La “economía Nutella” no es el gran problema de los comerciantes venezolanos

economía nutella

El presidente de Consecomercio se mostró tajante acerca de la idea de que exista alguna recuperación económica en el país. En ese sentido, recordó la crisis de servicios básicos que golpea con más fuerza el interior de Venezuela, y sobre el surgimiento de estos nuevos negocios, que ya se ven en las principales avenidas y también dentro de los centros comerciales, indicó que se trata solo de “un espejismo”.

Caracas. El presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), Felipe Capozzolo, le dio un nuevo término al crecimiento de negocios que solo ofrecen artículos importados en Venezuela, en su mayoría golosinas y exquisiteces. “Economía Nutella” fueron las palabras que usó este miércoles 19 de febrero, durante una rueda de prensa, para referirse a uno de los problemas que enfrenta el sector, pero no el único.

Desde mediados de 2018 las autoridades apuestan por un mercado que se llena de importación, con la exoneración de impuestos a este tipo de operaciones. La situación se agravó este año, debido a que la medida fue extendida hasta el 30 de junio de 2020. La exención aplica para productos terminados, mientras que las materias primas sí deben pagar impuestos. A juicio de comerciantes y fabricantes industriales la decisión perjudica lo hecho en Venezuela.

Lo deseable es que se pueda producir la mayor parte de los productos aquí. El problema no es la Nutella, el problema es que producir un artículo aquí cueste más. Por otro lado, no vemos que eso (los bodegones) pueda funcionar a largo plazo, la economía de la Nutella. Se requiere un cambio político y económico completamente distinto, de una política de confianza propia de un país que se abre al mundo para producir y competir, expresó Capozzolo.

Según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) el sector comercio y servicios de reparación cayó 39,2 %, entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019. La nación registra seis años de recesión económica y para este 2020 distintas firmas calculan que el producto interno bruto (PIB) se contraiga 10 % más.

El vocero gremial se mostró tajante acerca de la idea de que exista alguna recuperación económica en el país. En ese sentido, recordó la crisis de servicios básicos que golpea con más fuerza el interior de Venezuela, y sobre el surgimiento de estos nuevos negocios, que ya se ven en las principales avenidas y también dentro de los centros comerciales, indicó que se trata solo de “un espejismo”.

A juicio de Capozzolo las medidas adoptadas por el gobierno de Nicolás Maduro se convirtieron en “una protección arancelaria negativa”, que pecha la materia prima, pero que permite la entrada del producto terminado sin pagar ningún tipo de tributo.

El 29 de enero la Asamblea Constituyente (ANC) anunció una serie de reformas parciales en el Código Orgánico Tributario (COT) que todavía generan dudas a los comerciantes, debido a que aún no existe reglamento que aclare la forma en que serán pechadas las operaciones. Una de esas medidas establece aplicar una sobretasa, que va de 5 % a 25 %, a las transacciones que se paguen con divisas extranjeras.

Al cierre de 2019, 54 % de las transacciones se hicieron con una moneda distinta al bolívar, de acuerdo con un estudio de Ecoanalítica. Para el presidente de Consecomercio el bolívar quedó solo de uso electrónico, apenas para pagar los centavos de dólares que las personas no alcanzan a pagar con los billetes que llevan en efectivo.

De 2013 a 2019 Consecomercio registra que la pérdida de la actividad comercial se ubica en 66 %. Para ellos, los problemas se mantienen y manifiestan que están cada vez más acorralados con una política que privilegia las importaciones. Por otro lado, Capozzolo reveló que al 100 % de los comerciantes que prestaron sus servicios al Estado por las operaciones con petros no les han pagado.


Participa en la conversación