«Nuestra pelea con la CVG es porque no nos alcanza para medicinas y exámenes médicos»

CVG ignora a jubilados y pensionados en reclamos por medicina y comida

Jubilados y pensionados de la CVG se sienten burlados por la gerencia de esta empresa ante sus reclamos por mejoras económicas y de salud. A propósito de la época decembrina, aseguran que ya son al menos cinco años sin una Navidad digna.

Puerto Ordaz. El martes 7 de diciembre, jubilados y pensionados de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y sus empresas tuteladas se apostaran nuevamente en el portón de casa matriz, para reclamar beneficios de los que son marginados con respecto a los trabajadores activos.

El jueves 2 de diciembre, un grupo de jubilados se mantuvo a las afueras de CVG-casa matriz a la espera de una respuesta del vicepresidente de Asuntos Laborales, José Gregorio Villarroel, quien nunca apareció.

Extraoficialmente se conoció que él y demás autoridades de la CVG estuvieron en Ciudad Bolívar para el acto de juramentación del nuevo gobernador Ángel Marcano.

«Fuimos a la CVG pensando que el vicepresidente de Asuntos Laborales nos iba a dar respuesta, porque la correspondencia que le entregamos fue hace 15 días», dijo Miguel Espinoza, presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados de la CVG.

Los trabajadores pasivos exigen una respuesta inmediata a sus reclamos. Sus ingresos promedios de 2 y 4 dólares mensuales no cubre ni siquiera un tratamiento antihipertensivo.

«Nuestra pelea con la CVG es porque no nos alcanza para medicinas y exámenes médicos. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que CVG nos oiga. Estamos preparando unas correspondencias al ministro de Industrias y Producción Nacional, Jorge Arreaza, y al presidente Nicolás Maduro», agregó Espinoza.

Sobrevivientes

El presidente de la Asociación de jubilados y Pensionados de la CVG sostuvo que ya son al menos cinco navidades que el personal pasivo de las industrias en Guayana «pasando las de Caín».

«No tenemos dinero, el ingreso de nosotros es muy pequeño. Algunos compañeros jubilados, jubiladas y sobrevivientes que tienen su familia fuera del país les mandan su dinerito para comprarse su hallaquita o más bien para los remedios, que es el problema nuestro», sostuvo.

Este es el caso precisamente de Matilde Rojas, quien por tercer año consecutivo pasa estas fechas sin sus hijos. Es sobreviviente, viuda de un jubilado de Sidor.

«Mis hijos están fuera del país y no es que viven con todas las comunidades. De vez en cuando me mandan algo y aun así a veces no tengo para comer. Hay días en que paso las 24 horas sin probar bocado, solo tomo agua y me descompenso. Trato de rendir la comida que si preparando una sopa de caraotas y así», relató.

No solo la CVG ignora los reclamos de jubilados y pensionados. El 30 de abril de este año introdujeron un Recurso de Amparo constitucional en contra de la Corporación Venezolana de Guayana y Venalum, por la violación a los derechos a la salud y la vida. Sin embargo, el Tribunal del Trabajo en Bolívar lo declaró improcedente.

“Estamos reclamando unas pensiones que nos ganamos y las pagamos. Aquí nadie nos está regalando nada”, recordó Hugo Medina, presidente de la Federación de Jubilados y Pensionados del estado Bolívar (Fedajupebol).

Los beneficios económicos y de salud fueron prácticamente eliminados de las industrias de Guayana en septiembre de 2018, con la firma del Decreto 2792. Con ese documento se desconocen todas las contrataciones colectivas.


Participa en la conversación