Industriales y AN redactan Ley de Propiedad Intelectual para sustituir una que se quedó anacrónica

ley de propiedad intelectual

En agosto un grupo de expertos aseguró que la propiedad intelectual es otro derecho que se vulnera en el país. El abogado Franklin Hoet señaló en ese momento que la Asamblea Nacional llevaba a cabo la reforma de esta Ley de Propiedad Industrial “en secreto”.

Caracas. La Ley de Propiedad Industrial de Venezuela es de 1955, desde entonces han transcurrido 64 años en que la innovación y la tecnología dominan los mercados globales. Sin embargo, los industriales venezolanos están lejos de formar parte de esa tendencia debido a un marco jurídico que se quedó anacrónico y que, aseguran, ni los protege, ni los incentiva a investigar.

En el foro “Hacia una actualización de la Propiedad Intelectual en Venezuela, ¿tendremos nueva ley?” organizado por Conindustria, expertos señalaron la urgencia de tener una nueva legislación en la que trabajan desde hace un año junto con la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Asamblea Nacional.

El presidente de Conindustria, Adán Celis, sostiene que no existe ningún interés por parte del Gobierno de estimular la investigación, ni el desarrollo. A pesar de que los industriales contribuyen con un porcentaje de sus ingresos que sería destinado a proyectos científicos, el vocero asegura que esa retención “no se va a ningún lado”.

Nosotros queremos que ese porcentaje se vea reflejado en los procesos de mejoras científicas y mejoras a la industria, eso se sigue descontando, pero va al fisco del Gobierno, dice.

Por otro lado, Celis agrega que existe “un avance importante” en la ley de Propiedad Intelectual en la que trabaja la comisión del Parlamento.

Lee también
Las ventas en el sector industrial han caído 80%

La ley vigente no ofrece suficiente protección a las empresas venezolanas, lo que genera que no inviertan lo necesario en la creación de nuevos productos que, de acuerdo con Juan Pablo Olalquiaga, director de Conindustria, harían falta para compensar la balanza comercial en el futuro.

Francisco Astudillo, consultor de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) y profesor universitario, refirió que Venezuela necesita una ley de propiedad intelectual que permita investigar e innovar. Además, recordó que 3,3 % del PIB anual es lo que en promedio destinan los países en investigación y desarrollo. “En Venezuela no se puede patentar, nadie va a generar investigación, si no hay derecho a la propiedad”, dijo. A juicio del experto, la industria del diseño estimula la creatividad en la población.

En agosto un grupo de expertos aseguró que la propiedad intelectual es otro derecho que se vulnera en el país. El abogado Franklin Hoet señaló en ese momento que la Asamblea Nacional llevaba a cabo la reforma de esta Ley de Propiedad Industrial “en secreto”.

Países como Alemania, Estados Unidos o Inglaterra potencian este sector que genera ingresos importantes a su PIB anual. Para 2050 Alemania aspira que todos los vehículos sean eléctricos, por ejemplo. Un debate que luce imposible en la Venezuela actual, sumida en emergencia humanitaria compleja y en recesión económica desde hace más de cinco años. El panel hizo énfasis en que hoy las empresas deben tener una gran capacidad tecnológica y de producción que les permita competir en el mercado mundial. En un estudio de Global Innovation Index 2019 Venezuela no figura en los países que se dedican a innovar, el ranking en América Latina lo encabeza Chile, seguido de Costa Rica y México.

Lee también
Conindustria: El progreso no está en la importación de productos

Las mayores solicitudes de patentes en el mundo provienen del campo de la tecnología médica, transporte, medicinas, entre otras. En la Unión Europea las empresas relacionadas con la propiedad intelectual aportan 45 % al Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa unos 6,6 millones de euros, según refirió Francisco Astudillo consultor de la OMPI.

Rusia y la venta de Armas a Venezuela

“Somos un comprador compulsivo de armas rusas”, explica el miembro de la OMPI. Las exportaciones de Rusia hacia Venezuela, especialmente de armamento, generaron que en 2009 Moscú hiciera firmar a las autoridades un convenio de propiedad intelectual para preservar los productos que vende al país.

En 2018 las exportaciones rusas de armamento cayeron 17 % respecto al periodo 2009-2013. La disminución se debió a las cancelaciones en las compras de India y Venezuela, dos de sus principales clientes. Aude Fleurant, directora del Programa de Gastos Militares y Armas del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (Sipri, por sus siglas en inglés) explicó que el impacto de la crisis económica desencadenó en una «notable» caída en su compra de armamentos.

De acuerdo con un informe de Sipri, emitido en marzo de este año, la compra de armas de Venezuela —que fue el mayor importador en América del Sur entre 2009 y 2013— disminuyó 83 % debido a la crisis económica. «Venezuela fue por años un cliente muy importante de Rusia, uno de los pocos compradores de sus armas en América Latina. Ahora, con la crisis económica allí, la hiperinflación y la situación política, muchos contratos se han postergado o cancelado, y esto ha influido de forma negativa en las exportaciones de armas rusas», dijo Fleurant, según reseñó BBC.

Lee también
Las ventas en el sector industrial han caído 80%

Participa en la conversación