Profesores se quejan de sus bajos salarios y dijeron que van a paro acompañados de los estudiantes. Los laboratorios redujeron sus prácticas por la falta de insumos.

Caracas. La Universidad Central de Venezuela (UCV) inició sus actividades académicas el lunes 28 de septiembre, pero cuatro de sus Facultades —Arquitectura, Ingeniería, Humanidades y Medicina— decidieron posponer el comienzo de sus actividades, porque no solo tienen un presupuesto chucuto, sino que además les falta insumos para las investigaciones. Se prevé que Ciencias Económicas y Sociales fije posición esta semana.

Este 5 de octubre debieron comenzar las clases en la Facultad de Medicina y en sus diferentes escuelas, entre ellas la de Nutrición y Dietética, que cuenta con cinco aulas con capacidad para 40 estudiantes cada una, y laboratorios para 15 alumnos.

«Las prácticas en los laboratorios se redujeron. Desde hace más de un año no hay ácido clorhídrico que es básico para nuestras prácticas», denunció Freddy Peláez, presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UCV.

Otro de los problemas que enfrentan los estudiantes es el aumento en la matrícula estudiantil, ya que el Tribunal Supremo de Justicia obligó a esa casa de estudios a inscribir 4.127 bachilleres más en sus 11 facultades, sobrepasando la capacidad de cupos. Ahora son 137 alumnos de más que recibirá esta escuela.

A la sobrecarga se le suma la crisis presupuestaria. De los 13,6 millardos de bolívares que solicitó esa casa de estudios al Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología solo aprobaron 4,5 millardos, lo que representa 32% de lo requerido.

«Los estudiantes becados reciben Bs. 2.000 y eso no alcanza. El comedor solo ofrece una comida al día, cuando debería ofrecer desayuno, almuerzo y cena. El transporte es deficiente y más ahora con esta cantidad de alumnos», afirmó Peláez, en una asamblea estudiantil a la que asistieron profesores y directivos.

Lee también
En Sucre más de 20.000 docentes no se incorporarán a las aulas

La profesora Tania Campos hizo énfasis en que la sede de la Escuela es insuficiente para comenzar las clases. «Hay fallas en muchos aspectos. Hay que reiniciar las actividades pero no están dadas las condiciones. Las necesidades de cada cátedra son diferentes», destacó.

Bajos sueldos 

En las intervenciones de los profesores que asistieron a la asamblea siempre hubo un punto en común: el salario. Todos estaban de acuerdo en que su sueldo es insuficiente y precario para el alto costo de la vida en Venezuela.

«No estoy conforme con mi sueldo. La alternativa que nos dejan es parar las clases. Me preocupa dejar la universidad sola, sin estudiante, sin profesores. Si no hay nadie ¿Quién lucha por ella?», sentenció el profesor Hernán Carrasco, con más de 20 años de experiencia, quien dejó claro que si iban a paro lo hacen con los estudiantes, los primeros afectados.

Otra que se quejó fue la docente Campos, con más de 22 años de experiencia en la UCV. «Desde el 2009 el deterioro en la Universidad es grave, para que nos aprueben un aumento siempre tiene que haber una protesta», sentenció.

El director de la Escuela de Nutrición y Dietética, Benito Infante, aclaró que para que un profesor pase de un nivel a otro tienen que pasar cuatro años y hacer una investigación. «La UCV no los apoya en ese aspecto. Antes ayudaba al docente con la investigación, luego por presupuesto, solicitábamos ayuda al Ministerio y ahora a empresas privadas pero son muy pocas las que lo hacen», afirmó.

También recalcó que desde que un docente es Instructor Contratado hasta llegar a Profesor Titular pueden transcurrir 21 años, pero ya a los 25 se deberían jubilar. Asimismo dijo que muchos no aspiran a llegar a ser Profesores Titulares porque las condiciones en la Universidad no lo permiten.

Lee también
Maestros en Sucre no darán clases si no se cumple la contratación colectiva

La Asamblea definió tres propuestas que se llevaran a cabo, como lo son: la conformación de un Comité de Conflictos dentro de la Escuela, mantener activos a los estudiantes y profesores, conversar con el Gobierno o Ministerio las exigencias, exigir una reprogramación de actividades en la Escuela, entre otras.

Asimismo, la Facultad de Medicina emitió un comunicado en donde acuerdan «declararse en sesión permanente» y además «las escuelas trabajaran en la construcción de escenarios que permitan la viabilidad del inicio de actividades en las mejores condiciones».

Foto Angeliana Escalona


Participa en la conversación