Al hospital José Francisco Molina Sierra, de Puerto Cabello, no llega agua por tuberías, los baños están colapsando por los excrementos. Los pacientes que fallecen pasan hasta 48 horas tirados en el piso de la Emergencia.

Valencia. Los pacientes que permanecen recluidos con COVID-19 en el hospital centinela doctor José Francisco Molina Sierra, dependiente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales en Puerto Cabello, estado Carabobo, no solo deben lidiar con los malestares propios de la enfermedad, sino también con la falta de medicamentos y el miedo de contraer otras infecciones por la falta de salubridad que reina en el lugar.

Javier Fernández lleva una semana hospitalizado, permanece conectado a oxigeno, todavía puede hablar, y se queja de lo que denomina «falta de humanidad», porque la respuesta constante del personal médico es que no hay medicamentos.

Reconoce la labor de los médicos y enfermeras que atienden a los pacientes con coronavirus. Asegura que trabajan «con las uñas». Le preocupa que estos trabajadores también se contagien con el virus, porque son pocos los que arriesgan su vida para atender a los enfermos.

Javier, junto con otros pacientes, pasa los días en medio de olores putrefactos e insectos. No llega agua por tubería para limpiar los baños. Estos permanecen colapsados con excremento y orina. Las moscas se posan sobre las camas, enseres y enfermos.

Ante la falta de personal, los familiares ayudan a los pacientes, sin embargo, por las múltiples quejas y denuncias, la directiva del hospital decidió amenazar con no permitirles la entrada.

Aquí hay un menor de edad que se colapsa cuando tose, y no dejan que su mamá entre para ayudarlo», relató Javier.

Este hombre sostiene que si el personal de salud se queja, son perseguidos y amedrentados por los cuerpos de seguridad del Estado. Sin tomar en cuenta que su máxima preocupación es el bienestar de los enfermos.

Lee también
#EnClaves Las actividades flexibilizadas con mayor y menor riesgo de contagio de COVID-19

Javier ha visto como enfermos que fallecen pasan hasta 48 horas en el piso de la Emergencia, esperando que los lleven a la morgue. Esto aumenta el miedo entre los hospitalizados.

Fallecidos contabilizados en Puerto Cabello

La data de contagiados y fallecidos, no está clara, porque desde el gobierno nacional no precisan estos datos. Y desde la gobernación de Carabobo en los meses que van de cuarentena no se ha tenido información oficial, Sin embargo se pueden contabilizar a través de funcionarios que reconocen las muertes a través de sus redes sociales y Médicos Unidos, capítulo Carabobo, que lleva el registro de los galenos que fallecen a causa de COVID-19.

El 27 de agosto falleció por COVID-19 Carlos Díaz, jefe de la Dirección de Investigaciones y Estrategias Policiales de la Policía de Carabobo, también fue director de la Policía Municipal de Puerto Cabello. El 3 de septiembre falleció Jean Carlos Morales, estilista del gobernador Rafael Lacava. Estos dos fueron anunciados por la Alcaldía de Puerto Cabello.

El alcalde de Puerto Cabello, Juan Carlos Betancourt, decidió el pasado 7 de septiembre no sumarse a la semana de flexibilización decretada por la administración de Nicolás Maduro, por el alto índice de contagios en el litoral. En ese momento no reveló la cantidad de casos diagnosticados y sospechosos. Ese mismo día Betancourt anunció haber dado positivo en la prueba PCR.

Al menos tres médicos también murieron por complicaciones con el coronavirus. El primero de ellos fue Franklin Leuno, luego la doctora Azaid Linares y este domingo 27 de septiembre, falleció el oncólogo Oscar Emiro Peña.

Hasta la mañana de este lunes 28 de septiembre la administración de Nicolás Maduro contabiliza en el estado Carabobo 1690 casos de COVID-19.

Lee también
Venezuela superó los 90.000 contagios de COVID-19 con otros 482 casos

Participa en la conversación