Mármol García: La OLP debe reformularse y quedarse en los barrios

El abogado criminalista, Fermín Mármol García, explicó que en Venezuela se ha fracasado en su lucha contra la violencia porque la seguridad ciudadana no ha sido una prioridad para los presidentes.

Yohana Marra/@yohanamarra

Caracas. El abogado, Fermín Mármol García, sostuvo que si en Venezuela se aplica mano dura y hay voluntad política se podría resolver la crisis en materia de inseguridad, aunque es un problema muy grave.

Explicó que en el territorio nacional operan ocho grandes bloques criminales, en los cuales participan alrededor de 100 mil personas, y es urgente que sean atacados: Bandas y mega bandas; colectivos armados y violentos (con presencia en 150 parroquias, de 1.500); pranato carcelario; el Frente Bolivariano de Liberación (Táchira, Barinas, Apure); los seudo sindicatos de la construcción y seudo sindicatos mineros; la corrupción y legitimación de capitales; el tráfico ilegal de drogas y el bloque de la incidencia extrajera. (FARC, paramilitares, ELN, etc).

Venezuela cerró el año 2015 con 27.875 muertes violentas, para una tasa de 90 fallecidos por cada 100 mil habitantes, según el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV). En comparación con 2014, que registró 24.980 homicidios, el aumento fue de 2.895.

Esta cifra roja ubicó al país como el segundo más violento de América, después de El Salvador, pues Honduras, que en 2014 estuvo en primer lugar, tuvo una disminución importante en cuanto al número de homicidios. Desde hace 12 años las autoridades no muestran datos oficiales.

¿Hay presencia de mega bandas en las zonas populares de Caracas?

En el país hay 10 mega bandas criminales. En las zonas populares puede haber la coexistencia de varias, por ejemplo bandas criminales con presencia de colectivos y es posible que alguna mega banda tenga influencia ahí.

También es factible que haya presencia del seudo sindicato de la construcción, puede existir una mezcolanza de algunas estructuras criminales. Algunas pueden relacionarse entre ellos y otras están enfrentados.

¿Cuál es la diferencia entre una mega banda criminal y una banda?

Las bandas no tienen la ideología como excusa, como en el caso de los colectivos. La conforman tres o cuatro individuos, que tienen competencia y limitación territorial, es una estructura muy primitiva. Se dedican al robo a mano armada, extorsión y secuestro. Hay unas que están bien armadas, compuestas por al menos 30 personas, pero no llegan a concepto de mega bandas.

Las mega bandas las componen al menos 80 personas. Tienen capacidad de invertir en armas largas y cortas, explosivos, y puede tener influencia en dos o tres estados del país.

¿Cuántos planes en materia de seguridad ha ejecutado el Gobierno?

24 planes, entre estatales y nacionales, desarrollados por 15 ministros de Interior, Justicia y Paz, de los cuales 11 han sido militares activos o retirados. Y ningún ministro ha podido cerrar un año disminuyendo la criminalidad en Venezuela.

El resultado contra la lucha del crimen y la violencia ha sido el fracaso. Las políticas públicas son para evaluar los resultados, de lo contrario Venezuela no se encontrara entre los 10 países más corruptos del mundo -según Transparencia Internacional-, no estuviera entre los 10 países con más secuestros con fines económicos, o no fuese el segundo país con más homicidios de América.

Estamos en sitiales de deshonor que espantan la inversión extrajera y atrofia la industria del turismo, pues Venezuela está entre los tres países de América que menos turistas recibe.

¿Por qué se ha fracasado en contra de la inseguridad si se han aplicado tantos planes?

Primero, por continuidad, pues un ministro llega desechando el trabajo del anterior, a pesar de que son de la misma tolda política. Segundo, la seguridad ciudadana no ha sido una prioridad política, somos un país presidencialista, los presidentes marcan la prioridad en las políticas públicas.

Para el presidente fallecido Hugo Rafael Chávez Frías la seguridad ciudadana no fue prioridad. Uno, por su tema discursivo, porque poco se refirió a la seguridad y dos, por el presupuesto, desde el año 2002 el gasto militar ha duplicado el gasto en seguridad ciudadana.

Pero para Maduro tampoco, sí ha hablado más de seguridad, pero no ha estado entre sus prioridades y no ha modificado el presupuesto de la nación. Los presidentes deciden cuáles son sus políticas públicas, alguien tiene que perseguir a los delincuentes.

[irp posts=»25212″ name=»Provea acusa a la OLP de llevar “más sufrimiento a las barriadas populares”»]

¿Los constantes enfrentamientos en comunidades como la Cota 905, El Valle, El Cementerio y Coche visualizaron la crisis en la capital?

El Plan Pacificación dio nacimiento a las zonas de paz e hizo que los criminales se coordinaran. Es un plan centroamericano, que consistió en que los jefes de cuerpos de seguridad y autoridades políticas se sentaran con los criminales con el objeto de que entregaran las armas, y aceptaran líneas de crédito agrícolas o industriales. Esto conllevó a que sentaran en una misma mesas a jefes de bandas en rencillas y aprendieran a coexistir juntos, el enemigo era la autoridad no entre ellos, y esto fortaleció a las bandas. Ejemplo claro: la Cota 905, las bandas se beneficiaron.

Se hace púbico cuando comenzaron a secuestrar a personas ligadas al entorno político: a un coronel o un familiar de un funcionario del Gobierno, cuando tuvieron que pagar para el rescate porque no podían penetrar la comunidad. También cuando tuvo rostro de víctimas conocidas: como el español, el portugués dueño de la panadería, el venezolano común. En ese momento comenzaron a darle rostro y se dieron cuenta e hicieron OLP desde el año pasado.

¿La Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP) es la solución para acabar con estas bandas?

La OLP tiene que mutar, tienen emular a Brasil. Funcionará si llega al barrio para no irse. Si hay un plan para la Cota 905, por ejemplo, previamente se debe diseñar una estrategia y hablar con 10 vecinos, conseguir un acuerdo y que se vayan a otra zona porque la casa de María será del INTT, la vivienda de Pedro una oficina del Saime, la de Petra un registro y notaria, la de José una estación de policías y otra un cuartel militar. Eso se llama desconcentración del poder público.

Hay que invadir zonas populares con la estructura del Gobierno, no lo que se hizo aquí, que llenaron las urbanizaciones de sedes públicas, hay que darle rostro a las comunidades.

La OLP dura seis u ocho horas ahí y se retiran, es difícil que vuelvan en los siguientes meses, por eso no tendrá efecto real. Desde su comienzo, en julio 2015 hasta diciembre de 2015 -con cinco meses de plan- el homicidio, secuestro y robo, se dispararon con relación a 2014. Desde enero a marzo de 2016 tampoco funcionó porque el homicidio subió 8% y el secuestro 170%.

¿Habrá otro plan que ayude a acabar con las bandas que tienen el control en los barrios?

Tiene que venir una mano muy dura contra el crimen y la violencia. La OLP tiene que invadir el tejido social popular con la institucionalidad, no hay otro esquema a corto plazo.

La OLP golpea a los más desfavorecidos. Los planes no tendrán éxito mientras haya preferencia política, donde haya intocables. ¿Por qué no entran a una zona dominada por los colectivos, donde hay miembros solicitados?

¿El plan desarme podría ser otra solución para disminuir el delito en el país?

En Venezuela no se aplicó. Solo dos leyes que se aprobaron pero jamás se han aplicado, pues nadie sabe el centro de canje de armas de fuego, nadie sabe dónde le van a dar una lavadora, una nevera, etc. Nadie sabe si le depositan el dinero como ocurre en Brasil.

Entonces, ¿qué se debió esperar del Plan Desarme?

Recoger 5% de las armas en tres años. Detrás de ese 5%, que son armas que entregarán viudas, o la madre de un detenido, o de un malandro que fue asesinado y la esposa va a llevar su arma porque necesita una nevera, por ejemplo, hay un plan de costumbre, bajo el slogan “un arma menos, un homicidio menos”.

Aquí en Venezuela no hubo ni lo uno ni lo otro, no se buscó ese 5% de armas voluntarias que se entregaran ni tampoco se montó campaña de radio y televisión para buscar la buena convivencia ciudadana. Vale la pena apostar por él.

[irp posts=»21568″ name=»Gobierno prometió a la CIDH que investigará posibles excesos en la OLP»]

¿El Plan Patrullaje Inteligente es otra alternativa para enfrentar la nseguridad? ¿O tampoco no ha tenido éxito?

El déficit de policías uniformados, en verdaderas labores de patrullaje, es de 100%. ¿Cómo solucionarlo? Para eso está la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que puede suplir la falta de ese 100%.

Hay que colocarle un GPS a los vehículos, porque si van a estar asignadas las patrullas por cuadrante hay que monitorear que cumpla el cuadrante y salga de ahí. También se debe respetar la descentralización y el principal ente, el Ministerio de Interior, Justicia y Paz debe respetar a las policías estatales y municipales, pues las ha saboteado e intervenido.

Es un buen plan, pero necesita muchos recursos y mucha voluntad política, y en Venezuela no lo hay.

¿Los cuerpos de seguridad están preparados para hacer frente a los criminales? ¿Qué les hace falta?

Los policías están esperando el respaldo político, no saben con quién se pueden meter. Si se meten con los colectivos tal vez vas preso, si se meten con un bloque criminal, seguramente sale un padrino diputado o ministro y así no se puede trabajar.

Necesitamos un Gobierno y un Ministerio de Interior, Justicia y Paz que demuestre públicamente con hechos que no hay intocables.

Algo hay que hacer en el país, faltan 100% de uniformados y ¿de dónde se saca 60.000 policías en Venezuela? En el área de investigación criminal falta 300% ¿de dónde se sacan 20.000 investigadores criminales? Esto es un problema serio.

¿Militarizar Caracas es una solución?

La GNB debe sumarse a las labores de preventivas de patrullaje, a las labores del Plan Patrullaje Inteligente, pero tiene que subordinarse a la coordinación policial civil y no lo que pasa en el país, que el jefe militar subordina al estamento policial nacional, estatal y municipal. Los jefes de policías dependen de un general, que no sabe nada de seguridad ciudadana y esa la modificación que debemos hacer.

Ellos deben sumarse, el papel del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) debe ser recompuesto, no pueden seguir investigando a empresarios, a estudiantes y a opositores, tienen que empezar a ayudar en labores de seguridad ciudadana. La policía de inteligencia del país debe ayudar a desmantelar bloques criminales con mucha operatividad y no investigar a venezolanos porque piensen distinto. La GNB debe actuar de manera subordinada al estamento policial y civil y no como ha hecho en estos 17 años.

Cómo salir de la crisis

Las cinco propuestas de Mármol García para salir urgentemente de la crisis son: el bloqueo de las comunicaciones en las cárceles; que el Ministerio de Interior, Justicia y Paz abra un portal con delincuentes más buscados y ofrezca recompensa; fortalecer la labor del policía con más y mejores hombres; reforzar las brigadas de motocicletas para que puedan socorrer a las víctimas y a su vez controlar a los delincuentes que utilizan las motos para asalta; y regular la identificación de motorizados con chalecos, placa y casco diferentes.

Fotos y video: Miguel González


Participa en la conversación