Durante el segundo trimestre de 2020 se registraron 58 ataques a defensores de DD. HH.

defensores

El Centro para los Defensores y la Justicia reportó que mayo fue el mes en el que más casos registraron (44). Además, durante el primer semestre del año hubo 76 hechos contra defensores de los derechos humanos.

Caracas. El Centro para los Defensores y la Justicia (CDJ) documentó 58 ataques  e incidentes de seguridad durante el segundo trimestre de 2020. Los defensores y las organizaciones de derechos humanos (DD. HH.) fueron las principales víctimas, en el primer semestre del año, con 76 hechos registrados.

Mayo fue el mes en el que más casos hubo (44), según el informe, seguido por marzo (22), cuando empezó la cuarentena en Venezuela por los casos del nuevo coronavirus confirmados el viernes 13. Febrero fue el tercer mes con más registros (19).  

En el segundo trimestre ya el gobierno de Nicolás Maduro había decretado el estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, que hasta el domingo 12 de julio registraba 9465 contagios y 89 fallecidos. 

La investigación destaca que desde que entró en vigencia el decreto de alarma se han intensificado los ataques y, además, ha servido de pretexto para cometer abusos de autoridad en vez de aplicar medidas para proteger a la población, que ya se encontraba en situación de extrema vulnerabilidad como consecuencia de la emergencia humanitaria compleja, que atraviesa el país desde 2015. 

El CDJ aseguró que durante la cuarentena se demostró la continuidad de las prácticas de criminalización y hostigamiento. Entre mayo y junio destacaron 43 casos de estigmatización, con discursos de odio y desprestigio principalmente de parte del gobierno de Maduro.

“Programas como Con el Mazo Dando, La Hojilla y Zurda Kondukta, y medios digitales como Misión Verdad fueron los principales espacios que durante este período sirvieron de plataforma para atacar la defensa de derechos humanos”, indica el informe. 

También destacaron las redes sociales, principalmente los perfiles de funcionarios e instituciones del Estado, para atacar, amenazar y descalificar a las personas que participaran en la defensa de los derechos humanos o que alzaran su voz por las deficiencias en los servicios públicos. Los llamados a la actuación de la furia bolivariana fueron ejemplo de ello. 

De los 58 ataques que registró el CDJ, hubo cinco a medios digitales, tres casos de intimidación y hostigamiento y tres reportes de detenciones arbitrarias.

El CDJ instó al Estado a construir entornos seguros que permitan ejercer el derecho y defender los derechos humanos sin que haya agresiones o represalias. Exigió que cesen los actos de criminalización, estigmatización y hostigamiento.

Lee también
#EnClaves Venezuela vive una crisis continuada de derechos humanos según Amnistía Internacional

Participa en la conversación