La muerte de una niña de nueve años en el hospital de Guaiparo, en San Félix, Bolívar, reaviva los temores sobre el avance de la enfermedad.

Ciudad Guayana. La difteria sigue atacando en 2017 y tal como el año pasado, las noticias surgen del estado Bolívar, más concretamente del hospital Doctor Raúl Leoni, de Guaiparo.

El pasado miércoles murió Eliannys Medina Vivas, de nueve años, oriunda de Pariaguán, estado Anzoátegui. Hasta la noche del jueves, sus padres y abuelos esperaban en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de San Félix a que les entregaran el cuerpo. La única certeza que tienen es que este viernes seguirán en lo mismo por la falta de patólogos.

Los síntomas de Eliannys comenzaron el sábado en la noche: un dolor de garganta no la dejaba tragar bien. Su madre, Jennifer Vivas, pensó que se trataba de una gripe.

El domingo parecía mejorar, pero en la madrugada del lunes suplicó que la llevaran al médico. Apenas amaneció, salieron para el hospital. Allí la remitieron para el de El Tigre y luego al Uyapar, de Puerto Ordaz.

Lee también
Hay casos autóctonos de difteria en seis estados del país

No hay garantías

En Puerto Ordaz, los especialistas le indicaron a la familia que a Eliannys había que llevarla con urgencia al hospital de Guaiparo, en San Félix, pues solo allí se trata la enfermedad. Al momento de su ingreso, había otros cuatro niños afectados.

Los intentos no funcionaron y murió después de dos paros respiratorios a las 2:30 p. m. del miércoles.

Con este fallecimiento, la difteria tiene 24 víctimas en el estado Bolívar. Reapareció en 2016. Desde abril, el Gobierno sabía lo que pasaba pero optó por la política del silencio hasta que en septiembre, y con la denuncia de varios médicos, se supo lo que ocurría: 17 niños habían muerto.

Los decesos continuaron mientras el Gobierno desplegó una jornada de vacunación. Sin embargo, a finales de noviembre, la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiología alertaron que en el país había más de 200 casos de la enfermedad y que, por tanto, en 2017 esta podía dar de qué hablar. Ya lo hizo.

Foto referencial: Marcos Valverde


Participa en la conversación