Los gremios de los conductores exigen un aumento de 100 % de la tarifa, la cual está actualmente en 40.000 bolívares para las rutas Caracas-La Guaira y Caracas-Catia La Mar. Mientras tanto, los usuarios tuvieron que soportar largas colas en los terminales y otras paradas. Un grupo de ellos se trasladó hasta el inicio de la autopista que comunica la región con la ciudad capital y trancó la vía como medida de protesta.

La Guaira. Este lunes 21 de septiembre, al iniciarse otra semana de flexibilización en el Litoral Central, hubo un paro parcial del transporte público de la ruta suburbana Caracas-La Guaira, puesto que los conductores exigen al gobierno nacional un aumento de 100 % de la tarifa vigente.

Desde horas de la madrugada, se han observado largas colas de usuarios, en los terminales terrestres de Catia La Mar y La Guaira, respectivamente, así como en las diferentes paradas de la región, quienes en su mayoría rechazan la pretensión de los gremios del transporte.

Desde el pasado mes de abril, la tarifa de las rutas Caracas-La Guaira y Caracas-Catia La Mar es de 40.000 bolívares. Pero, ante la escasez de gasolina y la dolarización del costo de los repuestos, los conductores han decidido cobrar entre 60.000 y 80.000 bolívares a los pasajeros, sin que las autoridades policiales hayan podido controlar “este abuso desconsiderado en medio de la pandemia que vivimos”, según María Perdomo.

paro parcial
Los pasajeros permanecieron horas en las paradas. Foto: Cortesía Mirna Montemayor

La mujer aguantó más de dos horas para abordar un bus de la empresa estatal Sitssa en el terminal de Catia La Mar, donde otros afectados también manifestaron su inconformidad por la huelga, al tiempo que se resignaban, como el albañil Luis Martínez, “a esperar un autobús de los rojitos para pagar 15.000 bolívares y llegar hasta el trabajo”.

Lee también
Playas de Catia La Mar fueron las preferidas por los temporadistas de Caracas

En las paradas externas al mencionado terminal, en la avenida El Ejército de Catia La Mar, circulaban esporádicamente algunas unidades privadas que prestaban el servicio a entre 70.000 y 80.000 bolívares, en tanto que las patrullas y motos de la policía local no ejercían labores de supervisión.

Comentan en las redes sociales que eso es lo que quieren cobrar esos muérganos a partir del 1º de octubre; uno no gana nada con esa gente”, señaló Eugenia Ladera, quien esperó más de tres horas para subirse a un colector desde la parada cercana a la sede de la Universidad Marítima del Caribe.

Mientras, en el acceso a la autopista Caracas-La Guaira, frente al servicio de atención de emergencias 171, un grupo de pasajeros trancó la vía, lo que generó extensas filas de vehículos livianos y pesados.

Tras una hora, los manifestantes fueron disuadidos de deponer la protesta por efectivos de la Guardia Nacional.

En Caraballeda tampoco
La ausencia de unidades de la ruta hacia la capital de la República también se notó en el este de la entidad federal, de acuerdo con los reportes de usuarios, mediante la plataforma de WhatsApp.

“Estuve desde las 5:00 de la madrugada en la parada del McDonald’s de Caraballeda y nada que pasó un bus para Caracas. Luego de tres horas me marché a mi casa, porque no tenía la seguridad de que iba a encontrar uno en otras paradas de la avenida Soublette”, relató Julián Crespo, empleado de una agencia bancaria, ubicada en Propatria.


Participa en la conversación