Aunque en esa instancia se discuten acciones para aumentar la producción, decisiones como los Clap o la Misión Abastecimiento no han sido consultadas.

Caracas. En enero el presidente Nicolás Maduro instaló el Consejo de Economía Productiva bajo el argumento de buscar vías para superar la crisis económica y allí, tanto Gobierno como sector privado, plantearían acciones con el fin de corregir los desequilibrios. No obstante, ya en varias medidas el Ejecutivo se ha saltado esa instancia.

Durante el acto de instalación, el Jefe de Estado indicó que “hay que enfrentar la crisis que vive el modelo rentista y generar respuestas comunes que desarrollen las fuerzas productivas”. Cada martes se realizan reuniones en las cuales los empresarios y autoridades revisan los obstáculos que enfrenta la producción y se intenta generar salidas.

Fuentes del sector privado señalan que en los encuentros semanales algunas autoridades reconocen las fallas que se han registrado y hasta comentan que las van a rectificar, pero las soluciones a los cuellos de botella que tiene la producción no llegan. En paralelo, se ejecutan acciones que apuntan a controlar más.

En el segundo trimestre del año, el Gobierno lanzó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) conformados por los consejos comunales, las UBCh y los representantes del Frente Francisco de Miranda y Unamujer. A través de esas instancias se distribuyen bolsas de comida casa por casa para garantizar el abastecimiento.

La conformación de los Clap no fue notificada al Consejo. Ya cuando esas instancias estaban en marcha fue que el vicepresidente de Economía, Aristóbulo Istúriz, les dijo a los privados que 70 % de la producción de alimentos debía orientarse a los Comités.

El reparto de comida por medio de ese esquema ha sido discrecional, varias comunidades reciben las bolsas una vez al mes, otras cada cierto tiempo. Las bolsas no siempre llegan con la cantidad de productos prometidos.

Lee también
¿Quiénes son los que manejan la economía?

Pero los Clap, por el decreto de emergencia económica, tienen amplias atribuciones y junto con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) pueden intervenir en la distribución y comercialización de alimentos y productos de primera necesidad.

En julio, Maduro lanzó la Gran Misión Abastecimiento Soberano para aumentar el control y el poder lo tiene el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

Padrino López encabeza un comando que tiene como atribuciones dictar medidas especiales y regulaciones sobre la compra, comercialización y distribución, establecer normas de control y cumplimiento de deberes formales (impuestos) y definir otras acciones y pautas destinadas a la cabal implementación de la Misión. La creación de la misma tampoco fue consultada en el Consejo de Economía, la información fue dada posteriormente. En una reunión de esa instancia, Padrino aseveró que no era una militarización.

Además de los Clap y la Misión Abastecimiento, el Ejecutivo decidió definir el destino de los empleados del sector privado y el Ministerio del Trabajo mediante una resolución que ordena a las industrias “prestar” a sus trabajadores con el objetivo de elevar la producción de alimentos.

Dicha resolución no fue discutida en el Consejo, los empresarios se enteraron cuando vieron la Gaceta Oficial. La semana pasada fue que la norma se comentó y las autoridades les indicaron que la misma se enmendaría, dado que “el préstamo” de trabajadores será voluntario. Sin embargo, la reforma sigue sin publicarse.

Foto: AVN


Participa en la conversación