Las autoridades de salud del estado continúan en silencio a una semana de confirmar el primer caso el pasado 9 de junio.

Maracaibo. A solo 10 días de que se confirmara el primer caso de difteria en la capital zuliana, hoy la cifra sube a 17 pacientes ingresados en el Hospital Universitario de Maracaibo (HUM). La enfermedad, erradicada hace décadas, encendió las alarmas en la región sobre todo porque el personal médico de la institución adelantó que no hay vacunas suficientes en el estado.

Sin embargo, las autoridades del Zulia se han negado a dar declaraciones sobre el tema. Richard Hill, secretario de salud de la entidad; Samuel Viloria, director del Hospital Universitario, y Francisco Arias Cárdenas, gobernador de la región, hasta la fecha no han dado el parte oficial sobre el riesgo epidemiológico que enfrenta la región zuliana.

La difteria puede ser clasificada en función de la localización inicial de la membrana diftérica nasal, amigdalar, faríngea, laríngea, laringotraqueal, conjuntival, cutánea o genital y en un mismo paciente pueden coexistir varias localizaciones. En una situación normal, la existencia de un caso de difteria requiere inmediatas medidas de control, tales como aislamiento, tratamiento y vacunación.

Extraoficialmente, se pudo conocer que el ala derecha del octavo piso del HUM es donde están recluidos los casos, en estado de cuarentena. Este martes, 485 personas pertenecientes al área de enfermería y personal médico recibieron la vacuna en el área de consulta externa del hospital, sin embargo, una fuente interna del centro de salud dijo que no hay vacunas suficientes para los más de 7000 trabajadores del HUM.

Asimismo, se conoció que dentro del grupo de pacientes sospechosos recluidos está la mamá de un reconocido jinete y presuntamente la jefa del banco de sangre del centro de salud. Una fuente administrativa que labora en la institución —quien prefirió no revelar su nombre por temor a represalias— señalo que la situación «rebasó» el límite y todo permanece «bajo perfil».

Se incrementaron los contagios este fin de semana y la tendencia es a aumentar«, expresó la fuente.

De los contagios reportados por el personal que labora en el Universitario, destacan el de un infante de entre dos y tres años, un camillero y la secretaria de la jefa de División de Apoyo, ubicada en el sexto piso. Los pacientes llegan con los síntomas a la Emergencia, luego son trasladados a Triaje, les hacen una consulta y pasan al departamento de ORL (Otorrinolaringología), pero este permanece cerrado para descontaminarlo.

Sobre los pacientes, las fuentes informaron que tres provienen del municipio San Francisco, uno del sector Primero de Mayo, municipio Maracaibo, y otro de Casigua-El Cubo, al sur del lago. Tres personas permanecen en estado grave e incluso una dama que labora en una institución militar se encuentra entre las afectadas (el primer caso confirmado).

Lee también
Confirmado primer caso de difteria en Maracaibo

Miedo

En el personal del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo reina el miedo. Aseguran que las áreas «críticas» del centro de salud son Emergencia, Hospitalización y Laboratorio, aunque «están laborando con normalidad» y utilicen solo mascarillas como precaución de salud.

Debido a la «contingencia», se creó una sala situacional que estudia el escenario en tiempo real y se están creando planes especiales para atenderla, además de una campaña de concientización en el hospital.

Anticipamos que pudieran llegar más casos e incluso podríamos inhabilitar un piso completo para aislar a los pacientes. No tenemos reportes de mortalidad y podemos hablar de casos definitivos cuando se aísle la bacteria, se demuestre por microscopia o se aíslen anticuerpos en el suero de los pacientes«, señaló uno de los galenos, que prefirió el anonimato.

Sostuvo que por lo pronto son casos probables y para que sean positivos «a cada uno de los pacientes se les tomó una muestra de sus vías faríngeas que serán enviadas al Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, para determinar los casos epidemiológicamente demostrados». Pero esos resultados son un «misterio» puesto que «nunca» son develados, como sucedió con la gripe A (H1N1).

Foto referencial


Participa en la conversación