Desnutrición infantil es un flagelo incontrolable en Monagas

desnutrición infantil

Los casos de niños con desnutrición en Monagas se incrementan cada día. No hay acceso a estadísticas, pero sí hay silencio en cuanto al tema. Entre el miércoles 5 de febrero y el viernes 7, se reportaron al menos 13 casos de lactantes desnutridos, entre 0 y 11 meses de edad, provenientes de diferentes zonas de la entidad.

Maturín. En el Hospital Central de Maturín la cifra de casos por desnutrición es alarmante. Solamente la semana pasada ingresaron cuatro bebés waraos (todos menores de un año de edad) presentaban un cuadro de malnutrición severa y su estado de salud era delicado, reveló una fuente interna del centro de salud, que no se identificó por razones de seguridad.

Durante esta semana entre el miércoles 5 de febrero y el viernes 7, se reportaron al menos 13 casos de lactantes desnutridos provenientes de diferentes zonas de Monagas. Según lo asentado en los cuadernos de control en la emergencia pediátrica, de los 13 menores, cinco provienen del municipio Maturín, dos de Punta de Mata; dos de Temblador; dos de Caripito y dos del estado Delta Amacuro.

La situación no solo ha alertado a los médicos de guardia, sino que ha generado un colapso dentro de la emergencia infantil. Ante la falta de camas los menores deben compartirla. La fuente informó que hay dos y hasta tres niños en la misma cama.

Los pacientes deben compartir las camas porque son insuficientes. No los hemos remitido a piso porque la situación allá arriba no es diferente. Allá tampoco hay camas desocupadas, informó la fuente.

desnutrición en monagas

En lo que va de 2020 (específicamente en enero) se registraron ocho muertes de infantes por este flagelo. Durante febrero han ingresado al menos 17 bebes con malnutrición. Ningún fallecimiento, pero la preocupación crece por tratarse de menores en etapa de lactancia.

Los síntomas no varían. Deshidratación severa, vómito y diarrea, signos atribuidos a una dieta carente de nutrientes. En la emergencia pediátrica explican que los niños son alimentados con agua de carbohidratos (arroz y pasta), cebada, maicena e incluso leche completa.  Los padres de los infantes afirman que estos son los productos que pueden comprar por ser los más económicos. La leche de fórmula es incluso vendida en dólares.

“El hambre nos agarra desprevenidos en Venezuela”

El problema no solo se presenta en la emergencia del Humnt sino también en los sectores más desposeídos de la capital monaguense. El pediatra y presidente de la Fundación Por amor a ti, Manuel Velásquez, sostuvo que en los barrios la situación con respecto a la desnutrición recrudece.

Cuando vamos a los barrios constatamos que el problema es peor. Nuestros niños están por debajo del peso ideal y no hay armonía entre peso y talla. El hambre nos agarra desprevenidos en Venezuela”, precisó Velásquez.

El pediatra describió que en un recorrido por 14 comunidades vulnerables en las que fueron atendidos al menos 2100 niños, 840 presentaban impacto en cuanto a su  baja talla. Niños que dejaron de crecer de acuerdo con sus medidas y 640 bajos de peso o en riesgo de desnutrición aguda. Los infantes evaluados son de edades comprendidas entre 0 a 10 años de edad.

Estamos hablando de niños que tienen mucho tiempo ingiriendo sustancias no proteicas, tomando en cuenta que están en una etapa de crecimiento. Se ha detenido o retardado su desarrollo debido a  años de hambre.

“En Monagas no hay estimulación de la lactancia materna”

Nueve de cada 10 niños en estado de desnutrición que ingresan a la emergencia infantil del Hospital Central Manuel Núñez Tovar se encuentran en etapa de lactancia. En su mayoría ninguno alcanza un año de edad. Esta situación preocupa a los médicos y es atribuida a la falta de políticas que estimulen e instruyan a las madres sobre una lactancia adecuada.

“Está fallando el llamado del Gobierno a estimular la lactancia materna. Se debe exigir a cada madre que los niños tengan lactancia exclusiva. Ya que es el Estado que tiene el poder, debe hacer uso del mismo a través de los medios de comunicación para promover los programas y explicar las bondades de la lactancia desde el punto de vista alimenticio”,  afirmó Velásquez.

Otro factor que se suma al proceso de desnutrición es la alimentación de la madre. Según los médicos las madres no se alimentan bien por lo que la producción de leche es escasa, sin embargo, aun en estas condiciones puede lactar.

Si la madre está mal alimentada igual puede lactar, la producción disminuye, pero la calidad de la leche se preserva. Recomendamos a las madres que no tienen una dieta abundante en nutrientes, que para una lactancia efectiva dispongan de 12 minutos de alimentación en cada seno. Se debe vencer la ignorancia en cuanto a este tema, para evitar el atraso y la pobreza mental«, comentó el pediatra.

2019 cerró con 49 muertes por desnutrición, de los cuales 28 eran oriundos de Maturín. Los decesos mayormente se registraron entre los primeros seis meses del año.

Estadísticas oficiales no se dan a conocer, las autoridades guardan silencio al respecto.


Participa en la conversación