Metro de Caracas tiene paralizadas todas las obras que empezó a construir simultáneamente

Plan Nacional de Infraestructura

Para los trabajadores jubilados del Metro de Caracas es casi imposible pensar en que estas obras podrán recuperarse pronto, teniendo en cuenta el contexto de la crisis económica y de los servicios públicos en el país. Además de que es necesario resolver muchos problemas en la Línea 1, como el estado de la vía férrea o las escaleras mecánicas que tienen años sin funcionar.

Caracas. En el año 2006 se firmaron una cantidad extensa de proyectos que iban a significar la expansión del Metro de Caracas. Para ese momento, y en años posteriores, se decía que era la primera empresa de transporte subterráneo de la región con más trabajos en simultáneo, algo que ya era una alerta para los expertos e ingenieros porque recomendaban la construcción gradual.

Hoy en día, lo que hay en el Metro de Caracas son obras sin terminar y deterioradas. El ingeniero y extrabajador Eduardo Yánez Mondragón citó algunos de los trabajos como la Línea 5 con la inauguración de la estación Bello Monte, que no tuvo avances desde el año 2015, la construcción del enlace de las estaciones Zoológico de la Línea 2 y La Rinconada de la Línea 3, o la puesta en servicio del tramo suburbano La Urbina-Guatire, prevista para julio de 2012 que solo llegó al 7 % de su ejecución.

Para los trabajadores jubilados del Metro de Caracas, que sostuvieron un encuentro virtual este viernes 18 de diciembre bajo el nombre El Metro es el Norte, es casi imposible pensar en que estas obras podrán recuperarse pronto, teniendo en cuenta el contexto de la crisis económica y de los servicios públicos en el país. Además de que es necesario resolver muchos problemas urgentes en la Línea 1, como el estado de la vía férrea o las escaleras mecánicas que tienen años sin funcionar.

En el mapa del Metro de Caracas se sigue viendo la Línea 5 y 6 «en construcción». El sistema Caracas-Guarenas-Guatire también fue otra promesa que no se cumplió. Foto: cortesía

Otros de los motivos que impiden el crecimiento y mejora del Metro de Caracas es que aseguran que el Estado venezolano está prácticamente quebrado y la deficiente situación financiera impide cualquier inversión de gran importancia que se necesite para mantener la operación de la infraestructura física de las instituciones de servicios públicos. Por otra parte, resaltaron que el sistema político del país aleja potenciales inversiones de empresas extranjeras de confianza.

El crecimiento está paralizado y no hay aliados para trabajar, recalcó Yánez Mondragón durante su exposición y enfatizó que, esas obras que están paralizadas, costaron grandes cantidades de dinero que se perdieron al dejarlas abandonadas.

A juicio de los trabajadores jubilados, a consecuencia del mal manejo del Estado hacia el Metro de Caracas, hay una institución quebrada, una infraestructura necesitada de mantenimiento y en muchos casos la sustitución de equipos y vías férreas. Aunado a esto, resaltaron los sueldos de los trabajadores que nunca es justo y que conspira para el detrimento de la ya golpeada calidad de la vida del venezolano.

El extrabajador Neptalí Pérez expresó que hace 20 años para ellos era un prestigio trabajar en la mejor empresa de transporte de Latinoamérica, algo que les daba un sentido de pertenencia único que llamaban la gran familia Metro. Para Reyes, este modelo de recursos humanos es esencial que se retome una vez sea posible la recuperación del Metro de Caracas.

Los expertos resaltaron que en las condiciones actuales del país va a ser muy difícil siquiera iniciar un plan general y eficiente de rescate del sistema, salvo algunos diagnósticos específicos con el personal activo y jubilado. Sin embargo, esperan seguir haciendo encuentros virtuales que les permita definir el estado actual del Metro de Caracas para sumar entre todos ideas que sean valiosas para una recuperación del sistema luego de un cambio político.


Participa en la conversación