Vertedero improvisado compromete la salud de pacientes ingresados en hospital central de Maturín

hospital central de Maturín

La parte trasera del hospital Universitario Manuel Núñez Tovar de Maturín se ha convertido en un vertedero de basura improvisado desde hace aproximadamente dos meses pues la recolección de basura en el centro asistencial es inexistente. Este problema se suma a los ya denunciados como: falta de insumos médicos, fallas en el servicio de agua, déficit de personal e infraestructura en condiciones no aptas.

Maturín. Un cúmulo de basura en la parte trasera del Hospital Universitario Manuel Núñez Tovar (Humnt), de la ciudad de Maturín en el estado Monagas, ha causado preocupación en los pacientes que aseguran que la acumulación de desechos generó la proliferación de insectos que llegan hasta los pisos cuatro y cinco del centro asistencial.

A la falta de insumos, déficit de personal y fallas en el suministro de agua, a quienes están ingresados en el hospital central de Maturín ahora se suma el foco de contaminación. El material médico quirúrgico descartado se ha acumulado en un espacio del centro de salud y no ha sido recogido en los últimos meses.

Los pacientes comentan que la cantidad de insectos se ha triplicado, lo que ha comprometido aún más las patologías que presentan.

Queremos que las autoridades se hagan cargo del foco contaminante de químicos y de tantos virus y bacterias que está detrás del hospital. Esa basura está regada en todo ese espacio. Ahí deberían haber unas calderas para incinerar todo ese material médico quirúrgico ya descartado. En el tercer piso hay demasiadas moscas», precisa la paciente Nilda Barros.

Insalubridad y sin agua

La falta de agua es otro de los problemas que viven los pacientes del Humnt, pues los familiares deben cargar el recurso desde un pozo ubicado en planta baja y subir hasta los pisos para poder asistir a los pacientes en lo que respecta a su higiene personal.

Tengo ochos días aquí con mi esposa y la situación de este hospital es totalmente crítica. Los pasillos llenos de agua, no funciona ningún baño, no hay agua, hay que subir tobos (recipientes de plástico), los ascensores no sirven. Tu verás como bajas a los pacientes: en el hombro o cargados y a muchos no los operan porque según no hay insumos», detalla Jesús Velásquez.

Velásquez destaca que quienes no tienen recursos económicos para comprar los insumos para las intervenciones quirúrgicas, no son operados aun cuando tienen más de seis meses esperando ser ingresados a quirófano.

Es lamentable ver como el que no tiene no es operado. Aquí nadie ayuda ni siquiera con una sutura y son personas que tienen hasta seis meses esperando por una operación. Lo que les dicen es que mientras no consigan no los van a operar», puntualizó Velásquez.

Sistema en crisis

En el hospital doctor Guzmán Saavedra del municipio Cedeño también se repiten los problemas del Hospital Central de Maturín, pues la infraestructura del centro de salud se cae a pedazos, de acuerdo con lo comentado por los habitantes de esta localidad.

Los habitantes de Cedeño mencionan que ningún servicio médico del centro asistencial funciona actualmente por la ausencia de personal.

Los centros de salud en municipios y pueblos foráneos de Monagas están totalmente desasistidos, así lo han denunciado ciudadanos que aseguran que para recibir atención médica deben viajar hasta el hospital de Maturín.

Los dispensarios, CDI, ambulatorios de comunidades alejadas de la ciudad, tampoco prestan servicios, tal es el caso de la medicatura de parroquias como La Pica y San Vicente, ambas pertenecientes al municipio Maturín.


Participa en la conversación