FAES, Sebin y GNB vigilan comunidades donde se registraron protestas este #31Mar

A lo largo de la avenida Intercomunal de El Valle hubo presencia de efectivos de cuerpos de seguridad fuertemente armados. En la avenida Fuerzas Armadas se apostaron funcionarios de la GNB entre las estaciones Socorro y Panteón del BusCaracas. Durante la tarde y la noche de este domingo, 31 de marzo, varias protestas fueron reprimidas en distintas zonas populares de Caracas.

Caracas. Ciudadanos envalentonados por la falta de agua en Caracas comenzaron el mes de abril con protestas. Las manifestaciones, y subsiguientes acciones represivas por parte de cuerpos de seguridad, arrancaron durante la tarde del domingo 31 de marzo y se prolongaron hasta bien entrada la madrugada de este lunes 1° de abril.

A lo largo de la avenida Intercomunal de El Valle se notan las consecuencias de las protestas y una fuerte presencia policial.

Aunque limpiaron la arteria vial a primeras horas de la mañana, pasadas las 10:30 a.m. todavía humeaba la basura que quemaron en los container. Los restos de cauchos quemados, escombros, alcantarillas levantadas, carros y motos calcinados dan cuenta de la fuerte protesta que se registró este domingo, 31 de marzo.

Funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) custodiaban fuertemente la avenida Intercomunal de El Valle y las distintas calles de Los Jardines.

Cuerpos de seguridad, Intercomunal de El Valle 1° abril 2019
Fuerte presencia de cuerpos de seguridad en la avenida Intercomunal de El Valle. Foto: Héctor Antolínez

Perdigonazo limpio para la gente de los barrios

«Anoche esto fue feo. La policía arremetió contra el pueblo, y eso que nuestra protesta era pacífica. Eso fue perdigonazo limpio para la gente de los barrios», afirmó Rosa Fuentes, residenciada en la calle 11 de los Jardines de El Valle.

«Tengo 70 años de vida y nunca había visto algo como lo que nosotros estamos viviendo en Venezuela. Ya tenemos más de 10 días sin agua, pero además no tenemos luz, no tenemos comida, no hay medicina; la bolsa CLAP, que venía con 12 productos, ya nos está llegando con 10, sin leche, sin atún, con menos harina», denunció Fuentes.

Una de las cosas que más rechaza Fuentes es el envío de civiles armados para agredir a los ciudadanos.

Sacaron a los colectivos para que, una vez más, arremetieran contra el pueblo. No hay manera de resolver esto si Maduro sigue en la presidencia. Lo que pasa es que la gente tiene miedo, está asustada; ellos están armados hasta los dientes, nosotros no».

Las detonaciones se escucharon hasta altas horas de la noche, narra Fuentes, quien asegura que la protesta de los vecinos se llevó a cabo en toda la avenida: «Eso era gente en la calle 1, 8, 9, 10, 11, 14, en Longaray, en la calle Cajigal. Esta es la peor situación que hemos vivido en Venezuela».

Escombros tras las protestas en Los Jardines de El Valle
Escombros tras las protestas en Los Jardines de El Valle Foto: Héctor Antolínez

Juan Pacheco, vecino de la calle 9 de los Jardines de El Valle, coincide con Fuentes en que mucha gente bajó a la avenida a protestar ayer. Cree que los funcionarios policiales que reprimieron a la gente solo cumplieron la orden de sus superiores, sin embargo sostiene que «no había tanta gente como para que los funcionarios se sintieran amenazados y respondieran de esa manera».

«Yo estoy de acuerdo con la protesta pacífica, porque tenemos que reclamar nuestros derechos, tenemos que exigir respuestas. Comprar un botellón de agua nos cuesta 2.500 y hasta 3.000 bolívares», acotó Pacheco.

Una vecina del sector Longaray contó: «Anoche hasta pasada la medianoche, las tanquetas blancas de la PNB rondaban por toda la zona amedrentando. Yo escuché muchas detonaciones y, en ocasiones, ráfagas de tiros. No sé si eran perdigones o balas».

Explicó que las protestas empezaron aproximadamente a las 5:00 p.m. cuando a las puertas de la Estación de Bombeo de Hidrocapital El Valle, donde se surte la gente, dijeron que no iban a repartir más agua. «Eso fue el detonante. La gente estaba haciendo cola desde las 4:00 a.m.».

Otro vecino pudo ver que policías en moto y patrullas iban con las puertas abiertas disparando contra la gente y los edificios.

Habitantes del edificio San Tomé, ubicado en la zona, afirmaron que contra su residencia amedrentaron hasta las 3:00 de la madrugada.

Tensa calma en las Fuerzas Armadas

A pesar de la presencia de funcionarios de la GNB entre las estaciones Socorro y Panteón del sistema BusCaracas, los locales estaban abiertos y los buhoneros, apostados a los márgenes de la avenida. Los transeúntes iban y venían con normalidad; algunos hacían colas para comprar verduras, pollo o carne. Otros, en la esquina que da hacia la avenida Panteón intentaban surtirse de un poco de agua del tanque de la empresa Wrangler.

Cola para tomar agua del tanque de la empresa Wrangler. Foto: Gleybert Asencio

En esta zona del centro de Caracas se registraron fuertes protestas este domingo, 31 de marzo, en horas de la tarde.

Javier Nieves, vecino de la parroquia Altagracia desde hace más de 20 años, dice que lo que se evidenció ayer fue el uso de la violencia armada por parte del Gobierno como instrumento de represión e intimidación.

Ante la protesta, que es un medio legítimo de presión ciudadana, ellos llegan disparando primero al aire, para ver si logran disuadir a los manifestantes. Como ven que nadie se doblega, entonces proceden a disparar hacia las personas. Ayer parece que hirieron a dos vecinos nuestros», comenta Nieves.

Este vecino asegura que, a pesar de la presencia de colectivos armados en la zona, los ciudadanos no paran de protestar. «Aunque sea con cacerolas, pero no paramos. Ya tenemos 10 días sin agua, la luz va y viene. Sinceramente creo que esto no lo arregla ni Cicpc ni Fiscalía. es necesaria la intervención de organismo internacionales como la OEA o la ONU, pues estamos ante una política de sicariato muy fuerte».

Rocco Aroca, de 21 años, ha vivido toda su vida en la zona. «Es lamentable lo que estamos viviendo. No estamos acostumbrados a esta clase de problemática. Nunca nos había faltado el agua de esta manera».

Aroca asegura que en la protesta de ayer hubo mucha participación de gente de la zona y de vecinos de otras zonas que se sumaron.

La señora Yoisy Bastardo, tiene más de 21 años viviendo en la parroquia Altagracia. En su cartera lleva botellas vacías, pues anda buscando un lugar para llenarlas. Cuando llegó a la esquina de la empresa Wrangler desistió al ver la larga cola.

Bastardo conoce al señor que fue golpeado con tubos este domingo mientras protestaba por la falta de agua. «Sí, somos vecinos. Nos vemos frecuentemente. Esto no puede ser. También supimos de una chica que recibió un disparo en una pierna. Todo esto es culpa de nosotros por haber elegido a Chávez como presidente, sin tomar en consideración que había intentado quitar violentamente a Carlos Andrés Pérez de la presidencia».


Participa en la conversación