María Eugenia Castro, de 37 años, tenía cinco días desaparecida. Su cuerpo presentaba  un disparo en el pecho, heridas por arma blanca y tenía las manos, y pies atadas.

Caracas. Los ojos de María Briceño se aguaron apenas recordó la forma en que mataron a su hermana, María Eugenia Castro. No le salieron las palabras para referirse a ella, prefirió guardar silencio por unos minutos para aguantar el llanto y después soltó que era una guerrera, quien había criado a los seis hermanos luego del fallecimiento de su madre.

María Eugenia, de 37 años, estuvo cinco días desaparecida. La mañana de este domingo les avisaron a sus familiares que su cadáver se encontraba en un barranco del sector La Colina, en El Hatillo. La búsqueda por hospitales, comisarías e incluso en la morgue de Bello Monte, había terminado tras esa noticia.

El cuerpo lo vio una vecina que barría su casa y en seguida alertó a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Unas primas, luego de oír algunos rumores, se acercaron hasta el sitio para verificar que se trataba de ella. Tenía un tiro en el pecho, varias heridas producidas por un arma blanca, sus manos y pies estaban atados, y alrededor del cuello cinta plástica.

“No sabíamos nada de ella desde el martes en la noche. Mis hermanos la buscaron en varios sitios y nada. Ya las autoridades sabían y el domingo cuando mis hermanos fueron a la morgue les dijeron que había un cadáver en El Hatillo, que podía ser ella, pero ya mis primas estaban en el sitio reconociéndola”, explicó María.

Lee también
Balacera de la GNB dejó un muerto y seis heridos en estación de servicio en Aragua de Barcelona
IMG_20160718_094147 copy
La víctima dejó huérfanos a nueve hijos, el menor tiene un año

La víctima trabajaba como ayudante de cocina en un restaurante de El Hatillo, muy cerca de su casa. Crió a sus nueve hijos sola, a quienes cuidaba una prima mientras ella laboraba.

“Desde pequeña mis mamá nos enseñó a cocinar, ella era cocinera, y la ayudábamos, por eso ella siempre trabajó de eso. En ese restaurante estaba desde diciembre”, soltó su hermana.

Descartó que María Eugenia tuviera problemas con una expareja, o algún compañero de labores. Vivía en la comunidad de El Calvario, muy cerca del comercio donde trabajaba.

En lo que va de año van 94 mujeres asesinadas, en el área metropolitana de Caracas, según conteo extraoficial. En menos de 24 horas se conoció de la muerte de dos féminas; Katherine Huerta, de 24 años, quedó en la línea de fuego en el bulevar Sabana Grande, el domingo en la noche, cuando se produjo un enfrentamiento entre funcionarios y antisociales. Trascendió que había salido a comprar comida.

Durante este fin de semana fueron ingresados, al menos, 49 cadáveres a la medicatura forense de Bello Monte, de acuerdo con fuentes no oficiales.

Fotos: Yohana Marra


Participa en la conversación