Kobe Bryant, su primo vinotinto, la carta de Greivis y la anécdota de “Mamá Osa”

Kobe Bryant

El astro estadounidense de los tabloncillos influenció a numerosos jugadores vinotinto, en especial a los que tuvieron la fortuna de enfrentarlo o que, incluso, tuvieron una relación con el histórico camiseta 8 y 24 de los Lakers.

Caracas. La inspiración que transmitió Kobe Bryant a lo largo de su brillante carrera en la NBA es compartida por la mayoría de los jugadores y entrenadores que pasaron recientemente por la Vinotinto de baloncesto.

El inigualable talento del malogrado atleta fallecido apenas a los 41 años y, sobre todo, la ética de trabajo, la caballerosidad y el respeto que solía mostrar por sus rivales y colegas dentro y fuera del tabloncillo eran los atributos que más resaltaban del nativo de Filadelfia.

Ese don de gente del cinco veces campeón con los Lakers, dos veces MVP de la final y doble campeón olímpico con Estados Unidos –entre muchos otros logros– es lo que siempre solían resaltar los pocos privilegiados vinotinto que lo conocieron, bien sea por enfrentarlo en la cancha o hasta por tener una relación con el “Black Mamba”.

El que puede hablar con propiedad de la personalidad de Bryant, porque compartió parentesco con él –primos–, es el escolta John Cox, quien nació en Caracas. Cox fue interrogado múltiples veces por el vínculo, y durante los Juegos Panamericanos de 2015 describió la relación como “buena, sólida y cercana”, definición fácilmente comprobable a juzgar por las numerosas fotos juntos y los frecuentes comentarios de orgullo del astro con respecto a la carrera del venezolano-estadounidense.

Kobe Bryant
Kobe Bryant con su hija y su primo John Cox.

Uno de los que enfrentó con la selección y con sus equipos en la NBA a Bryant fue Greivis Vásquez. El caraqueño pudo expresarle al camiseta 8 y 24 la admiración que sentía en una carta que le entregó personalmente antes de su retiro en 2016. “Mucha gente pensaba que eras déspota y arrogante, pero para mí, tu actitud siempre fue de superación. Siempre confiaste en tu talento y por eso siempre me identifiqué contigo”, escribió Vásquez a su ídolo.

Lee también
La Vinotinto femenina mostró una sólida defensa en empate con Argentina

Oscar Torres fue otro de los criollos que pudo jugar contra Kobe en la NBA cuando vistió la camiseta de los Houston Rockets. Y Gregory Vargas también se midió con Bryant cuando militaba en el Maccabi Haifa, y el equipo turco chocó en la pretemporada de 2015 con los Lakers en el Staples Center de Los Ángeles. En ese duelo, Vargas repartió 11 asistencias y recibió la felicitación de “Mamba”.

Kobe Bryant
Kobe Bryant con Gregory Vargas.
El Preolímpico de Las Vegas 

Bryant defendió varias veces la camiseta de su país y en 2007 disputó un choque contra Venezuela en el Preolímpico de Las Vegas, justa clasificatoria a los Juegos Olímpicos Pekín 2008.

Como es de suponer, el quinteto estadounidense –en el que también estuvieron LeBron James y Carmelo Anthony– arrolló a la Vinotinto de Néstor Salazar 112-69, con contribución de 14 puntos de Kobe.

En aquel juego celebrado en el Mack Center de la Universidad de Nevada, “Mamá Osa” –como se le conoce al coach venezolano– presenció un par de muestras de la entrega y el amor por la camiseta de Bryant que luego le sirvieron para motivar a los quintetos que dirigió.

“Siempre les cuento la anécdota de Kobe Bryant, la estrella de los Lakers. Cuando fue a la sesión de presentación y se probó la camisa de su equipo nacional lloró. En el Preolímpico 2007, Estados Unidos nos ganaba por una ventaja amplia y al final del partido una pelota iba a salir por la raya y Bryant se lanzó para salvarla. En ese momento me volteé hacia el banco y les dije a los jugadores: ‘Este hombre gana todo el dinero del mundo y fíjense lo que hace por el conjunto de su país”, recordó Salazar en declaraciones al periodista William Brito.

Lee también
La Vinotinto femenina mostró una sólida defensa en empate con Argentina

La historia del entrenador venezolano tan solo es una muestra de las sensaciones que transmitió Bryant a los afortunados que lo vieron en un tabloncillo. Se fue muy temprano, pero perdurará su legado, incluso entre los vinotinto por venir.


Participa en la conversación