El lugar favorito de los niños de San Blas en Petare es la escuelita de tareas dirigidas

Cerca de 40 % de los niños en Petare, en el municipio Sucre del estado Miranda, asisten a tareas dirigidas según la organización Un Estado de Derecho (UED). El Centro Pedagógico María Montessori, en el sector San Blas, atiende a 40 alumnos que estudian en esta modalidad.

Caracas. En el sector San Blas de Petare hay un lugar al que los niños van a aprender y se quedan aún después de que la maestra les indica que pueden irse. Tiene pupitres y pizarrón, pero no es una institución formal. Recientemente lo bautizaron como Centro Pedagógico María Montessori y es un espacio de tareas dirigidas.

Este martes, 3 de mayo, los estudiantes hacían actividades alegóricas a la Cruz de Mayo y luego seguían con los ejercicios que les asignaron en sus planteles. La materia es diferente para cada quien porque estudian en distintos lugares, pero todos son vecinos. Ibrahim, de ocho años de edad, aprendió a escribir ahí y Anailen, de tres, ya sabe identificar todas las vocales, aunque todavía no está inscrita en el sistema de educación formal. 

Foto: Luis Morillo

En la escuelita –como se le conoce en el barrio– los niños van dos horas cada día y no tienen que vestir uniforme. Los alumnos llaman a sus maestras “tía”, pues se sienten como en casa, o mejor. 

Les preguntaron cuál es su lugar favorito y uno de los niños dijo ‘tareas dirigidas’, contó entre sonrisas la maestra Maryuri Palacios. 

Estudiantes realizan actividades alegóricas a la Cruz de Mayo | Foto: Luis Morillo

Palacios tiene 20 años de servicio como educadora, pero la iniciativa del Centro Pedagógico la tuvo su hija, Marlice Carvajal, durante la pandemia de COVID-19. Marlice es la directora, aclaró Maryuri. 

La idea surgió por la necesidad que se veía en la comunidad de abocarnos a los niños que las maestras les mandaban guías y los representantes muchas veces no tenían el conocimiento previo para poderlos ayudar, dijo Marlice.

Marlice Carvajal es la directora del centro de tareas dirigidas | Foto: Luis Morillo
¿Qué son las tareas dirigidas?

Cerca de 40 % de los niños en Petare asisten a tareas dirigidas, según la organización Un Estado de Derecho (UED). Este es el gran hallazgo de una encuesta realizada a 458 representantes de escuelas públicas, privadas o subvencionadas de las zonas norte, sur, oeste y el Casco Histórico de Petare.

La investigación, que tiene por nombre El bello árbol de Petare, encontró que 65 % de los niños que van a tareas dirigidas son alumnos del sector público. Aún cuando este tipo de educación es gratuita, el pago por los servicios de tareas dirigidas en promedio es de cuatro dólares semanales. Esto representa al menos 18 dólares al mes.

La mitad de 65 docentes, que fueron entrevistadas en una segunda fase, aseguró que antes de la pandemia ya ofrecían servicios particulares. Sin embargo, dos expertos entrevistados por Crónica.Uno explicaron que el fenómeno incrementó en la pandemia con la modalidad a distancia, cuando las instituciones enviaban las guías pedagógicas del programa Cada familia una escuela. 

«Aquí cada quien a lo suyo» es la instrucción de la maestra Marlicet Carvajal | Foto: Luis Morillo

Si no estás en el medio docente es imposible entender, porque la modalidad con la que trabaja el ministerio son guías súper complicadas. Hay padres profesionales, no todos, pero incluso los profesionales no entienden, puntualizó la docente de preescolar y de tareas dirigidas, Érika Peña.

Luego del llamado al retorno a clases en horario completo, hecho por el ejecutivo nacional, las instituciones públicas no han podido retomar el cronograma habitual en las aulas por problemas estructurales.

Las instituciones que abren dos o tres veces a la semana, y en horario restringido, reemplazan las lecciones por las tareas. En ese sentido, la verdadera guía es la que proveen las maestras de tareas dirigidas al estudiante para que pueda cumplir con las asignaciones.

La escuelita en crecimiento 

La historia de la fundación del centro pedagógico inició con la insistencia de un tío de Marlice, quien puso a disposición una propiedad frente a su casa. La docente empezó con seis estudiantes, que atendía en una mesa en la terraza de la construcción. Marlicet compartía en sus estados de WhatsApp la publicidad y la recomendación de las mamás hizo que se inscribieran cada vez más niños.

Cuando el grupo empezó a crecer, Marlicet tuvo que pasar a la sala dentro del inmueble y con el tiempo, se amplió hacia otro cuarto. 

Ahora tienen 40 alumnos que atienden en tres turnos. Además de la maestra Maryuri, que va solo en las tardes, Marlicet tiene dos auxiliares que son bachilleres y un asistente que cursa el liceo.  

Actualmente, la escuelita está equipada gracias a donaciones. Pupitres, libros, pizarrón, afiches e incluso tiene dónde colgar los bolsos.

El mural fue organizado por Katiuska Camargo y Transparencia Venezuela | Foto: Luis Morillo

El último elemento que ayudó a definir más la forma de esta iniciativa fue un mural en la parte de afuera de la escuela. De esta manera, bautizaron el espacio inspirados por la pedagoga italiana Montessori. Por eso la filosofía del Centro Pedagógico María Montessori es: el mundo empieza con el niño.

Emprendimientos educativos con más ventajas que desventajas

Según el estudio El Bello Árbol de Petare, de la UED, hay 797 niños en Petare cuyos padres hacen un esfuerzo por darles una mejor educación llevándolos a tareas dirigidas.

Pero la iniciativa cuenta con limitaciones, pues el servicio profesional que las docentes prestan en sus pequeñas unidades de enseñanza no es reconocido por el sistema formal. Esto implica que si una maestra enseña a un alumno a escribir en tareas dirigidas, el Estado venezolano se queda con el crédito. Para 4% de esta población de pupilos que no están inscritos en el sistema educativo, no hay registro oficial de su progreso

Foto: Luis Morillo

No obstante, las ventajas de estos emprendimientos educativos son mayores.

  • 95 % de las maestras de tareas dirigidas expresó máxima satisfacción en relación con la valoración que perciben de sus comunidades, según UED. 
  • Los servicios que ofrecen representan una fuente de ingresos superior al salario de un docente de una escuela pública. En promedio, ganan 135 dólares al mes.
  • 48% de las maestras ofrecen facilidad en los plazos de pago a los padres o becas a los alumnos, por lo cual no es un fenómeno de exclusión

Como un componente adicional, la modalidad de tareas dirigidas ofrece más posibilidades a explorar. James Tooley, autor del libro El Bello Árbol, ha examinado iniciativas parecidas en países con “estados fallidos”, indicó Antonio Canova, abogado fundador e investigador de la UED.

En un futuro, las agencias internacionales podrían canalizar millones de dólares asignados a escuelas públicas para beneficiar directamente a los estudiantes, sin riesgo de desviaciones.


Participa en la conversación