La mayoría de las rutas de Metrobús están limitadas a una unidad, que suele desaparecer por semanas

Metrobús

De esas 35 rutas de Metrobús, solo nueve tienen más de una unidad –entre dos y cuatro– pese a que la administración de Nicolás Maduro aseguró en febrero de 2020 que se habían reactivado como parte del aniversario de la Gran Misión Transporte Venezuela e iban a contar con un aproximado de 10 unidades cada una.

Caracas. El servicio de Metrobús estuvo suspendido en la línea 921 de Ciudad Universitaria-Santa Mónica por más de tres semanas. Con la presión de los vecinos, lograron que se reactivara la única unidad destinada para este recorrido el pasado 17 de julio. Pero una inundación, que imposibilitó el paso de trenes en Línea 3, llevó al Metro de Caracas a habilitar una ruta de contingencia entre La Bandera y Plaza Venezuela y, volvieron a quedarse sin transporte en esta comunidad.

No es la primera vez que nos quedamos sin el Metrobús por una ruta de contingencia y si no es por eso entonces nos dicen que es por falta de unidades, combustible y repuestos, manifestó Victoria García, vecina de Santa Mónica, y resaltó que por la falla en Línea 3 durante el domingo en la noche, la ruta de contingencia se mantuvo activa hasta este miércoles 21 de julio. Esta comunidad no tiene línea de camionetas, por lo que dependen del Metrobús para entrar o salir, al menos que caminen a zonas cercanas como Los Símbolos.

De 570 Metrobuses que tenía el Metro de Caracas –que también cubrían trayectos al estado Miranda y Vargas– solo están activas unas 86 unidades, de acuerdo con los últimos cálculos de Familia Metro, presidida por Ricardo Sansone. Y, en el caso de las rutas, solo en Caracas, hay un aproximado de 35 recorridos para un total de 51 autobuses, según datos de Metro Comunidad.

De esas 35 rutas de Metrobús, solo nueve tienen más de una unidad –entre dos y cuatro– pese a que la administración de Nicolás Maduro aseguró en febrero de 2020 que se habían reactivado como parte del aniversario de la Gran Misión Transporte Venezuela e iban a contar con un aproximado de 10 unidades cada una.

Esto no te da para cubrir las rutas porque cuando tienes un servicio de este tipo hay que calcular las unidades por la demanda de pasajeros, explicó Sansone.

Luisa Mendoza, vecina de Caricuao, contó que en esa comunidad la situación es muy similar a la de Santa Mónica porque pueden estar entre dos y tres semanas sin ver el Metrobús, que llega a la UD4 y UD5, sin importar que una buena parte de los habitantes son de la tercera edad. En el caso del transporte privado, solo trabajan dos camionetas y la mayoría de los vecinos ha tenido que caminar largos trayectos para llegar a sus casas.

Lo que pedimos es que se habiliten más unidades de Metrobús. Aquí el servicio de transporte es cada vez más deficiente y en algún momento quedaremos aislados, manifestó Mendoza.

La misma petición la tienen los vecinos de la ruta de Metrobús La Paz-Montalbán-Antímano, quienes manifiestan que el servicio es muy intermitente y hay muy pocas camionetas para movilizarse en la zona.

En el listado de rutas activas destacan trayectos a zonas hospitalarias como Lídice, Pérez Carreño, Hospital Militar o El Algodonal. Sin embargo, en febrero de este año, el dirigente sindical del sector salud Mauro Zambrano denunció que los trabajadores del hospital de Lídice y del Psiquiátrico de Caracas se habían visto afectados por la ausencia del Metrobús y tenían que caminar largos trayectos.

Por otra parte, aunque el Metro de Caracas anunció que a partir de este 19 de julio la tarifa sería de 60.000 bolívares para cada pasaje a través de la tarjeta inteligente, las unidades de Metrobús no tienen lectores para aceptar el pago digital y sigue haciéndose en efectivo. Esto ha llevado a los operadores a cobrar el dinero y muchas veces aceptar lo que los usuarios quieran darle.

Este es el tercer aumento que se hace de la tarifa en el año. Sansone puntualizó que el constante incremento se está haciendo porque la inflación “se está comiendo” el pasaje y no está quedando dinero solo para mantener la logística de cobro.

Foto: Tairy Gamboa
Fallas mecánicas

La mayoría de los autobuses que prestan servicio en la Gran Caracas son chinos, como los Yutong. Sansone explicó que las principales fallas mecánicas que tienen estas unidades son por correa, turbocargadores, freno y la suspensión neumática dinámica. El problema, a su juicio, es que estos repuestos no se producen en el país porque quebraron las empresas fabricantes que atendían a las ensambladoras.

En 2019, Familia Metro contabilizaba cuatro cementerios de autobuses y en todo el país unos 53 estacionamientos. En esa oportunidad advertían que era un error comprar autobuses de marca china sin un contrato con garantía, transferencia de conocimiento, tecnología y un lote inicial de repuestos.

Ricardo Sansone comentó que, además de las unidades que están estacionadas por fallas mecánicas, muchas otras se han desviado para recoger a personal del Metro de Caracas en zonas como Guarenas-Guatire y en los Valles del Tuy para que puedan llegar a sus puestos de trabajo debido a la crisis general de transporte público en el país y los bajos sueldos que recibe el personal.

Desde Agua Salud hacia Caño Amarillo se puede ver la planta de anillado, que ahora es un taller de Yutong o, más bien, un cementerio, agregó Sansone.

Foto: Tairy Gamboa
Rutas desaparecidas

En una oportunidad el servicio de Metrobús llegaba a El Cafetal, La Trinidad y Baruta. En total 11 rutas se “suspendieron” en 2017 luego de protestas estudiantiles en contra del gobierno de Nicolás Maduro y más nunca volvieron a activarse.

Sansone comentó que, con la situación actual por la falta de autobuses, no es rentable tener estas rutas porque consumen muchas unidades. Por ejemplo, en la línea Altamira-Baruta eran necesarios al menos seis autobuses para que el tiempo de espera fuera considerable, pero en la actualidad no hay tanta disponibilidad. Por eso se apunta a rutas más cortas.

En general, la petición de los vecinos es que se vuelvan a activar las rutas desaparecidas y las que están activas cuenten con al menos tres unidades. En Santa Mónica se han organizado para entregar cartas ante las oficinas del Metro de Caracas y el Ministerio de Transporte, pero no les han dado respuesta. En Colinas de Bello Monte le han pedido al alcalde Darwin González que interceda para que la compañía active el servicio y tampoco han tenido suerte.

Foto: Tairy Gamboa

Participa en la conversación