El informe del equipo internacional sobre la visita de campo a Wuhan, del 14 de enero al 10 de febrero de 2021, se publicó este martes 30 de marzo. El estudio surgió de una resolución adoptada en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2020 que solicitó a la OMS “identificar la fuente zoonótica del virus y su ruta a la población humana”.

Caracas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó las hipótesis que intentan explicar la posible fuente del virus que paralizó al mundo, la COVID-19: mediante el contacto animal, alimentos congelados y un probable accidente de laboratorio. Esta investigación se tiene desde enero de este año, cuando se informó que una comisión de expertos de organizaciones internacionales viajarían a Wuhan, China.

El origen del SARS-CoV-2 es un misterio. Con el objetivo de prevenir reinfecciones por el virus en animales y seres humanos, la OMS publicó un estudio mediante el cual explica los posibles orígenes del coronavirus.

El estudio surgió de una resolución adoptada en la Asamblea de Mundial de la Salud de mayo de 2020 que solicitó a la OMS “identificar la fuente zoonótica del virus y su ruta a la población humana”.

A finales de enero de 2021 comenzó la investigación. Participaron expertos de Estados Unidos, Japón, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Vietnam y Alemania, quienes visitaron el hospital Provincial de Medicina Integrada Tradicional China y Occidental y el hospital Jinyintan. También hicieron estudios en el mercado de Huanan, en el cual se vendía carne de diversos animales.

Tedros Adhanom, director general de la OMS, aclaró que “todas las hipótesis siguen sobre la mesa”. Pese a que ninguna está confirmada, asegura que es un importante comienzo. Aquí se detalla cada una de las teorías:

Lee también
En Aragua son insuficientes las camas para pacientes con coronavirus
Mediante un “animal huésped”

Transmitido de un animal reservorio a un animal huésped. Esta teoría explica que, infectado por un murciélago o un pangolín, el “animal huésped” contagió a un ser humano. El informe sugiere que raramente el murciélago está en contacto con seres humanos y tuvo que involucrar uno o varios “huéspedes amplificadores”.

En los argumentos a favor, señala que SARS-CoV-2 “se adapta relativamente rápido en animales susceptibles (como el visón)”. Además, el número de animales que son susceptibles al virus ha incrementado e incluye a animales que “se crían en densidades suficientes para permitir posibles para la circulación”.

Pese a que no existe evidencia epidemiológica del virus en una amplia gama de animales, la OMS califica esta teoría como “probable o muy probable”.

Alimentos congelados

Esta hipótesis rescata la posibilidad de que el virus se adquirió mediante una transmisión directa por un animal o a través de un “animal huésped”. Sin embargo, refuerza que el ser humano se contagia del virus por medio de comida congelada.

La teoría sugiere que pudiera tratarse de un animal comestible o a través de la contaminación del alimento y recipientes por deshechos de la especie infectada. Según la OMS, la hipótesis se fundamenta en la cadena de contagios que surgió en 2020 relacionada con alimentos congelados.

Sin embargo, sin evidencia concluyente la posibilidad de contaminación por cadena de frío “es muy baja”.

Un accidente de laboratorio

Es la última teoría y la menos probable. El documento presume que el virus pudo haberse expandido después de un “incidente de laboratorio” en actividades relacionadas con virus relevantes.

La hipótesis argumenta que son muchos laboratorios en el mundo que actualmente trabajan con CoVs de murciélagos y la cepa más cercana al virus se estudiaba en el Instituto de Virología de Wuhan. No obstante, es poco probable que ocurran los accidentes y los tres laboratorios que estudiaban la cepa no reportaron incidentes. Ni siquiera durante su mudanza en diciembre del 2019.

Los tres laboratorios en Wuhan trabajando con diagnósticos de CoV y/o aislamiento de CoV y desarrollo de vacunas todos tenían instalaciones de alto nivel de bioseguridad (BSL3 o 4) que estaban bien administradas, con un personal de salud programa de monitoreo sin reporte de enfermedad respiratoria compatible con COVID-19, especifica el texto.

El informe del equipo internacional sobre la visita de campo a Wuhan, del 14 de enero al 10 de febrero de 2021, se publicó este martes 30 de marzo. “Encontrar el origen de un virus lleva tiempo y le debemos al mundo encontrar la fuente para que podamos tomar medidas colectivas para reducir el riesgo de que esto vuelva a suceder. Ningún viaje de investigación puede proporcionar todas las respuestas”, manifestó el doctor Tedros.

Lee también
Carayaca está lejos de rememorar su pasado como "La Suiza del Litoral Central"

Participa en la conversación