Casas, calles y avenidas de la llamada Ciudad Madre permanecen inundadas tras la rotura de la tubería matriz que suministra agua potable a los municipios Iribarren, Jiménez y Morán. De acuerdo con funcionarios gubernamentales, son entre 12 y 15 filtraciones que tienen registradas y solamente se han reparado cinco, y a medias. Cientos de familias están afectadas directamente por la última inundación, sin contar con los miles que siguen sin agua desde hace más de una semana.

Barquisimeto. Vecinos de la localidad de El Tocuyo, estado Lara, presintieron el pasado 11 de octubre que las 12 fugas que tenía la tubería matriz de agua potable que viene del embalse Dos Cerritos –perteneciente al Sistema Alto Tocuyo, estaban cerca de generar una tragedia. Seis días después sus premoniciones se hicieron realidad.

El domingo 17 la tubería colapsó y provocó la inundación de la zona, la cual dejó un fallecido, una buena cantidad de damnificados y cuantiosas pérdidas materiales.

De acuerdo con el gobernador del estado Lara, Adolfo Pereira, Hidrolara tenía planeada una parada en el Sistema Alto Tocuyo por 48 horas el 11 de octubre, lapso en que estarían sin servicio los habitantes de tres de los nueve municipios que conforman la región. Pero días más tarde anunciaron otras 56 horas de trabajos para reparar otras filtraciones en diversos tramos del conducto.

En esa fecha, el presidente de Hidrolara, Joel Tifor, informó que en los trabajos en la aducción principal del Sistema Alto Tocuyo (SAT) se detectaron 12 filtraciones de envergadura; cuatro de ellas, mayores a las que fueron reparadas en primera instancia.

Hidrolara siguió atendiendo las ocho filtraciones restantes con el sistema de agua operativo; el 13 de octubre, a las 11:30 pm, se logró cargar la tubería por el sistema de gravedad, lo que activó posteriormente los equipos de bombeo 1, 2 y 3 con el servicio de rebombeo hacia los municipios afectados.

A raíz de la activación de los equipos, la avenida Fraternidad de El Tocuyo, vía por donde pasa la tubería principal, colapsó luego de culminados los trabajos por parte de la hidrológica del estado Lara, lo que ocasionó una inundación que se agravó el domingo 17 de octubre.

Sin nada

Daniel Vargas es uno de los residentes más afectados por el colapso de la tubería matriz. Contó a Crónica.Uno que la situación de las filtraciones en las principales vías de El Tocuyo tienen años sin ser atendidas.

El Tocuyo
Residentes de la zona indicaron que la situación se pudo evitar / Foto: Yelitza Figueroa

Se han hecho los llamados y nadie hace caso, es que a nadie le duele este pueblo y mucho menos lo que le pase a uno», afirmó con pesadez en su voz, pues Vargas junto con su esposa y sus dos hijos viven alquilados en una vivienda que quedó bajo el agua, motivo por el cual perdieron sus enseres.

«Somos comerciantes informales y se nos dañó nuestra mercancía, la comida que teníamos, la ropa de los niños, o sea, agua con excremento y gasoil. Las camas nadando completamente, la nevera, la cocina… todo lo perdimos. ¡El agua no perdona!», exclamó.

Vargas sostuvo que la noche en la que perdieron todo, un concejal de ese municipio llegó a la zona y les aseguró que funcionarios de Desarrollo Social, organismo municipal encargado de dar ayudas a los habitantes morandinos, iban a asistirlos a primera hora de la mañana del 18 de octubre, pero la ayuda nunca llegó.

Yo creo que se equivocaron de hora porque ya es más de mediodía y no ha llegado nadie, ni de la Alcaldía ni de la Gobernación. Nadie en absoluto. Hasta la alcaldesa nos respondió que ‘está fuerte la situación’, pero nada llegó», denunció.

La esposa de Vargas, Dahiana Torrealba, contó entre lágrimas que tienen dos niños de 12 y 4 años de edad, que durmieron separados de sus padres y que tenían la misma ropa del día anterior, ya que la de ellos se perdió por completo.

Nosotros también andamos con ropa prestada. Si se pudiera lavar la ropa pero ¿cómo le sacas tu el olor a gasoil, la ropa llena de excremento? eso no puedo ponérselo a los niños», lamentó resignada.

El matrimonio exigió a las autoridades que no envíen a la zona a los organismos de seguridad a amedrentarlos, ya que vecinos decidieron cerrar la vía principal en apoyo a los afectados pero fueron amenazados por los funcionarios de la policía estadal.

Torrealba exclamó que ellos como ciudadanos tienen derecho a defenderse y defender sus cosas «que tanto nos ha costado tener. Somos un matrimonio joven y la situación está muy fuerte, y hemos hecho muchos sacrificios para tener lo que tenemos, pagar alquiler, atender a nuestros hijos y comprar comida».

Se pudo evitar

Lugareños manifestaron que la avenida principal de El Tocuyo se abrió en seis puntos de su extensión a raíz de la presión del agua, lo que ocasionó inundaciones en casas y locales comerciales de los alrededores.

El Tocuyo
La familias Vargas perdió todo lo que tenían / Foto: Yelitza Figueroa

Crónica.Uno pudo conversar con un ingeniero de Hidrolara, que prefirió omitir su nombre por temor a represalias, y este explicó que antes, con las 12 filtraciones ubicadas en diferentes puntos de El Tocuyo, el sistema trabajaba con dos o tres motores encendidos algunos días.

«Lo normal es que se trabaje a cuatro motores con uno de descanso, porque en la represa hay cinco motores», afirmó el trabajador.

El ingeniero indicó que efectivamente el gobierno regional, a través de sus empresas, arreglaron cinco de las 12 filtraciones, pero cometieron el error de mandar a encender cuatro de los motores de el sistema.

Para prender los cuatro motores, las tuberías deben estar en óptimas condiciones, pero fue una orden para poder mandar agua a granel para Barquisimeto. Los motores tenían tres prendidos y la tubería no aguantó la presión y si lo vuelven a hacer, saldrán más averías», alertó.

Destacó el ingeniero que se venía trabajando con 2 y 3 motores porque los demás estaban dañados, pero los arreglaron y dieron la orden de prenderlos todos.

Mezcla peligrosa

Representantes del Colegio de Ingenieros del estado Lara refirieron que la situación en el Tocuyo es de emergencia y se agravará aún más al diagnosticarse que este evento produjo también el colapso de la red de tuberías de aguas residuales, por lo que los afectados se exponen a enfermedades de carácter sanitario.

El gremio no dudó en señalar que la eventualidad se produjera por falta de mantenimiento al sistema Alto Tocuyo, situación que ha hecho que los habitantes de estos municipios sufran de una sequía incesante, que se mantendrá hasta nuevo aviso.

El Cuerpo de Bomberos y Protección Civil de Lara implementaron un operativo de aislamiento de entrada y salida de la población de El Tocuyo, ante la vulnerabilidad de la vía que está socavada, lo que podría ocasionar hundimientos.

El gobernador encargado de la entidad manifestó que ya se encuentra un equipo evaluando los daños y realizando las reparaciones debidas “cueste lo que cueste lo vamos a solventar en el menor tiempo posible”, indicó.

Una coladera

Joel Tifor, presidente de Hidrolara, informó que la primera filtración que repararon inició en el sector La Carabinera, donde culminaron los trabajos con éxito. La segunda filtración se localizó en la entrada de El Tocuyo. Inmediatamente el equipo de Hidrolara se trasladó a la tercera filtración, en la Circunvalación con calle 9 en el sector “La Coqueta”, y la última reparación se ejecutó en la Circunvalación con calles 15, 16 y 17. Faltan por reparar otras 10 fugas de agua.

El equipo de Crónica.Uno recorrió parte de la Ciudad Madre para recoger información sobre otras filtraciones, y constató que muchas de las reparaciones siguen con los huecos abiertos y sin ningún tipo de señalizaciones que puedan alertar a los transeúntes o conductores, como el caso de las ubicadas en la Avenida Circunvalación o en la misma entrada a El Tocuyo.

Son muchos los botes de agua, tanto blancas como residuales que corren por El Tocuyo, lo que representa un peligro no solo sanitario, sino por el socavamiento interno producto del líquido que corre también por debajo de la tierra.


Participa en la conversación