Aunque quedan menos profesionales, los líderes del gremio llaman a participar activamente —y sin miedo ante cualquier intento de hostigamiento patronal— durante el ejercicio pleno del derecho a la manifestación. También Fetrasalud tiene una agenda de conflicto y calentará la calle con una recolección de firmas para exigir la dolarización del salario.

Caracas. El gremio de Enfermería iniciará una protesta por 24 horas para lograr mejores condiciones en los trabajos y un salario indexado al costo de la canasta básica, calculada en 27.322.72 bolívares, según el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda). La convocatoria es para este martes 20 de enero a partir de las 7:00 a. m.

En junio de 2018 convocó a un paro nacional. Luego en octubre ratificó el conflicto por mejoras salariales y de las condiciones hospitalarias, quejas que no han sido atendidas por el Ejecutivo.

Hoy en día, la situación se les puso color de hormiga, algo de lo que no escapa el común de los asalariados en Venezuela.

No cobran más de 200.000 bolívares quincenales, lo que aupó el éxodo, y trabajan en infraestructuras sin luz y sin agua, altamente contaminadas.

No tienen guantes, ni uniformes y, en ocasiones, dependen de las donaciones de los mismos familiares que tienen que llevar yelcos, gasas, guantes y las soluciones o sueros.

Hay servicios críticos como Hematología, en el J. M. de Los Ríos, donde queda una enfermera para atender a más de 20 pacientes. O una sala de cirugía oncológica en el Luis Razetti, donde igual queda una enfermera para el turno de la noche. La misma asiste a hombres y mujeres, más de 20. Por eso el gremio de Enfermería inicia protesta, acción que —aunque con menos fuerza laboral— pretende generar una reacción en el Gobierno.

El pasado 18 de enero, la Comisión de Negociación y Conflicto del Colegio de Enfermería del Distrito Capital acordó varias metas, entre ellas las protestas activas interhospitalarias, que se iniciaron este lunes en los hospitales José Ignacio Baldó —conocido como El Algodonal— y Jesús Yerena de Lídice.

Ante esta catastrófica situación asistencial y laboral, como el personal de Enfermería inicia protesta, pues guardar silencio nos convertiría en cómplices del hambre que padecemos junto con nuestros familiares, que dependen de nuestros ingresos, dijo Ana Contreras, presidenta del Colegio.

La actividad de este martes, que se inicia a las 7:00 a. m. lleva el slogan “Hospitales sin Enfermería”.

Dolarizar el salario 

Aunque luchan por las mismas causas, los trabajadores de la salud están juntos pero no revueltos. Así como el Colegio de Enfermería tiene su agenda desde 2018, Fetrasalud mantiene la suya. Y pretenden calentar la calle, empezando por una recolección de firmas para exigirle al Ejecutivo la dolarización del salario.

La información la dio a conocer Pablo Zambrano, secretario Ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud, quien además reforzó la quejas dadas por otros gremios en materia de asistencia sanitaria: 2019 mostró más caos en los centros de salud debido a la irresponsabilidad manifiesta del ministro Carlos Alvarado.

«La crisis se ha profundizado en materia de infraestructura, en los hospitales no hay ambulancias, no hay ascensores, están dañados los quirófanos. Y eso no solo afecta a los pacientes, también a los trabajadores y a sus familias. Igualmente nos estamos enfrentando a una migración interna. La gente se va a la economía informal a vender empanadas y hasta hielo en los barrios. Así les va mejor«, dijo.

La quincena que cobraron este viernes, con un día de retraso, en promedio quedó en 335.000 bolívares. «Y el reciente aumento es una vergüenza. Hasta las bodeguitas están cobrando sus mercancías en dólares, prácticamente esa es la moneda nacional».

La recolección de firmas inicia cuando ya estén convocados todos lo trabajadores en el ámbito nacional. Zambrano prevé que la captación de las rúbricas dure entre 15 y un mes. Luego las llevarán, en una movilización de calle, hasta el Ministerio del Trabajo. Aún no hay fecha para esa protesta, con la cual exigirán además que las próximas discusiones colectivas se analicen con base en esa moneda internacional.

Aprovechó además para abogar por el sindicalista Rubén González. Tienen cinco días con la tensión alta y no lo han trasladado al hospital. «Su liberación debe ser inmediata, sin ningún tipo de régimen, pues es un civil que fue juzgado por un tribunal militar».


Participa en la conversación