Selva Llovera, tía del estudiante de la Universidad Metropolitana Juan Pablo Pernalete Llovera, de 20 años, denunció que un funcionario de la GNB le pegó una lacrimógena en el pecho y le produjo la muerte, en Altamira.

Caracas. Selva Llovera, tía de Juan Pablo Pernalete Llovera, llegó con su pelota de baloncesto a la morgue de Bello Monte. Iba a terminar los trámites por el resto de la familia, pues su cuerpo ya se encontraba en la funeraria del Cementerio del Este.

“Esta era su única arma”, dijo señalando el balón. Y es que el joven de 20 años asesinado la tarde del miércoles 26 de abril, en una manifestación en Altamira, era jugador de baloncesto e incluso becado en la Universidad Metropolitana (Unimet), donde cursaba segundo semestre en Contaduría Pública.

La tía del joven no se separó del balón de baloncesto, pues él era amante de este deporte

Desde que estudió en el Colegio María Santísima de El Marqués practicaba este deporte, e incluso viajó a España y Chile. Era hijo único.

Esto no puede seguir así, no puede ser que los jóvenes mueran por protestar. Ellos creen que esto es un juego, pero no, están matando gente. Él solo quería vivir en un país libre, soltó.

Su tía se enteró de su muerte por las redes sociales y aunque quería creer que era un rumor, el alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, llamó a la madre de la víctima para confirmarle la mala noticia.

Juan Pablo recién comenzaba a asistir a las marchas opositoras. La convocada este miércoles 26 de abril, hasta la Defensoría del Pueblo, era entre su cuarta y quinta asistencia, aunque su familia le pedía que no fuera.

Juan Pablo era hijo único

Mientras se encontraba en Altamira, a la altura de la Torre Británica, hubo represión a los marchistas y un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), según denunció su tía, disparó una bomba lacrimógena directo a su pecho, provocándole la muerte.

[irp posts=»53193″ name=»Bomba lacrimógena mata a joven en Altamira»]

Llegó sin signos vitales al ambulatorio de Salud Chacao y aunque los médicos trataron de reanimarlo por más de 30 minutos, a las 3:26 p. m. supieron que no había más nada que hacer. Había muerto.

“Fue un impacto muy fuerte que le destrozó el corazón, le disparó desde muy cerca”, comentó la tía. En su bolso solo tenía su bandera, una gorra y el salmo 91, añadió.

El Ministerio Público informó a través de una nota de prensa que ya le habían hecho la autopsia a Juan Pablo, aunque no concretó la causa de su muerte. El alcalde Muchacho sostuvo el pasado miércoles que presumían que la causa de muerte era traumatismo toráxico.

“Le daba miedo salir y que lo mataran, por eso decidió marchar. La única arma de mi sobrino era el básquet, ayer (miércoles) le quitaron todos sus sueños. La rabia que siento es horrible, la indignación es muy fuerte”, indicó su tía.

Añadió que era un muchacho sano, pendiente del baloncesto, los estudios, el gimnasio y pasear a sus cinco perritos a las 4:00 p. m. Además en sus redes sociales se describió como «youtuber», pues hacía videoblogs.

“Esto es un dolor muy fuerte para la familia, tengo una gran decepción por el Gobierno. Él solo quería vivir su juventud aquí, no quiero que su muerte sea en vano”.

De acuerdo con la Fiscalía, han muerto 29 personas durante las manifestaciones, o en sus adyacencias, y en hechos derivados de ellas, como las ocho víctimas que fallecieron por electrocución durante los saqueos de la calle Cagijal de El Valle.

Fotos cortesía: Darvinson Rojas/cortesía


Participa en la conversación