La cola para cedulación por primera vez en Plaza Caracas se hizo en el sótano con poca luz y sin distanciamiento

En otras sedes del Saime como Los Ruices, San Bernardino y Las Mercedes, las colas eran muy extensas, mientras que en las oficinas del Ipsfa y Parque Central no comenzaron la jornada de cedulación para menores de edad por presuntas fallas técnicas. Se tiene previsto que este operativo finalice el 26 de marzo.

Caracas. «Los niños están cansados y algunos ni han comido«, repitió con preocupación Marta Pérez en la cola para sacarle la cédula por primera vez a su hija. En el sótano de Plaza Caracas, con calor y a oscuras, los padres no se daban por vencidos porque no querían volver a sus casas sin el documento. El Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) estableció la 1:00 p. m. como hora de cierre, pero por la cantidad de personas, no parecía suficiente para atenderlos a todos.

En un pasillo largo, con poca iluminación, con humedad y algunas esquinas malolientes es donde el personal del Saime, funcionarios de la Guardia Nacional (GNB), Policía Nacional Bolivariana (PNB) y sujetos no identificados con camisas y gorras rojas organizaron la cola este lunes 25 de enero para el trámite de cedulación por primera vez en la sede principal del ente, ubicado en Plaza Caracas.

En un principio, la cola se formó en la calle, según contaron las personas que estaban ahí desde antes de las 6:00 a. m., y después los movieron para el sótano. La fila de personas llenó de par en par el pasillo que está justo debajo de la oficina del ente. No había distanciamiento físico, no era un lugar abierto y algunos no usaban correctamente el tapabocas; todas medidas de bioseguridad que deben tomarse para prevenir contagios de COVID-19.

Foto: Gleybert Asencio

Los pocos bombillos que hay en ese lugar los han puesto los propietarios de los negocios que aún sobreviven en ese sótano. Una trabajadora de una óptica agregó que, incluso, los vendedores son quienes se encargan de limpiar, porque es un espacio abandonado, así que se cuestionó si los mismos trabajadores del Saime se van a encargar de limpiar el área cuando terminen con el operativo.

El Saime anunció semanas atrás que esta jornada sería especial para los niños a partir de los 9 años de edad y publicaron en las redes sociales una lista con 100 oficinas a nivel nacional que estarán habilitadas hasta el 26 de marzo, fecha en que finaliza el operativo. Mientras tanto, las renovación de cédulas por vencimiento o extravío siguen paralizadas hasta nuevo aviso.

Foto: Gleybert Asencio
Las colas en las otras oficinas

«El proceso es lento. Tengan paciencia. Tienen varios días para venir a hacer este trámite«, repetía un trabajador de la oficina San Bernardino a las madres que esperaban con sus hijos.

Las mismas mujeres le gritaban al trabajador que no podían perder otra mañana de trabajo. Si ya estaban ahí, preferían aguantar, pero les daba miedo que el tiempo no fuera suficiente y se quedaran por fuera. La mayor queja que tenían era ver cómo pasaban personas sin hacer cola porque simplemente saludaban a algún empleado del Saime.

En San Bernardino la tensión estaba a flor de piel. Los representantes decían que si no los atendían iban a tener que protestar. Manifestaron que vieron niños con discapacidad que hacían la cola y no les daban prioridad, que los niños estaban sin comer, llevando sol y la organización era pésima a pesar de ser un operativo que tenían días anunciando.

Cada madre tenía una preocupación diferente:

«Vengo desde Valencia y quería aprovechar porque tengo que hacerme un examen en una clínica cercana y sacarle la cédula al niño. No puedo venir varias veces a Caracas porque tengo que ahorrar gasolina«, manifestó Claudia López.

«Soy del sector salud. Trabajo todos los días sin descanso. No puedo pedir otro día libre para venir con la niña a sacarle la cédula«, dijo Mariela.

«Necesito sacarle la cédula a mi hijo para poder viajar. Aquí lo que hacen es jugar con uno. Cómo es posible que si hay tanta gente en la cola, entonces trabajen hasta la 1:00 p. m.«, señaló Adriana Guerra.

Foto: Gleybert Asencio

En donde sí protestaron fue en el Los Próceres, para el acceso a la oficina del Saime ubicada en el Ipsfa. La denuncia partió luego de que más de 300 niños, junto con sus padres, comenzaron a hacer la cola desde las 4:00 a. m. y cuando llegaron los trabajadores les dijeron que tenían presuntas fallas en el sistema porque hace más de una semana no tenían internet. No obstante, se mantuvieron entregando prórrogas de pasaporte.

Tiene que venir Cantv a acomodar un cable. No creemos que mañana ni pasado comencemos con la jornada de cedulación, informó una trabajadora de la sede Ipsfa. Además, en Parque Central tampoco atendieron este lunes por fallas en el sistema. Muchos de los padres que llegaron a esta sede se tuvieron que trasladar hacia San Bernardino.

En Los Ruices los trabajadores iban pidiendo la partida de nacimiento de los niños para ir marcando la cola. Los padres y niños usaban las carpetas para taparse del sol, se sentaban en la acera o en los muros para esperar. El mismo escenario se vio en Las Mercedes, que avanzaba con mayor rapidez a pesar de que también estaban entregando prórrogas de pasaportes.

El último operativo de cedulación que habilitó el Saime fue entre el 19 de octubre y el 5 de diciembre, como un procedimiento previo a las elecciones parlamentarias que se realizaron el 6 de diciembre de 2020. En los primeros días de esa jornada se repitió el patrón de largas colas sin distanciamiento social como una consecuencia de la paralización total de las actividades por la llegada de la pandemia al país.

Foto: Gleybert Asencio

Participa en la conversación