Desde el pasado sábado en la noche los habitantes del sector Campo Alegre están sin energía eléctrica luego de la caída de un árbol sobre las guayas. Los vecinos han denunciado la situación y han hecho el llamado a Corpoelec, y hasta ahora ninguna cuadrilla de la estatal eléctrica ha llegado al lugar. Son más de 50 las familias afectadas por la falta de luz.

Maturín. El pasado sábado 1º de mayo a las 7:30 de la noche, aproximadamente, un árbol cayó sobre el tendido eléctrico y dejó sin luz a los habitantes de la comunidad Campo Alegre de la parroquia Las Cocuizas, en Maturín. Desde esa noche, los habitantes del populoso sector han vivido en medio de la oscuridad, pues han hecho llamados a Corpoelec y no han obtenido respuestas.

Para este martes, los vecinos de Campo Alegre sumaban 48 sin luz en el sector. Cocinar ha sido la tarea más difícil de realizar ante la falta del servicio: en su mayoría, tienen cocinas eléctricas por la escasez de gas doméstico, y, de 50 familias afectadas, por lo menos 36 preparan sus comidas con este tipo de cocinas. En los últimos días han recurrido a la leña para preparar los alimentos diarios.

Desde el sábado en la noche no tenemos luz, se ha reportado a Corpoelec y aún no nos atienden el caso. Los árboles se cayeron por la lluvia y las guayas están en el piso; eso es un peligro. Todavía hay árboles que amenazan con caerse si cae una lluviecita. Necesitamos que alguien nos ayude, esto es un riesgo total”, expresa Andrés Rondón.

Campo Alegre
Los vecinos indicaron que en las noches no pueden dormir debido a las altas temperaturas y los mosquitos. Foto: Cortesía

Los vecinos indican que los más afectados ante esta situación han sido los niños, quienes en las noches no logran conciliar el sueño por las altas temperaturas y la cantidad de mosquitos. Agregan que deben usar cartones para airearlos, pues no pueden dejar puertas y ventanas abiertas por la inseguridad que reina en el sector.

En las noches el calor es insoportable y no podemos abrir las puertas por la delincuencia que hay por aquí. Por si se daña la comida no nos preocupamos, porque desde hace tiempo no tenemos nada en la nevera, aquí se come lo que se consigue día a día”, detalla Manuel Navarro.

Los habitantes de Campo Alegre aseguran que desde el sábado han llamado a las líneas de atención al cliente de Corpoelec y hasta ahora la cuadrilla no llega a la comunidad para solucionar la avería.

“Hemos hecho de todo para que esa gente venga a arreglarnos este problema, pero hacen caso omiso. Hoy (martes) una vecina llamó de nuevo a Corpoelec y le dijeron que supuestamente sí venían. Esta situación es una desgracia, no es justo que los venezolanos estemos pasando por esto”, subraya Navarro.

El año pasado, los trabajadores de Corpoelec denunciaron que no tenían herramientas para laborar y que solo contaban con una unidad para solventar las averías eléctricas no solo en Maturín, sino también en municipios aledaños, como Punceres  y Bolívar.

Lee también
Lo más reciente del 6 de mayo de 2021
Campo Alegre
La caída de un árbol en el tendido eléctrico mantiene el sector sin electricidad. Foto: Cortesía
Fallas eléctricas en Maturín

No solo en Campo Alegre han tenido que lidiar con los apagones. En distintos sectores de la capital monaguense han reportado fallas eléctricas que se extienden por al menos tres horas.

Durante el fin de semana los habitantes de sectores como: Juanico, Zona Industrial, Santa Inés, Las Cayenas y Las Garzas reportaron fallas eléctricas. Corpoelec no ha informado la causa de las mismas.

“Aquí estamos a la buena de Dios, se va a luz y no sabemos por qué ni cuándo va a llegar, porque los de Corpoelec no avisan nada. Estamos siempre en la incertidumbre rogando que pongan la luz para que nosotros podamos continuar con nuestras tareas diarias”, puntualiza Teodora Gamboa.


Participa en la conversación