La dirigencia del ente federativo aseguró que el torneo rentado de la Primera División se disputará en algún punto del 2020, si bien hay detalles todavía por concretar sobre todo en cuanto a la realización de pruebas del COVID-19 en algunos clubes.

Caracas. Una misiva de la FIFA que fue divulgada ampliamente en redes sociales y en algunos medios encendió las alarmas sobre una posible agudización del conflicto o, en el mejor de los casos, el cruce de comunicaciones entre la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) y la Liga Futve.

En la carta, el máximo organismo del balompié mundial desconoció a la Liga Futve como organizador de los torneos venezolanos y ratificó la autoridad de la FVF para tal fin, so pena de sancionar a Venezuela con una eventual desafiliación en caso de injerencia sobre las acciones del único ente deportivo que tiene reconocimiento internacional en materia futbolística.

La FVF por intermedio del dirigente Daniel Pérez aclaró que, efectivamente, el despacho de Sabana Grande es legalmente el único organizador del torneo de Primera División, aunque descartó un «impasse» con la Liga Futve, si bien jurídicamente no existe para la FIFA.

Lee también
Las sanciones a Tigres y Magallanes: el otro dolor de cabeza de la LVBP

En declaraciones para el espacio Se Habla Deportes, Pérez aseguró que no existe riesgo de desafiliación por injerencia u otros motivos y recalcó que la Liga Futve es una asociación de clubes que tiene representantes en las diversas reuniones donde se discute el tema del inicio del campeonato 2020. El federativo señaló que la propuesta de jugar el torneo en Carabobo y Yaracuy es la que es más factible de concretarse.

¿Y los recursos económicos? Pérez indicó que la FVF costeará 77 % del arbitraje y que solo faltan por concretar además de fecha, sedes y formato el compromiso de algunos clubes para realizar las pruebas del COVID-19 y llevar adelante los protocolos sanitarios acordados antes del inicio del torneo. Además, el directivo recordó que hay algunas oncenas que no han retomado los entrenamientos y la idea es jugar bajo «ciertas condiciones de igualdad».

El próximo martes 14 de julio está agendada una nueva reunión con representación de los clubes donde se espera que se concrete o se avance en los temas pendientes para que el fútbol vuelva a las canchas venezolanas.


Participa en la conversación