Voceros del Foro Cívico valoran los avances que se han registrado en torno a las garantías para las próximas elecciones, aunque admiten que la recuperación del voto en Venezuela es un objetivo que se logrará paulatinamente.

Caracas. El Foro Cívico, agrupación de organizaciones de la sociedad civil, reiteró este miércoles que las elecciones regionales y municipales del próximo 21 de noviembre (21-N) son una oportunidad para que los venezolanos recuperen la confianza en el voto como un mecanismo de cambio dentro de la sociedad.

En una rueda de prensa que contó con la participación de varios voceros, el Foro Cívico hizo una valoración positiva de lo que será la presencia de diversas instancias de observación internacional en el país. Explicaron que con la presencia de organizaciones como la Unión Europea (UE), las Naciones Unidas (ONU), y la posibilidad de la presencia del Centro Carter, se envía un mensaje de confianza a la población.

Eugenio Martínez, periodista y experto electoral, destacó durante su intervención que la pérdida de las garantías electorales en Venezuela se registró en un “proceso paulatino” que duró aproximadamente 20 años. Basado en esto, instó a la población a entender que “no se puede esperar que de la noche a la mañana se va a recuperar todo lo que se perdió, pues la recuperación también será un proceso paulatino”.

Martínez explicó que durante el año 2020 el debate sobre las garantías electorales se centró en cinco condiciones generales, las cuales se han ido recuperando poco a poco: nuevas autoridades electorales, los derechos asociados a la participación en elecciones, la auditoría del nuevo sistema de votación, la revisión de los últimos movimientos electorales, y la observación nacional e internacional calificada.

Se han visto avances en áreas como el derecho a la participación, en las que se han hecho esfuerzos para solucionar el tema de los partidos intervenidos. Quizás el caso más emblemático sea la habilitación de la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para las elecciones, dijo.

A juicio de Martínez, todavía queda mucho camino por recorrer para la plena garantía de los derechos de participación. Destacó la actual estrategia de inhabilitar a candidatos del chavismo disidente como un aspecto negativo: “La estrategia que se empleó desde 2002 para apartar a dirigentes de la oposición ahora se está empleando contra el chavismo disidente como pudimos ver en el estado Portuguesa”.

Los observadores externos

La presencia de observadores internacionales en distintos formatos para estas elecciones es un hecho importante, resaltó Héctor Vanolli, director del Observatorio Global de Comunicación y Democracia (OGCD), en su opinión es una “ventana que se abre al mundo”, para que la comunidad internacional pueda efectuar “un seguimiento minucioso del proceso electoral en Venezuela”.

Se puede decir que las Misiones de Observación Electoral y otras expresiones que van a estar en Venezuela son los ojos calificados de la comunidad internacional para hacer seguimiento cercano al evento. Esto es además importante por los efectos que tienen en el país, pues su presencia incrementa la confianza pública y en consecuencia puede que actúe como un estímulo adicional a la población para participar, comentó.

Beatriz Borges, directora del Centro de Justicia y Paz (Cepaz), leyó un comunicado en nombre del Foro Cívico en el que hacen un llamado a los actores nacionales a ejercer sus roles con compromiso y responsabilidad para “posibilitar las transformaciones necesarias para el restablecimiento pleno de los derechos políticos de los venezolanos”.

El documento también señala que con la participación el 21-N, el Foro Cívico aspira a que se construyan “las bases de las transformaciones necesarias para enrumbar el país hacían un porvenir claro, conjunto y seguro de paz, bienestar y progreso para todos los venezolanos”.

El 21 de noviembre nuestro voto es por la restauración del derecho a elegir nuestro futuro, nuestro voto es por la democracia, expresó Borges.


Participa en la conversación