La vacunación de adultos mayores se ha dado con llamados “al azar” a través del sistema Patria. No se tienen números oficiales sobre cuántas personas de este sector priorizado han recibido al menos una dosis para la fecha, ni del número del personal sanitario vacunado contra la COVID-19.

Caracas. Los pensionados y jubilados se preguntaron dónde están las, al menos, 120.000 vacunas que tenían que aplicarse este miércoles 25 de mayo para poder llegar a la meta de un poco más de un millón de dosis a finales de esta semana, y así consecutivamente, para que la administración de Nicolás Maduro cumpla con su promesa de vacunar contra la COVID-19 entre el 70 % y el 100 % de la población venezolana a finales de año.

Las vacunas llegan por gota y las secuestra un grupo. Entonces resulta que hay una rifa o una lotería, lamentó Luis Cano, jubilado del Ipasme, en la plaza Morelos de Caracas, donde se reunieron los pensionados de distintas instituciones públicas del país con la compañía del gremio de enfermería y bioanalistas.

Para Luis, en el país hay dólares para montar unas elecciones, pero no hay para que se implemente un plan de vacunación masivo. Resaltó que lo que más le duele es que todos los días recibe mensajes de cinco o diez compañeros que si no murieron por coronavirus, entonces fue porque suspendieron los tratamientos de sus patologías de base.

Las prioridades de los viejitos de este país es que nos vacunen y poder comer tres veces al día, no unas elecciones. Y quiero dejar bien claro que esta es una actividad de pensionados, jubilados y sobrevivientes. No nos mueve ninguna organización política, resaltó Luis Cano, parado en uno de los bancos de la plaza.

Foto: Gleybert Asencio

El ministro de Salud, Carlos Alvarado, prometió el pasado 23 de mayo que entre junio, julio y agosto se iba a llegar al 70 % de la población inmunizada para que entre noviembre y fin de año se complete el 100 %. Este anuncio lo hizo con la llegada de 1,3 millones de vacunas de China —sin especificar de qué farmacéutica— pese a que los expertos estiman que para cumplir esta meta debería aplicarse semanalmente esa cantidad.

Foto: Gleybert Asencio

La vacunación de adultos mayores se ha dado con llamados “al azar” a través del sistema Patria. No se tienen números oficiales sobre cuántas personas de este sector priorizado han recibido al menos una dosis para la fecha, ni del número del personal sanitario.

En la manifestación había jubilados de distintas instituciones públicas y todos coincidían en la pérdida de distintos beneficios que antes tenían, como por ejemplo, seguro médico y funerario, dotación de medicamentos y bolsas de comida. Cada quien tenía una pancarta en donde se leía “pensión de hambre” haciendo referencia a los 7 millones de bolívares que reciben mensualmente o «jubilados y pensionados sin seguridad social».

pensionados
Foto: Gleybert Asencio
Quieren vacunarse

Hasta ahora van 26 compañeros jubilados de la Alcaldía de Caracas que han fallecido por COVID-19, resaltó Emilio Rodríguez, jubilado de 72 años, y manifestó que él no tiene el carnet de la patria porque en la zona donde vive, en la parroquia El Valle, nunca llegaron a convocar para que se lo sacara. Lo que más teme es que nunca lo llamen para que se vacune por no estar en la plataforma, pero resaltó que su único documento de identificación es la cédula laminada.

Emilio Rodríguez, jubilado de la Alcaldía de Caracas. Foto: Gleybert Asencio

No he escuchado de algún bioanalista jubilado egresado de las instituciones del Seguro Social y del Ministerio de Salud que haya sido vacunado, manifestó Yadira Rosales, miembro del Comité Ejecutivo de la Federación de Colegio de Bioanalistas de Venezuela. A su juicio, que solo se esté convocando a los adultos mayores a través del sistema Patria significa una gran discriminación y sostuvo que, aunque tienen la data de los bioanalistas jubilados que necesitan vacunarse, no hay dónde se tome en cuenta esta información.

No me he podido vacunar porque solo inmunizan a los que ‘colaboren’ en el Ipasme, denunció Zuleyma Medina, jubilada del servicio de Odontología de esa institución y remarcó que los trabajadores de la salud activos que están en servicios que no han abierto por la pandemia tampoco han sido llamados para recibir sus dosis. Solo han vacunado al grupo de enfermería, seguridad, laboratorio, mantenimiento y administrativo.

Zuleyma Medina, jubilada del servicio de Odontología de Ipasme. Foto: Gleybert Asencio

He visto morir lentamente al paciente, comentó Berta, enfermera del hospital J. M. de los Ríos. Aunque la mayoría de trabajadores de este centro de salud ha podido vacunarse, las instalaciones están muy deterioradas y no reciben dotación de insumos básicos como inyectadoras y guantes. Berta aseguró que siempre se ve reflejada en sus pacientes porque considera que nadie está exento de vivir la dura realidad de los centros de salud públicos del país.

Para el 12 de mayo habían llegado 930.000 dosis contra la COVID-19 al país entre Sputnik V y Sinopharm, pero el ministro Alvarado afirmó que el total de vacunas era de 1.480.000, sin detallar cuándo llegaron y de qué farmacéutica eran las 550.000 dosis que marcan la diferencia. En todo caso, si se toman los números oficiales, y se suma el último cargamento de 1,3 millones vacunas chinas serían 2.780.000 dosis para 1.390.000 personas.

pensionados
Foto: Gleybert Asencio

Lea también:

Conmebol inició vacunación entre la comunidad del fútbol venezolano


Participa en la conversación