Los informes de gestión de los ministerios revelaron que la producción de Sidor registró una caída de 30% al igual que en las empresas cementeras

Mayela Armas/@mayearmas

Caracas. En 2014 las empresas del Estado siguieron presentando sus cuentas en “rojo”. Los informes de gestión de los ministerios revelaron que las industrias públicas en los sectores de acero, aluminio y cemento acumulan más de cuatro años con pérdidas.

Las limitaciones financieras, el retraso en la entrega de dólares, la falta de materia prima, la carencia de equipos, las fallas en el servicio eléctrico y los problemas laborales impidieron a las empresas estatales aumentar la producción y, por ello, terminaron el pasado año con resultados negativos.

Una de las empresas con la situación más crítica es Sidor, que es controlada por el Estado desde 2008. El pasado año la producción de esta siderúrgica cayó 30% al pasar de 1,4 millones de toneladas de acero a 1 millón de toneladas y cerró con una pérdida de 7,6 millardos de bolívares, según los datos oficiales. Ya lleva cuatro años seguidos sin dar ganancias.

Los informes oficiales muestran que las industrias del sector aluminio (Venalum, Alcasa, Bauxilum y Carbonorca) continúan siendo un dolor de cabeza, debido a que en 2014 operaron a un tercio de su capacidad de producción y tres de ellas tienen seis años con las cuentas en “rojo”.

No solo en Guayana hubo dificultades. El Gobierno también tiene el control del cemento y las industrias de esa área tuvieron pobres resultados en el ejercicio pasado.

La cementera con el peor desempeño fue la Fábrica Nacional de Cementos, cuya producción cayó 30%. En 2013 produjo 784 mil toneladas de cemento, mientras que en 2014 generó 432 mil toneladas, y por su baja capacidad operativa perdió 67 millones de bolívares, de manera que tiene cuatro años sin dar beneficios.

De ese sector, la única que le ha generado ganancias al Estado es la Industria Venezolana de Cementos, no obstante, su producción bajó 11% el pasado año y pasó de 2,7 millones de toneladas de cemento a 2,4 millones de toneladas.

Sin luz

Las empresas del sector alimentos tampoco escapan de los malos resultados.

Aunque en las memorias de 2014 no se detallan las finanzas de cada una, sí se indica que en Lácteos Los Andes, que en 2007 pasó a manos del Estado, la producción tuvo una disminución de 11%. En 2014 generó 265 mil toneladas de productos, mientras que en 2013 fabricó 298 mil toneladas.

En Industrias Diana, que también tiene control estatal desde hace ocho años, se generaron 124 mil toneladas de aceite cuando en 2013 se procesaron 164 mil toneladas. El descenso fue de 25%.

Más allá de expropiar industrias, el Gobierno ha creado un tejido de empresas socialistas en diversas áreas que no han generado los beneficios esperados. Las Memorias y Cuenta revelan que las empresas para fabricar arroz, pollo, leche, cerdo, carne y otros insumos agrícolas cumplieron las metas de producción entre 15 y 30%.

Dichas gestiones evidencian que el Ejecutivo nacional, a través de sus industrias, no ha podido atender los problemas de abastecimiento.


Participa en la conversación