Fonden destinó cinco veces más recursos a convenio con Cuba que a inversión en salud y educación

Cuba

Contrario al objetivo para el que fue creado, entre 2005 y 2015, Fonden sirvió como brazo financista de los gobiernos de Chávez y Maduro, generando incluso pérdidas a la Nación, con obras inconclusas e inversiones sin resultados, como los miles de millones de dólares destinados a energía eléctrica.

Caracas. Una investigación hecha por la organización no gubernamental Transparencia Venezuela reveló que entre 2005 y 2015 el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), ente adscrito al Ministerio de Economía y Finanzas, financió 781 proyectos con compromisos de hasta 174.898,10 millones de dólares, que terminó convirtiendo al Fondo en un presupuesto paralelo con gastos sin rendición de cuentas.

El informe denominado Fonden, una estrategia política para gastar sin control destaca cómo el Fonden, además de servir como brazo financista del gobierno de Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro, violando mandatos constitucionales relacionados con el manejo del erario público, no cumplió con su objetivo de financiar proyectos de inversión productiva, de educación o salud. 

De hecho, fueron estos dos últimos sectores los que menos recibieron fondos del Fonden durante los primeros 10 años de su existencia, pues solo se les destinaron 2,92 % y 2,55 % de las partidas totales, respectivamente. En contraparte, proyectos de sectores como defensa (5,04 %), deuda pública (9,50 %) o convenios internacionales (11,99 %) recibieron más financiamiento.

Para “convenios internacionales” la asignación de recursos ascendió a 20.971,90 millones de dólares, según Transparencia Venezuela, con $20.461,90 millones solamente en proyectos acordados en el marco de la Comisión Mixta del Convenio Integral de Cooperación entre Cuba y Venezuela.

Foto: Minppci/Cortesía

Aunque la organización advierte que en ningún documento se detalla la naturaleza ni el número de proyectos del Convenio, salvo menciones genéricas a áreas como petróleo, educación, salud, entre otras. Cuba también fue el mayor beneficiario de ayudas financiadas por Fonden ($727,23 millones), seguido por Nicaragua ($321,12 millones), ambos a través del mecanismo Alba.

Déficit presupuestarios y pérdidas en inversiones

La investigación, basada en la última memoria y cuenta del Ministerio de Economía y un documento oficial de Fonden obtenido por la ONG, destaca que 55,44 % de los recursos asignados fueron a parar a proyectos de los ministerios de Economía, Petróleo y Transporte Terrestre, aunque a proyectos de infraestructura solo se destinó 19,76 % de la partida.

Entre 2005 y 2015 el Ministerio de Economía recibió financiamiento de Fonden por el orden de los 44.000 millones de dólares, de los cuales 21.437 millones fueron destinados a cubrir déficit presupuestarios por gasto de personal y prestaciones sociales, y el resto a inversión financiera, pago de deudas y financiamiento a otros países.

Transparencia señala que parte de las inversiones financieras terminaron en pérdidas, como los 700 millones de dólares perdidos en los instrumentos de Lehman Brothers, los bonos ecuatorianos declarados en mora en 2008, los 25 millones de dólares asignados en 2006 para la adquisición de una sucursal del Banco Industrial de Venezuela en Bolivia que nunca se concretó o los recursos usados para adquirir bonos argentinos que eran revendidos aprovechando el control de cambio, bajo la presunta anuencia de Hugo Chávez y Néstor Kirchner.

Además de la compra de deuda a gobiernos de países aliados de Chávez como Nicaragua y Honduras que luego fueron condonados, la creación de fondos binacionales como el Venezolano-Iraní (con una asignación inicial de $100 millones) y Chino-Venezolano ($11.000 millones) y financiamientos a países como Bolivia ($20 millones) y Bielorrusia ($400 millones).

Petróleo y transporte sin resultados

En cuanto al Ministerio de Petróleo, Transparencia Venezuela revela que en 10 años el Fonden le asignó 34.768,71 millones de dólares para financiar 54 proyectos, de los cuales 16 formaron parte del Convenio Integral de Cooperación Venezuela-Cuba, al que se le destinaron 21.188,60 millones de dólares para abarcar áreas como salud, deporte, educación, cultura, petróleo, entre otros.

Entre los proyectos inconclusos destacan el Complejo Petroquímico Puerto Nutrias en Barinas, que recibió 28,86 millones de dólares del Fonden en 2008; y los $507 millones asignados al Complejo Petroquímico Morón para su ampliación y mejora de infraestructura.

Pero sin dudas una de las grandes deudas de las gestiones de Chávez y Maduro siguen siendo los 20 contratos para ejecución de obras públicas de gran envergadura suscritos entre 2005 y 2015 y que recibieron al menos 13.255,25 millones de dólares del Fonden. En total, el Ministerio de Transporte Terrestre recibió 17.609,07 millones de dólares del Fondo.

el fonden

El Sistema Ferroviario Centro Occidental (recibió $190,44 millones, obra paralizada), la ejecución de obras y proyectos del Metro de Caracas y Metro Los Teques ($2152,33 millones, con tramos inconclusos, otros paralizados y con un sistema en desidia) o el eternamente esperado Sistema Metro Caracas-Guarenas-Guatire forman parte de la lista de proyectos financiados por Fonden que siguen sin respuesta oficial. 

Dinero sí hubo

En cuanto a la energía eléctrica, dolor de cabeza de los venezolanos al menos desde 2009 cuando se declaró la emergencia del sector, Transparencia Venezuela destaca que, solamente mediante Fonden, el Ministerio de Energía Eléctrica recibió más de $14.800 millones para 60 proyectos, lo que, sumado a los más de $37.000 millones invertidos por el Gobierno entre 2000 y 2014, da cuenta del despilfarro y la impunidad que ha reinado en el área.

Solamente en el Plan de Inversión para el Sector Eléctrico anunciado en 2009 Fonden aportó 3966,72 millones de dólares, sumado a 290,47 millones de dólares en recursos financieros para la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). Destacan además otros $735 millones para rehabilitación, mantenimiento y construcción de plantas hidroeléctricas y termoeléctricas en 2012 y $1237 millones para “proyectos mayores en emergencia para el SEN” en 2014.

Mientras que el Ministerio de Industrias, por su parte, recibió entre 2005 y 2015 hasta 11.869 millones de dólares por financiamiento del Fonden para proyectos relacionados con la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y otras industrias básicas, entre ellos 1869,23 millones de dólares asignados a Sidor para adquisición de materia prima, inversiones, actualización tecnológica, entre otros. 

Salud en coma e ignorada

Y aunque entre los objetivos principales de Fonden estaba financiar proyectos relacionados con la salud, el sector fue uno de los menos priorizados por el Gobierno a la hora de asignar recursos. Entre los 15 proyectos que, en teoría, serían ejecutados con los $2868,86 millones asignados, destaca la construcción de seis hospitales especializados y complejos farmacéuticos.

El informe señala que entre 2009 y 2010 fueron asignados 186,51 millones de dólares para recuperación, reparación y construcción de centros asistenciales a escala nacional; otros $136,59 millones aprobados en 2013 irían destinados a la contratación colectiva del sector salud y aumentos salariales; mientras que en 2014 se asignaron $318,26 millones para cubrir gastos de funcionamiento y dotación de insumos en hospitales y ambulatorios adscritos al Ministerio de Salud. 

Sin embargo, desde 2015 Venezuela vive una emergencia humanitaria compleja, documentada por ONG y organismos internacionales, con un impacto especial en la crisis hospitalaria, caracterizada desde entonces por la escasez de insumos, cierre de servicios, deterioro de la infraestructura y falta de personal debido a la migración y los bajos salarios.

Presupuesto paralelo para evitar contraloría

En el informe la ONG Transparencia Venezuela advierte que, desde su creación, el Fonden ha sido utilizado como un “presupuesto paralelo” al servicio del Presidente de la República, a través del cual se han manejado miles de millones de dólares provenientes del BCV y Pdvsa, sin escrutinio público y violando la prohibición constitucional de gastos públicos fuera del presupuesto nacional autorizado por el Parlamento.

Transparencia Venezuela, basándose en balances financieros de Pdvsa y el BCV, calcula que en sus primeros 13 años de existencia el Fonden recibió al menos 145.008 millones de dólares de ambos organismos. Para abultar y sostener su “caja chica”, el gobierno de Hugo Chávez impulsó varias modificaciones legales para que ambos organismos aumentaran su porción de aportes al Fonden, evitando mecanismos de control.

Y, ante la caída de los precios del petróleo y la producción durante el primer mandato de Maduro, su gobierno se ha dado a la tarea de buscar nuevos aportes mediante los decretos de emergencia económica y créditos adicionales aprobados inconstitucionalmente por el Tribunal Supremo de Justicia.

La ONG estima que solo en 2020 al Fonden le fueron asignados al menos 92,28 billones de bolívares (equivalentes a 210 millones de dólares) en créditos adicionales para, según las gacetas oficiales analizadas, financiar proyectos como mantenimiento y recuperación de los sistemas de salud, eléctrico e hídrico, fortalecer las políticas de vivienda y hábitat, entre otros.

Aunque, tal como ha ocurrido durante los 16 años de existencia del Fonden, la opacidad es la norma. Las gacetas donde se mencionan las fuentes de financiamiento son muy genéricas, siendo “gestión fiscal” la más común, sin más detalles.


Participa en la conversación