Al menos 111 niños de sectores del barrio, ubicado en el kilómetro 18 de la carretera Petare-Santa Lucia, asistieron a juegos de futbolito, softball y ajedrez

Yohana Marra/@yohanamarra

Caracas. La mañana del sábado en el sector Chaguarama del barrio El Winche, en el kilómetro 18 de la carretera Petare-Santa Lucia, había amanecido diferente. Aunque estaba nublado los niños despertaron emocionados por los torneos de futbolito pautados para todo el día.

La zona estaba minada de chamines que se pusieron la camisa de su equipo favorito. Las que más se vieron correr de un lado a otro fueron las del Real Madrid, el Barcelona, la Vinotinto, Brasil, Italia, el Atlético de Madrid y hasta de Alemania.

Unos metros antes de la pequeña cancha, recuperada un día antes por cuadrillas de la Gobernación de Miranda y muchachos de la comunidad, los recibió un colchón inflable en el cual gozaron un puyero antes de ir a ver o a participar en los partidos.

Al menos 111 niños de 14 sectores como Las Malvinas, Los Mangos, Pantanal, Villa Esperanza, Terrazas, Las Casitas, Asentamiento,  El Macan, Chaguarama, Lagunita, El Winche, La Arboleda, Chaguarama Pueblo y Rinconcito participaron en las actividades. El llamado fue a los equipos que tienen muchos vecinos con los niños y de boca en boca a quienes quisieran participar.

Antonio Fernández, miembro de la fundación Un Sueño Posible, se encargó de organizar todo poniendo en marcha los planes de su fundación para alejar a los jóvenes de la delincuencia. Contó con el apoyo de mucha gente y con el de la Gobernación de Miranda, pues les donaron medallas, trofeos y kit deportivos para motivar a los jugadores.

Lee también
Casillas viajó tres veces a Venezuela cuando era jugador activo

“Buscamos que los niños tomen conciencia para que se alejen de la delincuencia y las drogas con el deporte. Queremos que nos digan que sueñan ser como Arango, Messi o Ronaldo, que como un hombre del barrio que tiene cuatro pistolas. Que no pasen por lo que nosotros pasamos cuando estábamos en el mundo de la delincuencia”, explicó el exvicepresidente del colectivo Abre Brechas de Petare.

Deporte infantil en La Chaguarama, Barrio El Güinche de Petare. Crónica Uno/Cristian Hernández
Antonio Fernández (derecha), miembro de la fundación Un Sueño Posible, y Raúl Martínez, vecino con un equipo de futbolito. Crónica Uno/Cristian Hernández

A Antonio le echaron una manito varios vecinos, como Raúl Martínez, quien por hobby formó un equipo llamado “Los Páez de Villa”, integrado por nueve niños. No entrenan diariamente porque su idea fue organizarlos para que mantengan la mente ocupada en juegos, pero cada vez que los reúne les da bastante consejos.

Por eso no tienen uniforme, los pequeños rayaron una camisa blanca con marcador y les pusieron su apellido, y el número que les gusta; otros usaron la camisa favorita de su equipo.

“Yo no quiero que imiten a los malandros de mi barrio si no a grandes jugadores. Siempre les digo que miren de donde salieron los grandes futbolistas y lo que son ahora”, contó Raúl en medio de los gritos de emoción de niños y familiares que veían el partido.

Enrique Martínez también apoyó el torneo deportivo comprando agua y vasos, para hidratar a los jóvenes. Él ayudó a Antonio a organizar todo, pues aseguró que quiere que se repitan los juegos por el bien de los niños de El Winche.

“Me siento contento con todo lo que hicimos. Los niños están felices y yo orgulloso de todo. No quiero que se pierdan por el mal camino”, dijo con una emoción que se notaba invadía todo su cuerpo.

Lee también
Urgen casas de abrigo para mujeres víctimas de violencia
Deporte infantil en La Chaguarama, Barrio El Güinche de Petare. Crónica Uno/Cristian Hernández
A los jugadores les entregaron medallas y trofeos por participar. Crónica Uno/Cristian Hernández

Más bochinche

La Casa del Pueblo de la Gobernación de Miranda les prestó unas mesas para unas partidas de ajedrez, les donó agua y cerca de la entrada del barrio colocaron una jornada de vacunación para mascotas, tal y como informó su directora Marianella Núñez.

Al lado de la pequeña cancha donde jugaban futbolito, había otra un poco más amplía, donde jugaron softbol.

“Las niñas de la comunidad quieren jugar kikimball y nos están pidiendo apoyo. Esperamos organizarlo para la próxima vez”, soltó Antonio Fernández.

Deporte infantil en La Chaguarama, Barrio El Güinche de Petare. Crónica Uno/Cristian Hernández
Los niños también brincaron bastante en el colchón inflable que alquiló la casa del pueblo de la Gobernación de Miranda. Crónica Uno/Cristian Hernández

Fotos y video: Cristian Hernández

Lea también: “Queremos crear una fundación para sacar a los chamos de la delincuencia”


Participa en la conversación