Hurtos en Escuela de Enfermería de la UC ponen en riesgo inicio de clases presenciales

Escuela de Enfermería de la UC

Los antisociales han aprovechado el desarrollo de la pandemia de COVID-19 para sustraer la red de cableado, insumos de laboratorios, equipos de computación, piezas sanitarias y hasta puertas en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Carabobo. Los docentes no se rinden en su afán de formar profesionales, por lo que imparten clases en sus viviendas, parques y centros comerciales.

Valencia. En este 2021 se han registrado tres hurtos en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Carabobo (UC) ubicada en el Campus Bárbula, situación que pone en riesgo el inicio de clases presenciales estimado para enero de 2022, pues la sede no tiene las condiciones mínimas para atender a los estudiantes.

Blanca Salas, profesora de la Escuela de Enfermería de la UC, aseguró que el hampa ha cargado con equipos de computación, cableado, lámparas, aires acondicionados, equipos de laboratorios, piezas sanitarias y hasta las puertas de las aulas.

En medio de lágrimas, Salas aseguró que esta situación pone en riesgo el desarrollo académico de al menos 300 estudiantes, pues las instalaciones no cuentan con agua y mucho menos electricidad, para atender al alumnado por un lapso de siete horas diarias de clases.

Lamentó que las autoridades universitarias no se hayan pronunciado por el robo que se registró durante este fin de semana. Por ello, insistió en que tanto las autoridades como los Gobiernos municipal, regional y hasta nacional, deben prestar atención y recuperar lo perdido para brindar una educación de calidad.

Deserción 

Refirió que los alumnos abandonaron la carrera, ante tanta precariedad y las complicaciones para recibir las clases virtuales.  Antes de la pandemia por la llegada de la COVID-19 al país en 2020, la carrera era cursada por 1000 estudiantes, en la actualidad la lista de alumnos se ve reducida 70%.

Tenemos más de un año sin dar clases presenciales, por eso el hampa se ha adueñado de nuestra Escuela. No tenemos equipos tecnológicos, no podemos volver a clases presenciales. En este año que adoptamos la virtualidad, no hemos podido brindar una educación de calidad porque los profesores no tienen los equipos de computación, acceso a internet, y lo mismo pasa con los estudiantes», recalcó Blanca Salas.

El pasado 21 de julio la decana de la Escuela de Medicina, Doris Nobrega, informó mediante un comunicado que debido a los múltiples hurtos, nueve dependencias de la Facultad de Ciencias de la Salud tuvieron que cerrar forzosamente sus puertas.

Escuela de Enfermería de la UC
Con lo que pueden, el personal de limpieza trata de mantener la infraestructura / Foto: Leomara Cárdenas

Autoridades de la Gobernación de Carabobo activaron el pasado 26 de noviembre, un dispositivo mixto y permanente de seguridad en el Campus Bárbula de la Universidad de Carabobo (UC); con el despliegue de 450 efectivos de diversos órganos de seguridad del estado.

Clases en parques y casas

Los docentes en medio de tantas precariedades, y que no tienen un salario que pueda cubrir las necesidades básicas de sus núcleos familiares, aún tienen el espíritu de la educación y vocación, por ello han optado por dictar clases y asesorías en sus viviendas, y otros recurren a los parques o centros comerciales. Por esta acción lograron egresar dos promociones de profesionales de la enfermería este 2021.

Meli Pérez es profesora titular desde 2007. En sus años de servicio no había presenciado tanta decadencia como la que vive en la actualidad. La falta de docentes la llevó a dar dos asignaturas, pero como las instalaciones de la Escuela de Enfermería de la UC están llenas de monte y con muchas precariedades, optó por impartir clases en el Parque Negra Hipólita en Valencia, y otras asesoría en su vivienda.

Yo doy Salud Comunitaria de primer año. Como esa materia se presta para verla al aire libre convoco a mis estudiantes en el Parque Negra Hipólita dos veces por semana. A las alumnas de quinto año como son asesorías y prácticas de atención al paciente, las reúno en mi casa. No desmayo en mi misión de formar profesionales para el país, por eso hago esto. Toda esta situación me provoca una profunda tristeza» relató la docente universitaria.

Salas, aprovechó para repudiar que algunos docentes estén cobrando para impartir clases, considera que no es ético, además violenta el derecho a la educación gratuita.

Nosotros no debemos cobrarle a los estudiantes. Tampoco debemos pedir que nos paguen un taxi, y mucho menos debemos dar clases debajo de un palo de mango, centro comercial o en nuestras casas. La educación universitaria se imparte en las aulas», sentenció.

Sin insumos de limpieza

Quienes hacen las funciones de mantenimiento, sostienen que tan solo una vez al mes, es que pueden realizar la limpieza en la Escuela de Enfermería de la UC. No cuentan con trapeadores y escobas en buenas condiciones. Los desinfectantes son provistos por alumnos y profesores.

Nelys López, es trabajadora de mantenimiento en la Escuela de Enfermería de la UC desde hace cuatro años, aseguró que esta casa de estudios no les proveen de insumos de limpieza, se quejó por el mal estado de las escobas y mopas.

Apenas tenemos unos litros de desinfectante, cloro y desengrasante porque nos los trajeron los profesores. Nosotros hacemos cayapa una vez al mes, desde que empezó la pandemia. No tenemos uniformes, no tenemos escobas, no tenemos nada. La universidad antes nos daba aunque sea un galón de cloro», relató.

Las autoridades universitarias han denunciado que el bajo presupuesto que le asignan es insuficiente, y ellos no pueden costear los gastos de mantenimiento y seguridad.

En Noviembre pasado José Ángel Ferreira, vicerrector administrativo de la UC informó que, el Ministerio de Educación Universitaria y la Oficina de Planificación del Sector Universitario, aprobaron solo 4% del presupuesto solicitado para esa casa de estudios, insuficiente para cubrir gastos de operatividad en 2022.

Ferreira reveló en esa oportunidad que el alma máter solicitó para el próximo año la cantidad de Bs. 1.951.035.851 y sólo le fueron aprobados Bs. 75.084.421. Estos recursos estarían dirigidos a gastos de personal, funcionamiento, inversión en proyectos y providencias estudiantiles.


Participa en la conversación