Guaidó ofrece acuerdo que facilite el levantamiento condicionado de sanciones y garantías al chavismo

acuerdo de salvación nacional

Juan Guaidó presentó una nueva hoja de ruta para intentar aglutinar a la oposición democrática e impedir un deslave en la recién creada Plataforma Unitaria, denominada “Acuerdo de Salvación Nacional”. Prevé un cronograma electoral integral, entrada de ayuda humanitaria y vacunas contra la COVID-19, garantías para la oposición y el chavismo, y acompañamiento internacional. Embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, expresó su apoyo a la propuesta vía Twitter.

Caracas. En las últimas semanas el oficialismo volvió a tomar el control de la iniciativa política con acciones unilaterales como la casa por cárcel a los seis ejecutivos de Citgo, la compra de vacunas contra la COVID-19 a través del mecanismo Covax, la admisión del asesinato de dos civiles y un militar a manos de funcionarios del Estado, la instalación de mesas de diálogo con actores diversos desde la Asamblea Nacional instalada en enero y, más recientemente, la designación de un Consejo Nacional Electoral acordado con algunos factores de la oposición y de los partidos de la Mesa de Diálogo Nacional.

La respuesta de Juan Guaidó y la oposición tradicional conglomerada en torno suyo ha tenido varios episodios: primero la instalación de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional como espacio institucional que le permitiera mantener su vigencia e interlocución internacional. Luego anunciar la creación de la Plataforma Unitaria como espacio de diálogo y acuerdo interno entre partidos, gremios, y demás actores de la sociedad civil. Y hoy anunció un “Acuerdo de Salvación Nacional” que consta de cuatro puntos con los que busca frenar la ola de entusiasmo cauteloso –y posible deslave de la Plataforma Unitaria– que generó en muchos dirigentes opositores y partidos el refrescamiento del Poder Electoral.

Del mantra a la salvación nacional

Desde 2019 cuando Juan Guaidó se juramentó como presidente encargado en aplicación del artículo 233 constitucional, con el aval de la Asamblea Nacional y el reconocimiento de 60 países democráticos del mundo, el dirigente ha presentado al menos cinco hojas de ruta para lograr la salida de la crisis multisectorial venezolana.

El mantra de los tres pasos (cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres), Operación Libertad, el Gobierno de Emergencia Nacional como eje de una transición, el Pacto Unitario y ahora el Acuerdo de Salvación Nacional.

Si bien la cantidad de propuestas habla de la insistencia en ofrecer alternativas de salida a la crisis, habla también de lo fallidas que han resultado a la postre. A veces por errores internos de la oposición, y otras por una combinación de estos con las maniobras orquestadas desde Miraflores y los demás poderes bajo su control.

Los cuatro puntos del acuerdo

En un video difundido este martes en sus redes sociales, Guaidó habló de la necesidad de un acuerdo para salvar a Venezuela, pero “no cualquier acuerdo o negociación que mantenga todo igual, o que cambie espejos por algunos cargos”, sino de un acuerdo “entre las fuerzas democráticas representadas por el gobierno interino, la Asamblea Nacional legítima, la Plataforma Unitaria, los actores que sostienen al régimen y la comunidad internacional, especialmente las potencias internacionales”.

Ese acuerdo consta de cuatro elementos, que en líneas generales coinciden en mayor o menor medida con las rutas ya intentadas, e incluye elementos del Marco para la Transición a la Democracia presentado por el departamento de Estado de Estados Unidos en abril de 2020. El Acuerdo para la Salvación Nacional presentado este 11 de mayo por Guaidó establece:

  1. “La convocatoria de un cronograma de elecciones libres y justas: presidencial, parlamentaria, regionales y municipales con observación y respaldo internacional.
  2. La entrada masiva de ayuda humanitaria y vacunas contra la COVID-19.
  3. Garantías democráticas para todos los actores: las fuerzas democráticas y el chavismo, con mecanismos para la reinstitucionalización de Venezuela, la liberación de los presos políticos, el regreso de los exiliados y justicia transicional.
  4. El compromiso de la comunidad internacional para lograr esta recuperación y ofrecer incentivos al régimen, incluyendo el levantamiento progresivo de sanciones, condicionado al cumplimiento a estos objetivos fundamentales del acuerdo”.
Mensaje ambiguo sobre la participación en las regionales

En el mensaje, Guaidó reconoce que la administración de Nicolás Maduro no se ha ganado la confianza de la gente, pero cree que la instrumentación de este acuerdo, con las condiciones incluidas, sí será posible si se logra la suficiente presión interna y externa para instalar una negociación que incorpore a los aliados internacionales, garantías para todos los actores y mecanismos que impidan al oficialismo evadir su cumplimiento. Como ocurrió con la negociación encabezada por el Vaticano en 2016.

“La dictadura buscará seguir creando negociaciones paralelas y parciales para dar supuestas concesiones, dividir a la oposición, bajar la presión internacional”, dice el presidente de la Comisión Delegada de la AN, instalada tras la reforma del Estatuto para la Transición.

Sin embargo, en un mensaje bastante ambiguo, Guaidó ratifica la posición enarbolada por la Plataforma Unitaria desde hace varias semanas de desconocer de plano el nuevo directorio electoral, al que califica de “impuesto CNE”, pero le tiende la mano a “todos los liderazgos que ven en este hito una oportunidad” para luchar por verdaderas condiciones, para estar organizados y movilizados.

“Buscarán dividirnos convocando elecciones regionales y municipales, plantearnos un falso dilema con este impuesto CNE que no reconocemos y hoy controla. Ese escenario nos debe encontrar unidos. Para que juntos evaluemos y decidamos en unidad cada escenario que nos plantea el régimen. Estoy convencido de que proteger y rescatar espacios es muy importante, pero sin caer en las mentiras del régimen”, afirmó sin decir finalmente si apoyará a quienes se postulen o no.

Zanahoria y garrote para la oposición

En la misma línea de las ambigüedades Guaidó le habló a Henrique Capriles –sin mencionarlo– y salió al paso de alguna manera a la propuesta presentada ayer por Primero Justicia de legitimar el liderazgo opositor.

Primero abrió un camino: “A todos los que tienen aspiraciones legítimas en el país, incluyendo a los que ya lideraron a la oposición durante varios años: aspirar el liderazgo es legítimo y democrático. Yo estoy dispuesto a construir y participar en cualquier mecanismo que permita construir la mayor y mejor unidad posible que legitime nuestra lucha”.

Y acto seguido dinamitó el camino por donde debía darse el acercamiento con esos actores que fueron determinantes en el resultado de la negociación que conllevó a designar al nuevo CNE, al afirmar: “Pero conspirar con la dictadura para legitimarse mutuamente como tiranía y oposición leal a esa tiranía no conduce a la libertad, sí a la sumisión y normalización de la tragedia”.

James Story le da otro espaldarazo a Guaidó

Un par de horas después de publicado el mensaje de Guaidó en sus redes sociales, James Story, embajador de Estados Unidos para Venezuela (radicado en Bogotá, Colombia por la ruptura de la relación entre Nicolás Maduro y la Casa Blanca), dio un nuevo espaldarazo al liderazgo de Guaidó.

En un hilo de mensajes publicados en su cuenta Twitter, Story expresó el apoyo a «los esfuerzos de Juan Guaidó y oposición venezolana (sic) para restaurar de forma pacífica la democracia en Venezuela a través de elecciones presidenciales y parlamentarias libres».

El diplomático afirmó que la solución a la crisis venezolana «es un acuerdo comprensivo» que permita a los venezolanos decidir en elecciones. Recalcó además que las condiciones mínimas para las elecciones no son solamente técnicas, sino que «incluyen la liberación incondicional de los presos políticos, mayor acceso a ayuda humanitaria, libertad de prensa, rehabilitación de partidos políticos y políticos». También abogó por «el cese de los ataques contra la sociedad civil».

Las palabras de Story ratifican la continuidad del apoyo de Estados Unidos, ahora bajo la administración de Joe Biden, a la oposición liderada por Guaidó, y adelanta que ese país seguirá presionando «para lograr avances concretos en estas áreas».


Participa en la conversación