Pacientes trasplantados denuncian que les entregan menos pastillas de las que deben tomar. Pueden llegar a estar más de diez días seguidos sin parte del cóctel de medicinas que ingieren a diario.

Caracas. A la farmacia de Alto Costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) acuden a diario pacientes a los que en alguna etapa de su vida les han trasplantado algún órgano. Van a ese centro para adquirir los fármacos correspondientes para cada patología. Pero hoy, frente a ese local, varios de ellos protestaron y dieron a conocer la situación que enfrentan: más de 3.500 venezolanos no reciben a tiempo los tratamientos y además les están dando menos dosis.

Ante esas circunstancias dijeron que viven en una sola angustia, pues no tienen la certeza de saber si van a contar con su tratamiento. Pueden llegar a estar más de diez días seguidos sin parte del cóctel de medicinas que ingieren a diario.

Roberto De Santis hablaba con rigidez y soltura. Sin embargo, es uno de los pocos pacientes que ha soportado dos trasplantes de riñón. “En el año 1996 fue mi primera donación. La operación fue en el hospital Pérez Carreño, cuando el sistema de salud público servía. El año pasado, a raíz de que mi cuerpo rechazó el órgano me hicieron otro trasplante, que fue por cuenta propia en una clínica privada”, relató.

Luchan por la vida

Llovizna y luego un sol inclemente fue el clima que acompañó la concentración. Con todo, los afectados no se movieron del lugar para exigir y hacer saber las precarias condiciones que afrontan cada vez que en la farmacia les dan el medicamento. Ahora les reducen la cantidad de pastillas o simplemente les dicen que la medicina que buscan no existe en el país.

“Para mi trasplante del año pasado tuve que conseguir el dinero por mi cuenta e ir a una clínica privada, porque en ningún hospital del país los hacen. Fue costosísimo pero ahora es casi imposible conseguir los tratamientos”, lamentó De Santis.

Francisco Valencia, presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida, (Codevida) informó que él junto a todos los pacientes, presentarán una propuesta a la Asamblea Nacional para que sea interpelado el director del IVSS, Carlos Rotondaro.

Lee también
Zulianos cazan animales silvestres para sobrevivir en medio de la pandemia

Valencia denunció que hace tres semanas llegaron 21.000 cajas de medicamentos. «No obstante, ni una caja sido distribuida entre las farmacias de Alto Costo en el país».

“Nosotros nos merecemos una mejor calidad de vida. Ya basta de que tengamos que seguir protestando para que nos vendan una caja de un medicamento que necesitamos de por vida. Señor Rotondaro, usted es responsable de lo que le pueda pasar a los trasplantados”, enfatizó Valencia.

“Nosotros venimos aquí a retirar nuestros medicamentos con una dosis que nos indica el médico y la gente del Seguro Social, a su criterio, nos cambia la cantidad de la dosis. Entonces, ¿quién es el médico? ¿Rotondaro es militar o nuestro médico trasplantólogo?”, se preguntó uno de los pacientes que no quiso revelar su nombre por seguridad.


Participa en la conversación