La prostitución infantil está fuera de la mira del Gobierno

Cada día hay más muchachas y también varones en el trabajo sexual. Zonas como Plaza Caracas, La Hoyada, Catia y San Martín son los sitios donde más se les ve, incluso en horas de la mañana.

Caracas. Pintada, con falda corta, una cartera terciada, tacones y con una franelita que le llegaba por encima de las costillas. Así se veía a Katerin —nombre ficticio— parada frente a un local de vende-paga ubicado en el Centro Comercial de Coche.

La cabellera larga destacaba su contextura delgada, la mediana estatura atrapaba la mirada de más de un jugador mientras ella hacía el acto de hablar por teléfono, sin dejar de mirar con actitud provocativa a los hombres que entraban cerveza en mano al local.

Con Katerin estaban otras dos chicas que vestían leggins y se veían igual de pintadas y entaconadas. Las tres no pasaban de los 16 años. Una señora que alquila teléfonos en el pasillo del centro comercial dijo que «están allí paradas rebuscándose con los hombres».

En palabras menos duras, pero igual de preocupantes, estas muchachas en edad aún para cursar estudios diversificados estaban ejerciendo lo que las ONG llaman explotación sexual, pues le dan esa definición para proteger a las menores de edad y para no usar el término de prostitución infantil.

La situación no es solo un lugar común en Coche. También en los alrededores de La Hoyada, en las avenidas Lecuna, Sucre, Fuerzas Armadas, Urdaneta, Chacaíto, San Martín y las zonas más antiguas en la materia como son la Libertador, La Florida y los alrededores de la avenida Andrés Bello. Todas están llenándose de adolescentes, de ambos sexos, que se prostituyen. Se les ve en grupos o deambulando solas, incluso en horas de la mañana.

La gente las ve y se ríe pero eso a ellas no les importa. Tal como se apreció en la avenida Andrés Bello, donde los rostros demacrados de jóvenes no muy avanzadas de edad lograban llamar la atención de algún conductor y, después de una conversación que no superaba los cinco minutos, acababan por subir al vehículo de su «cliente».

Se observó también muchachas embarazadas ejerciendo la prostitución y a unas que incluso llevan su muda de ropa a cuestas. «Vivimos en hoteles que pagamos a diario y no tenemos donde guardar la ropa», comentaron.

[irp posts=»9702″ name=»Las adolescentes se prostituyen para ganarse la vida»]

La prostitución se esconde

Oscar Misle, del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cedodap), dijo que este es un tema tan complejo que cuando hubo la sesión del Comité de Derechos, el Estado —en junio pasado— no reconoció que hubiese explotación sexual y en el supuesto negado de que existiera, los funcionarios dijeron que había protocolos para poder actuar.

«Aquí no hay un reconocimiento del problema. Ellos sí lo hicieron con el tema del embarazo en los adolescentes, pero la explotación sexual sigue escondida, con el agravante de que la situación se complica pues las posibilidades que tienen las adolescentes para buscar mayores ingresos es cada vez mayor en este escenario».

Misle no habló de cifras, no las hay, y Cecodap desde 2005 las ha pedido al Gobierno. «Estas muchachas, y también los varones, se ven en los alrededores de los centros comerciales, en las afueras de los hoteles y en los espacios turísticos. Incluso hay paquetes para turistas extranjeros que incluyen el acompañamiento de niñas. En los liceos, y esto es más delicado aún, también se está dando la explotación sexual».

Destacó que muchas buscan estas actividades marginales para obtener ingresos:

«Ese dinero no lo pueden ganar por otras vías y menos si no están en el sector formal de la educación. Ahora que están las vacaciones escolares se incrementa el número de las adolescentes en este tipo de oficio. Pero lo que ellos no saben es el riesgo de salud pública al que se someten».

Foto: Cristian Hernández


Participa en la conversación