para incorporar la venta de alimentos en cualquier negocio.

«Para nadie es un secreto como está nuestra economía, no podemos trabajar para pagarle nada más a los entes del Estado, esto es preocupante. Varias farmacias están viviendo lo mismo y estamos tratando de organizarnos para poner nuestro reclamo ante la compañía eléctrica», indicó Zaida Chaparro.


Participa en la conversación