montañas de basura

La recolección de desechos sólidos y líquidos ha sido una materia pendiente para los pobladores de estas zonas. Sin embargo, desde que iniciara la cuarentena el servicio empeoró en calles, avenidas, urbanismos y barriadas. Ante la acumulación de las montañas de basura, los vecinos temen por la proliferación de enfermedades en niños y ancianos.

La Guaira. Aunque el servicio de recolección de aseo ha sido deficiente desde hace más de tres décadas, habitantes de Catia La Mar y Maiquetía denuncian que el problema se ha agravado durante estos meses de pandemia del COVID-19.

En las mencionadas parroquias se concentra 70 % de la población de la entidad federal y un recorrido por ellas permitió ver lotes de desechos sólidos y líquidos, no solo fuera de los contenedores dispuestos para su recepción, sino también a lo largo de calles, avenidas, aceras y terrenos baldíos.

Nunca ha sido buena la recolección de basura, pero ahora hay más en las calles, en las quebradas, en todos lados, porque los camiones, a veces, tardan más de dos semanas en pasar”, indicó Eneida de Contreras, quien se quejó de un bote de inmundicias a solo dos metros de la puerta de su casa, en el barrio La Lucha de Catia La Mar.

En los sitios repletos de basura y a distintas horas del día, se acercan hombres, mujeres, niños y ancianos para escarbar entre los desechos y obtener alguna ración de comida, ropa usada o cualquier otro artículo de su interés.

Estos indigentes son un problema serio, riegan más la basura y a veces son peligrosos porque andan en combinación con los malandros”, advirtió Luisa Marcano, habitante de los bloques de Guaracarumbo, cerca de Catia La Mar.

En el casco central de Maiquetía también pululan las bolsas de basura abiertas, así como otro tipo de desechos, lo que atrae moscas, roedores, zancudos y malos olores. 

Al respecto, los vecinos levantaron su voz de protesta: “Uno camina por la plaza Lourdes, cerca del Cristo de Maiquetía, y ni el tapabocas te aleja de los olores nauseabundos de la basura que muchas veces está más de una semana sin ser recogida por el aseo”, expresó Boris Medina, habitante del sector El Rincón.

Los comerciantes exigieron a la Alcaldía del municipio Vargas que cumpla con el aseo en la zona comercial de Maiquetía, dado que “hemos pagado muchísimo en impuestos municipales y nos tienen que dar respuesta”. 

montañas de basura
Las principales calles y avenidas de Catia La Mar y Maiquetía son vertederos improvisados / Foto: Mirna Montemayor

Autoridades de la Gobernación y la Alcaldía reconocieron que la circulación de los camiones recolectores ha disminuido por continuos desperfectos mecánicos y las dificultades para abastecer gasolina y gasoil, respectivamente, en las estaciones de servicio y, por ende, las montañas de basura cada vez son más grandes. 

Sin barrido manual tampoco

Durante el último mes, los trabajadores que realizaban el barrido manual tampoco cumplen con su trabajo en Maiquetía y Catia La Mar por no estar provistos de los insumos de bioseguridad.

“Esto de la basura anda muy mal, como cualquier cosa en Venezuela. Pronto habrá consecuencias con enfermedades para los niños y ancianos, como si no fuera suficiente lo que vivimos”, aseveró un comerciante de Maiquetía, que pidió la reserva de su identidad puesto que su negocio está en las proximidades del Comando de la Guardia Nacional.

Lee también
A falta de un relleno óptimo en Maracaibo se cuentan 90 vertederos de basura improvisados

Participa en la conversación